Monday 23 de January de 2017

La tragedia de no crecer

Perspectivas

     17 Oct 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

La tragedia, la gran tragedia de la economía mexicana es que no crece lo suficiente. Menos del 2% en la última década, poco más del 2% en los 10 años anteriores.
Por ahí, como golondrinas que no hacen verano, un crecimiento de 8% en 1981, cuando ya se veía que la economía mexicana iría al abismo por las tonterías lopezportillistas, o el 2000 con 6% que se rompió por la recesión causada por el ataque a las Torres Gemelas en Nueva York.
Frente a ellos, el sexenio sin crecimiento de Miguel de la Madrid, la crisis del 1995 con un desplome del 6% y la crisis financiera mundial del 2009 que provocó un desplome del 6.8 por ciento.
Crecer a tasas del 5 o 6% anual durante una década significaría acabar con la pobreza y aumentar el bienestar de la población en general; mejorar los salarios y crear los suficientes empleos.
¿De qué depende? De dinamizar la inversión que se realiza en México realizando para ello tres o cuatro reformas.
En los últimos años se han realizado esfuerzos “administrativos” para que se invierta más en México: facilidades para la apertura de empresas, simplificación tributaria, apertura de la economía, una mejor ley de competencia económica.
Y eso ha producido resultados: México está ya en el lugar 39 de la clasificación del Banco Mundial sobre facilidades para hacer negocios; se revirtió la caída en competitividad por primera vez en una década y avanzamos cinco lugares.
Gracias ello creció la inversión extranjera y la economía empezó a recuperarse luego de la crisis del 2009.
Pero no es suficiente crecer bien uno o dos años. Tan importante como hacerlo a tasas del 5 o 6% es mantener ese dinamismo por cuando menos una década.
Hoy, en México se invierte el equivalente al 21% del Producto Interno Bruto y es necesario elevar esa tasa de inversión.
Para hacerlo se requieren sólo cuatro reformas:
Una reforma política que mejore la gobernabilidad que garantice la seguridad y la vigencia en el Estado de Derecho y propicie gobiernos más eficientes.
Una reforma energética que permita que las empresas del sector, Pemex y CFE se asocien con capitales privados, lo cual propiciaría una enorme avalancha de inversiones nacionales y extranjeras.
Una reforma laboral que modernice el marco legal entre empresas y trabajadores y abra la puerta para que jóvenes y mujeres tengan más facilidades para encontrar trabajo.
Una reforma fiscal que esencialmente estimule la recaudación de impuestos en estados y municipios y establezca un marco de mejor y más eficaz gasto público, con rendición de cuentas y transparencia.
Si esto se completa con una voluntad política clara a favor del mercado interno, volveremos a tener otro milagro mexicano.
Si no hacemos cundo menos esto, seguiremos navegando en la mediocridad que sólo produce insuficiencias en todos los rubros.
Hasta el próximo lunes con nuevas..PERSPECTIVAS

*Periodista




Lo más leído
Milpillas, el proyecto más importante: González 
Quieren promover festivales a nivel nacional 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.41
Venta 21.91
€uro
Compra 22.95
Venta 23.45

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad