Tuesday 24 de January de 2017

La UAZ o el final de la ignominia

     10 Sep 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Reformar radicalmente a la UAZ no es tarea de un rector o de una administración, sino de la comunidad universitaria en su conjunto. De ahí que sea una condición necesaria construir un entorno adecuado, para que esta colectividad se exprese con libertad y sin cortapisas. Sin diálogo franco, tolerante y crítico es imposible abrir rutas para la incorporación de ideas y proyectos valiosos.
El rector saliente privilegió el garrotazo vil y despreció el encuentro sosegado. Excluyó a los disidentes y pagó a precio de oro las fidelidades rabiosas, acaso porque a lo largo de su vida ha sido más un político que un líder dentro de su profesión.
Cultivar el diálogo es un arte que exige grandes reservas de educación y cultura, de generosidad y apertura al otro. Sin la serenidad del escuchar, pocos frutos podrían levantarse de la cosecha del pensar luminoso. Por el contrario,  la insidia y la furia son abono de la ignominia y la ignorancia, provocan fisuras y producen heridas, a veces incurables, en el cuerpo comunitario.
El saber dogmático y la voluntad autoritaria son genes recesivos que remiten a épocas de barbarie y decadencia. Nos remontan a estadios donde la palabra no había sido aún polinizada por el ingenio poético, donde los instintos primarios de supervivencia material gobernaban brutalmente la convivencia, donde la reflexión no era un alimento cotidiano del espíritu, donde la plática diáfana no era el pilar de la comprensión social.
 La UAZ debe cortar de tajo las pulsiones despóticas de los espíritus premodernos para edificar un espacio polifónico de encuentro, crítico y polémico, de los distintos puntos de vista que conforman el tejido universitario.
Es importante tener una administración capaz de lidiar inteligentemente con la diversidad de posiciones y prácticas, orientada siempre por la brújula del pensamiento riguroso, pero a la vez flexible.
Espero que el nuevo rector de la UAZ demuestre un talante conciliador. Debería de alejarse de los consejeros de la intriga y la división, abriendo las puertas de nuestra universidad a los emisarios de la imaginación, de la inteligencia y de las propuestas creativas.
Para destruir los prejuicios osificados y las bravatas cotidianas nada mejor que edificar un ambiente virtuoso donde los posibles conflictos sean resueltos con calma y sapiencia. Un mal gobernante siempre acumula en su haber un polvorín de descontento, abominaciones y agravios, que más temprano que tarde estallarán sin control y sin dirección positiva. Así lo ha registrado la escritura historiográfica, una y otra vez,  con tremenda contundencia, convirtiendo en ejemplos de la infamia a quienes en su momento se consideraban todopoderosos.

*Miembro del Sistema Nacional de Investigadores




Lo más leído
Alumno de secundaria amaga en Facebook con tiroteo
Uno tiene que buscar la manera de tener un peso más: Cortés Navia 
Adolescente embarazada resulta herida en Cancún
Reconocen incremento de homicidios en Guadalupe
México se levanta de la mesa si nos quieren hacer pagar el muro: SE
Habrá matrimonios colectivos en Zacatecas
Cancelará la Secretaría de Finanzas la mitad de las plazas vacantes
Cercano a Trump percibe ventajas para canadienses
A la mesa, todos los temas: Peña; anuncia decálogo para negociar con EU
Mejor esperar que renegociar TLC con Trump: Excanciller Derbez
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.34
Venta 21.84
€uro
Compra 22.99
Venta 23.49

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad