Tuesday 24 de January de 2017

La tremenda corte

     30 Sep 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

El miércoles pasado, los ministros de la Suprema Corte dictaminaron sobre la acción de inconstitucionalidad promovido por la Comisión de Derechos Humanos y Protección Ciudadana de Baja California, en contra de las reformas constitucionales que en dicho estado se decretaron, a fin de “garantizar el derecho a la vida desde la concepción”; con lo que la llamada “verdad legal ”está dada con todas sus consecuencias.

Queda pendiente en la agenda de la Corte, el asunto similar del Estado de San Luís Potosí, sin que se requiera mucho análisis para anticipar los términos del siguiente resolutivo, dada la ingerencia descarada de Felipe Calderón en asuntos de índole judicial . En tanto no se modifique el mecanismo de designación de los ministros, contemplado en el Artículo 96 de la Constitución Federal, no podremos hablar de autonomía plena del Poder Judicial Federal: es el Presidente de la República quien los propone.  
Queda por otro lado, para su análisis, discusión y aprobación en su caso, en la Legislatura local, la iniciativa presentada por un grupo de diputados panistas y algunos priístas, que tomaron como ejemplo y referencia las reformas de Baja California, a fin de que en nuestra Constitución Política se adicione el Artículo 26 para quedar:
“Se reconoce, se protege y se garantiza el derecho a la vida de todo ser humano desde el momento de la fecundación, hasta su muerte natural”.
El asunto tiene que ver primero con el aborto y luego con otros temas que enunciaré más adelante.
En tanto el aborto esté penalizado -aún y cuando las penas que prevé  nuestra legislación penal son mínimas-, por temor legal y social, la mujer no interrumpe un embarazo no deseado o lo interrumpe en la clandestinidad: si tiene recursos económicos, lo hará en algún hospital o clínica con medios higiénicos y apoyo médico; en caso contrario, acudirá con alguna comadrona o partera, en condiciones de grave riesgo para su vida y su salud.
La legislación penal sobre el aborto, tal como está tipificada en el estado, sanciona la pobreza: a las mujeres en condiciones de desigualdad cultural y económica.
En colaboración posterior retomaré este tema.
La izquierda, la verdadera izquierda, dentro del Congreso local, está obligada a impedir con toda su capacidad de diálogo y debate, el retorno al oscurantismo que representa la iniciativa aludida, y defender la causa de las mujeres y su libertad reproductiva.
Mark Platts, en su obra “Sobre usos y abusos de la moral”, plantea que el principio de autonomía personal se concretiza en el reconocimiento de los siguientes valores humanos: el libre desarrollo de la personalidad; la libertad reproductiva; la libertad de residencia y de circulación; la libertad de expresión de ideas, actitudes religiosas, científicas, artísticas y políticas, así como la libertad de asociación.
Los temas de fondo no fueron abordados por los ministros. Menos las implicaciones del retroceso legal que aprobaron. ¿Que ocurrirá con la eutanasia y la voluntad anticipada para evitar tortura médica cuando la vida naturalmente se ha agotado?, ¿y el dispositivo intrauterino y la donación de órganos?
¿Cuál es el concepto de vida? Porque, en tanto que para los promotores de la iniciativa, la vida la constituyen las sucesivas divisiones celulares, se lee en el Diccionario de Bioética de Ruy Pérez Tamayo y Arnoldo Kraus que, vida “es un proceso que ocurre en sistemas complejos de macromoléculas organizadas en una jerarquía de patrones estructurales discontinuos, termodinámicamente poco probables y mantenidos gracias a la inversión continua de energía”. Bajo este concepto, puede haber divisiones celulares y, sin embargo, la persona haber muerto. “Mi padre murió cuatro meses antes de morir”, dice Kraus.
De aprobarse la iniciativa panista, ¿qué ocurrirá con la eutanasia y con el derecho a disponer la voluntad anticipada para evitar tortura médica cuando la vida naturalmente se ha agotado? ¿Qué ocurrirá con la donación de órganos ante persona desahuciada o con muerte cerebral? ¿El producto de la concepción es una persona viva o  sólo un organismo vivo? Si atendemos al primer postulado, ¿se prohibirá y penalizará el uso  del dispositivo intrauterino que provoca microabortos? “La discusión está, no en la ciencia, sino entre esta y los dogmas religiosos”, dice Octavio Rodríguez Araujo.
“Ni las entidades sociales o metafísicas, ni los seres naturales inertes o biológicos, individuales (no desarrollados) o colectivos , son objeto de calificación moral.  Sacralizar el carácter biológico del ser humano ha conducido a no pocos moralistas a excluir todo tipo de intervención humana en los procesos naturales, dando lugar a éticas dogmáticas que inevitablemente terminan confundiendo la moral con la religión”, dice el Doctor en filosofía del derecho del ITAM Rodolfo Vázquez.

*Profesor universitario
 




Lo más leído
Alumno de secundaria amaga en Facebook con tiroteo
Adolescente embarazada resulta herida en Cancún
Reconocen incremento de homicidios en Guadalupe
México se levanta de la mesa si nos quieren hacer pagar el muro: SE
Habrá matrimonios colectivos en Zacatecas
Cercano a Trump percibe ventajas para canadienses
A la mesa, todos los temas: Peña; anuncia decálogo para negociar con EU
Mejor esperar que renegociar TLC con Trump: Excanciller Derbez
Confirma CNS captura de un hijo de ‘El Azul’ en Culiacán
Bloquea Francia más de 2 mil portales de internet durante el 2016 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.30
Venta 21.8
€uro
Compra 22.99
Venta 23.49

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad