Monday 16 de January de 2017

La Suave Patria y Punto Final

     22 Jun 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

El primero de junio se cumplieron 90 años de la publicación de la Suave Patria en la revista El Maestro, dos meses después José Juan Tablada ya la alababa, desde entonces no han cesado de erigirse monumentos literarios al poema de la Patria.
Con motivo de su nacimiento y deceso durante más de una semana escuchamos todo tipo de opiniones e interpretaciones sobre esta obra que lejos de cansar apasiona, que no satura, apetece.
Alguna vez leí que las grandes obras eran aquellas que se podían interpretar ortodoxamente de mil maneras.
Cada persona que ha escuchado o leído con atención la Suave Patria, la habrá entendido desde su particular saber y sentir, pero su grandeza radica también en que al analizarse con rigor desde casi cualquier disciplina se le encuentra un sentido rico, una secuencia lógica un significado denso.
Desde la subjetividad de lo sublime este poema con lances épicos es escrito desde la lírica sin renunciar a su origen y sin negarlo. “Yo que sólo canté de la exquisita/partitura del íntimo decoro,/alzo hoy la voz a la mitad del foro /a la manera del tenor que imita/la gutural modulación del bajo, /para cortar a la epopeya un gajo.
Matemáticamente es sorprendente la métrica que mantiene y sostiene de principio a fin, el sábado la Maestra Dolores Castro decía: “López Velarde alcanzó un ritmo casi perfecto, pocas veces alcanzada”
Ni detenernos en le evidente riqueza literaria que a cada estrofa sorprende, inquieta y hasta aniquila.
Históricamente recrea pasajes de origen de una Patria rica, mutilada y mitológicamente agonizante cuyo “barro suena a plata”.
También impone sin proponérselo una serie de profecías sobre la miseria, abundancia y generosidad de una Patria convertida en la más generosa musa.
Por si fuera poco desde la primer palabra muestra un rigor metodológico que por la riqueza de la obra en sí puede pasar desapercibido, en términos llanos al principio nos comenta del contenido y de lo que no recitará, justifica la expresión y posibles hierros por la formación y pudor de un autor que se convierte en protagonista.
Luego plasma ofrecimientos y antecedentes para desarrollar cronológicamente estampas cotidianas de el México de su época, tan atinadas e intimas que no han dejado de tener vigencia, con todo y el avance industrial aún “en calles como espejo se vacía/ el santo olor de la panadería.
Todo con el asombroso poder de que al tiempo que describe, alaba, enamora, festeja y canta a la Patria engarza personalísimas “escenas” autobiográficas”.
Soy consciente de la imposibilidad de describir siquiera la Suave Patria, pero también del aprovechar toda oportunidad para reconocerle su grandeza y su capacidad de estremecernos con la emoción tal vez acumulada de estos noventa años.
Punto Final
Conducta gris y roja, voluntaria cruz
Me porto como me porto
Por qué si doy sombra es que recibo luz.
*torrescorpus@gmail.com




Lo más leído
Recauda Nungaray apenas 80 mil pesos
Hoy es el día más triste, tal vez tristísimo, del año
Llama gobernador Tello a replantear continuidad del Cobaez
Lamenta Gema Mercado que la educación no sea primero; "lo del salario no es una negativa"
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
El gobierno no tiene deudas con los profesores del Cobaez: Miranda
Pide Ivonne Ortega licencia; quiere ser candidata a la Presidencia
Accidente de avión de carga causa 37 muertos en Kirguistán
Levanta plantón Supdacobaez; esperan pago a más tardar el miércoles
Tiroteo en un bar de Playa del Carmen deja al menos cinco muertos
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.70
Venta 22.2
€uro
Compra 23.03
Venta 23.53

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad