Sunday 22 de January de 2017

La transformación de un sanatorio

De mis apuntes

     16 Mar 2013 03:20:00

A- A A+

Compartir:

En terrenos de la propiedad del señor J. Dolores Pérez, localizados al norte de la ciudad, precisamente en la prolongación de la calle Plateros, que por cierto fueron expropiados, se construyó un sanatorio que llevaría el nombre Luis Moya.
A propósito, el dueño del terreno afectado pareció lo indecible para que se le pagara el monto respectivo según consta en actas de cabildo de ese tiempo.
Lo anterior ocurría en el año 1935, siendo gobernador del Estado el general Matías Ramos Santos y presidente municipal Juan Tiscareño. Eran tiempos del cacicazgo de Guillermo C. Aguilera.
En el informe de gobierno de Matías Ramos se hace alusión a la obra, se abunda en detalles, por ejemplo la distribución de estancias. El proyecto comprendía: oficinas administrativas, cubículos para personal médico y paramédico, encamados, sala de cirugía, bodegas, anfiteatro, etcetera.
La construcción de antojaba en su tiempo como “muy completa y de dimensiones importantes”. Todo ello de acuerdo a proyectos elaborados en la ciudad de Zacatecas. El edificio por su ubicación a las orillas de Fresnillo, fue circundado por un muro perimetral de adobe y ladrillo y áreas ajardinadas, colindaba al sur con el arroyo (calle Fray Servando Teresa de Mier).
Las instalaciones hospitaleras jamás prestaron con regularidad servicios médico- asistenciales a la comunidad, lo cual provoca una serie de transformaciones que hasta la fecha sigue padeciendo. Para empezar se convierte en la escuela con el mismo nombre donde se impartía la enseñanza primaria elemental a niños del rumbo.
Sin embargo, por diversas y naturales cuestiones el plantel tuvo que cerrar sus puertas a la comunidad como tal. Lo anterior nuevamente a otra modificación en el uso de espacios disponibles de la construcción. Para suplir  más adelante a la construcción de la escuela primaria José María Morelos en terrenos de la alameda.
Pero, ¿Qué pasó con el antiguo sanatorio?, bueno pues este es adaptado como vivienda. Por años fue la casa del respetable y estimado matrimonio y familia integrado por los profesores César León y Francisca Morán de León, así como de otros mentores de grata memoria. A ellos les corresponde el honor de haber fundado y dirigido la nueva escuela Morelos en sus orígenes.
Quienes habitaron por algunos años las instalaciones del ex sanatorio debido a las condiciones del inmueble por el paso de los años tuvieron que mudarse a lugares más seguros y el edificio una vez más queda abandonado a su suerte. Se convierte desde vivienda de personas de escasos recursos, hasta escondrijo de malvivientes, incluso bodega. Los espacios donde se encontraba el anfiteatro se transformaron en campos de juegos de la chiquillería del rumbo, precisamente donde en la actualidad se encuentra un centro prescolar.
Como es de esperarse, el exsanatorio edificio y arquitectura original perdía a cada paso su natural fisionomía, aunque mantuvo por años las salas laterales o espacio de encamados. En 1962 se rescata y se emprenden diversas mejoras y adaptaciones y se convierte en el Instituto Nacional para la Protección de la Infancia (INPI), luego pasa a ser el Instituto Municipal de Protección a la Infancia (IMPI), aunque se le conocía como IPI.
En el segundo informe del presidente municipal, Luis Acevedo Soto, se detalla pormenorizadamente la manera en que se realizó el nuevo proyecto y funciones del mismo. El cual abre camino para la llegada de los desayunos escolares. Se precisaba: La obra está terminada, consta de oficinas, planta de envasado, cocina, baños, bodega, patios de maniobra y casa habitación para el administrador.
En otros aspectos se destaca la procedencia de los recursos: donativo del comité de la feria del 407 aniversario, 24 mil 407 pesos con 47 centavos; aportación del municipio previo acuerdo del ayuntamiento 58 mil 736 pesos y 9 centavos; Para la adquisición de la camioneta combi de reparto el INPI-IPIZ aportaron 27 mil pesos. La aportación global del Inpi fue de 68 mil pesos.
La maquinaria de la planta rehidratadora y de envase fue enviada por la dirección general y tenía un valor de 40 mil pesos. El monto total del complejo fue 243 mil 142 pesos y 56 centavos. La planta y remodelado de lo que era un sanatorio y que termina como Ipi fue inaugurado por Eva Sámano de López Mateos, esposa del presidente de la República, Adolfo López Mateos, una placa alusiva hace mención al evento.
Como nota adicional, los productos utilizados en la elaboración de los desayunos escolares eran enviados gratuitamente por el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica siendo presidente John F. Kennedy a través del Programa Alianza para el Progreso. Los productos eran: harina, aceite, mantequilla, frijol, queso y leche en polvo de varios sabores.
El costo de recuperación era 10 centavos por cada desayuno consistente en un pequeño bolillo relleno de mantequilla, frijol o queso y un cuarto de leche sabor chocolate, vainilla o fresa. El reparto comprendía de lunes a viernes. Las instalaciones del Fresnillo contaban con su propia panadería.
Al cumplir su ciclo el Programa Alianza para el Progreso, luego del fallecimiento del presidente Kennedy, la planta cerró sus puertas y se procedió al desmantelamiento. En otra etapa de su vida, desde hace algunos años se emprenden otras obras en el exsanatorio y termina convirtiéndose en sede del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), integrándosele la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia y otras dependencias de asistencia social a la comunidad.




Lo más leído
Tim Matheson en ¿Quién mató a Reagan?
Gwyneth Paltrow recomienda huevos vaginales de jade 
Una segunda oportunidad para tu basura
Concluyen las primeras obras del programa de rehabilitación de calles 
Gael García, fiel a sus ideales
Localizan en Luis Moya el cuerpo de un hombre con el tiro de gracia 
​Celebra Evo Morales 11 años de presidente: Busca la reelección 
Desaparece el helicóptero de empresario regiomontano
Muere Yordano Ventura, pitcher de los Reales de Kansas City 
No es tiempo de revisar el contrato colectivo: Gerardo García 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.07
Venta 23.57

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad