Sunday 22 de January de 2017

La traducción es un dilema en Hollywood

Acerca del doblaje y los subtítulos

     20 Jul 2011 03:20:00

A- A A+

Compartir:
  • La película se estrenó en 44 idiomas. La película se estrenó en 44 idiomas.
  • Larry the Cable Guy. Larry the Cable Guy.
Imagen de


LOS ÁNGELES, CALIFORNIA.- El filme animado de Pixar, “Cars 2” se estrenó recientemente en 44 idiomas distintos.
En todos los países surgió el mismo problema cuando se intentó doblar las divagaciones de uno de los protagonistas: Mater, la grúa cuya voz de patán rústico es la del comediante Larry the Cable Guy.
“Mater es un campesino del sur, pero eso no significa nada en otros países porque no conocen esa entonación”, dijo Rick Dempsey, vicepresidente de Disney a cargo de voces de personajes. “Por eso tuvimos que descubrir cuál región de Alemania, por ejemplo, tiene una mayor población inculta, pero sin ofender”.
La búsqueda de ese delicado equilibrio sin que se pierda mucho en la traducción para que la película tenga éxito en el mercado global, es un aspecto del negocio que adquiere una importancia creciente a medida que Hollywood depende cada vez más de las audiencias internacionales para aumentar sus ganancias.
 

Los subtítulos existen desde la era del cine mudo
 Cuando Hollywood adoptó el sonido, a fines de los años 20, varios países europeos -en particular Alemania, Francia, España e Italia- decidieron doblar las voces de las estrellas estadounidenses con las de sus propios actores.
En esos países, las películas dobladas siguen dominando las pantallas, aunque en las ciudades cosmopolitas como París, Berlín y Madrid las audiencias pueden optar por el filme subtitulado.
Los cines japoneses suelen ofrecer las dos versiones.
En América Central y del Sur generalmente se opta por el subtitulado, un proceso más económico que el doblaje.

¿Doblaje o subtítulos?
Los dos tipos de traducción plantean dificultades especiales, sobre todo para las comedias para adultos con mucho diálogo de doble sentido.
Los traductores que redactan subtítulos deben condensar el diálogo, reducir los nombres propios así como los adjetivos y adverbios para mantener la esencia de lo que se dice sin abrumar al espectador con un exceso de texto.
“Se obtiene una versión más abstracta de la película”, dijo Sandra Willard, quien desde hace 30 años escribe informes para ayudar a traductores y actores de doblaje a realizar su tarea.
“Hay que ser obsesivo”, dijo Willard. “Y hay que estar al tanto de la cultura popular para traducir fielmente el diálogo”.
El manejo de esas sutilezas culturales constituye una parte esencial del trabajo. Elena Barciae redacta subtítulos en español para América Central y del Sur, un proceso que compara con la creación de un lenguaje genérico, como si hubiera un solo inglés hablado en Estados Unidos, Gran Bretaña, Nueva Zelanda y Australia.
“Cuanto más slang (jerga) tiene el diálogo, más difícil es de traducir, porque el slang tiende a ser muy local”, dijo Barciae, que lleva 25 años en la tarea. “Esto afecta a las palabras sencillas. ‘Bicho’ significa insecto en todas partes menos en Puerto Rico, donde designa cierta parte de la anatomía masculina. De manera que no se podría traducir literalmente ‘A Bug’s Life’, ¿no le parece?”
En cuanto a películas que suceden en el pasado, como “Captain America: The First Avenger”, de próximo estreno, los traductores de subtítulos y doblajes deben hallar los equivalentes lingüísticos de expresiones estadounidenses de los 40 como “holy cow” y “your goose is cooked”, respectivamente una exclamación de sorpresa y “estás fregado”.

Traducir es crear
La versión cinematográfica de la serie “Los pitufos”, que se estrena en Estados Unidos la semana entrante, fue menos complicada.
El nombre original de las criaturitas azules, “smurfs”, es una palabra inventada y ya ha sido traducida a varios idiomas: se llaman schtroumpfs en francés.
Algunas palabras que tienen equivalente exacto están prohibidas por la censura. En América Latina, donde predomina la religión católica, muchos países rechazan las obscenidades, dice Barciae. Por eso elimina los términos más vulgares o los reemplaza por el casto “maldita sea”.
“Uno trata de transmitir el sentido y a la vez que no lo prohiban”, dijo Barciae. “Hay que ser muy sutil”.
Pero tanta atención al detalle estaría quedando relegada. Los estudios tienden cada vez más a encomendar las tareas de doblaje y subtitulado a las grandes empresas como Deluxe y Technicolor, que ofrecen el paquete completo a la producción.
“Esto está creciendo rápidamente, sobre todo ahora que son cada vez más las películas con estreno simultáneo en todo el mundo”, dijo Roy Dvorkin, vicepresidente a cargo de desarrollo empresario de SDI Media, que posee estudios en 18 países.
Si bien esto puede no ser crucial en películas de acción y efectos especiales como “Transformers: Dark of the Moon” —en las que dos tercios de la recaudación de taquilla proviene de fuera de Estados Unidos, independientemente de la traducción—, se podrían perder conceptos en cintas más dependientes del diálogo como “Larry Crowne” o “Bridesmaids”.
“En realidad, los buenos traductores son escritores que disfrutan trabajando con el lenguaje”, dijo Barciae.




Lo más leído
Tim Matheson en ¿Quién mató a Reagan?
Gwyneth Paltrow recomienda huevos vaginales de jade 
Una segunda oportunidad para tu basura
Concluyen las primeras obras del programa de rehabilitación de calles 
Gael García, fiel a sus ideales
Localizan en Luis Moya el cuerpo de un hombre con el tiro de gracia 
​Celebra Evo Morales 11 años de presidente: Busca la reelección 
Desaparece el helicóptero de empresario regiomontano
Muere Yordano Ventura, pitcher de los Reales de Kansas City 
No es tiempo de revisar el contrato colectivo: Gerardo García 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.07
Venta 23.57

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad