Wednesday 18 de January de 2017

La suerte de un principante

     23 Nov 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Con frecuencia he escuchado a personas mayores quejarse del mundo actual. Se dice que las ciudades se han vuelto menos habitables, la sociedad, más consumista, las relaciones interpersonales, más utilitarias; la sensación de soledad, más intensa.
Reconozco que muchas veces comparto esa perspectiva negativa del mundo. En la era de la globalización, las posibilidades de controlar la existencia son más exiguas, al tiempo que el poder y el dinero se han convertido en el eje conductor de la vida pública y privada.
Sin embargo, sería un error idealizar los tiempos pasados y negar algunas ventajas de vivir en esta época. Quizá, como algunas conquistas alcanzadas por grupos minoritarios tienen ya carta de ciudadanía, hemos olvidado lo que estos sectores padecieron en las décadas anteriores.
De eso trata una extraordinaria cinta que se proyectó en las salas cinematográficas hace alrededor de un año, la cual, acaso por no ser simplona y comercial, duró escasamente una semana. Me refiero a Beginners, protagonizada por Ewan McGregor, Christopher Plummer y la francesa Mélanie Laurent.
El filme está  centrado en la reflexión que realiza un joven en torno a la vida y la muerte de su padre, quien tras el fallecimiento de su esposa asumió y defendió públicamente su homosexualidad, misma que mantuvo oculta durante muchos años.
La narración es interesante porque la perplejidad respetuosa y amorosa del hijo, sobre la tendencia sexual de su progenitor, va acompañada de un repaso de los valores predominantes durante la niñez y la juventud de sus padres.
Así, se describe la forma en que los homosexuales era señalados como personas enfermas que requerían curarse, so pena de ser castigados o dañados física y emocionalmente.
La película también recuerda la represión de la que fueron objeto aquellos líderes de los movimientos que defendieron la libertad sexual, algunos de los cuales pagaron con su vida, como Harvey Bernard Milk, político y activista de los derechos de los gays, asesinado 1978.
Cierto es que la intolerancia no se ha extinguido del todo, mucho menos en países como el nuestro, pero cada vez son más las personas que han llegado a comprender que la homosexualidad es una elección y no una mal.
Acaso por ello la película posee una tonalidad optimista. Como su nombre lo indica, el padre del joven narrador, pese a su avanzada edad, disfruta la suerte del principiante en cuestión de amores, ya que antes de morir ha encontrado el sentido de la vida. Por ese magistral papel, Plummer obtuvo un Óscar.
Este film puede rentarse para verlo en casa. No se lo pierda.

*Miembro del Sistema Nacional de Investigadores
bethsang@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.51
Venta 22.01
€uro
Compra 23.01
Venta 23.51

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad