Wednesday 18 de January de 2017

Las artes y la cultura en una comunidad del desierto

     10 Apr 2011 03:20:00

A- A A+

Compartir:
  • La comunidad de Sierra Hermosa se concentra en el patio principal de la escuela para participar en el Festival. (Eric Verdier) La comunidad de Sierra Hermosa se concentra en el patio principal de la escuela para participar en el Festival. (Eric Verdier)
  • "Mi general Felipe Ángeles", de Armando Aguirre, se presentó en la comunidad. (Eric Verdier)
  • Juan Manuel de la Rosa con integrantes de Sierra Hermosa, su comunidad de origen. (Eric Verdier) Juan Manuel de la Rosa con integrantes de Sierra Hermosa, su comunidad de origen. (Eric Verdier)
  • La lectura es algo que se ha promovido con mucho esfuerzo. (Betzabel Alcántara) La lectura es algo que se ha promovido con mucho esfuerzo. (Betzabel Alcántara)
Imagen de


Llamo desierto a un lugar lejano y marginado. José Emilio Pacheco ha dicho que hemos creado el desierto. También Manuel José Othón menciona las cuencas de mares muertos como regiones salitrosas, donde nada más que el amor y la terquedad hacen a sus habitantes aferrarse a estas tierras, que podrían no ser una metáfora sino la propia desolación.
Sin embargo, Le Clezio describe un paisaje así con toda la belleza y una flora minúscula en un desierto muy similar (Marruecos) y entonces uno puede entender por qué el arraigo y cariño a esas tierras.
En Sierra Hermosa, Villa de Cos, Zacatecas, con la persistencia y tesón de sus habitantes, se lleva a cabo un proyecto cultural ya ejemplar para las aldeas y comunidades cercanas.
Según Oliverio Sarmiento, ya en 1770 moraban o pasaban por ahí viajeros cosmopolitas. En ese momento contaba con 5 mil habitantes (actualmente viven ahí 350) y se practicaban todos los oficios nobles que actualmente sería muy fácil rescatar, porque están en la memoria de histórica de sus descendientes ya que sus ancestros fueron herreros, tejedores, carpinteros, panaderos...
En este pequeño lugar existe la biblioteca infantil acaso más completa en el estado que los niños del Club de Lectura pueden disfrutar, así como los habitantes de otras poblaciones cercanas.
La lectura también ha dado origen a un Centro de Arte Textil, donde algunos se han convertido en verdaderos artistas ejerciendo esa magnífica terapia existencial que les permite el acto de crear piezas que, aparte de su valor artístico, tal vez les pueda otorgar una recompensa de tipo material que será tan útil en este lugar tan lleno de carencias, pero en el que sin embargo hay una enorme dignidad.

Proyectos en puerta
Actualmente se acondiciona un espacio que será un pequeño museo de arte con obras pictóricas y un gabinete de estampas de artistas nacionales e internacionales que han apoyado este proyecto, siempre con su generosa solidaridad.
Se harán exposiciones temporales a petición de sus habitantes y mediante un interesante sistema de obras de arte en préstamo, similar al del Club de Lectura, podrán llevarse alguna de ellas para exhibirlas en sus casas, tiendas u espacio público, y convivir con ellas por un tiempo, cambiándola, tal vez, en cada estación del año.
El 3 de septiembre se realizó un programa muy completo que consistió en una carrera atlética con niños y jóvenes; se presentó un libro de historia regional sobre las haciendas de Villa de Cos: Bañón, Sierra Hermosa y Pozo Hondo, despertando un enorme interés en sus habitantes y que sin duda será muy leído.
El chef italiano Stéfano Iácomo, muy querido por los niños, interactuó con ellos de una manera lúdica y gozosa; corridos de la Revolución Mexicana fueron recordados e interpretados por el grupo Sentimiento Norteño, formado por habitantes de este lugar y poblados cercanos.
Además, el Ballet de Santo Domingo, con notable calidad, tuvo la generosidad de desplazarse más de 30 kilómetros por camino de tierra para participar en este atípico festival cultural.
Al final, la noche y su inmensidad fueron alumbradas por la siempre sorprendente luz de los globos de cantoya.

Grandes exponentes
Jorge López Yañez, uno de los tres mejores tenores de México, de una manera profesional y espléndida, incluso a capela, interpretó arias de ópera y canciones mexicanas.
Los valores culturales de esa comunidad, el Dueto Lejanía de violín y guitarra, fueron respetuosamente escuchados mientras interpretaban música de Juventino Rosas, valses y boleros antiguos.
La última de las bellas artes, la cocina, también tuvo su presencia con las mujeres de la comunidad y nuestro chef Beto, con recetas ancestrales de la región y atendiendo al doble de las personas que las que habitan cotidianamente en Sierra Hermosa.
Uno de los tres de los géneros musicales que en otro tiempo sólo se escuchaban en los lupanares y cuevas (el flamenco, el tango y el danzón), y que ahora gracias a artistas como Miguel Poveda, Antonio Saura y Arturo Márquez pueden verse y escucharse en salas de cine y de concierto, estuvo presente ya al atardecer cuando hizo su presentación el ballet flamenco Tassarba.
Al final del programa y en la sala comunitaria se expuso la obra de Jacob Heller Stolman que fue prestada generosamente por el doctor Enrique Azuara.

Se extiende el interés
Esta manera de hacer cultura, prácticamente sin recursos económicos y gracias a la simpatía que despierta el proyecto, con la participación de cada uno de los habitantes de Sierra Hermosa, ha hecho decir a un campesino local que “allí, la vida sin el arte no tiene sentido”.
Todo esto ha despertado interés en personas sensibles para apoyar las actividades que se dan en estas soledades.
De esta manera, estudiantes de arquitectura de la UNAM actualmente realizan investigaciones de campo para elaborar su tesis de grado sobre esta ya paradigmática población en el desierto zacatecano.
Entre las actividades más recientes se representó a principios de marzo una obra de teatro con 40 actores de la UNAM, Puebla e Hidalgo, sobre uno de los generales más íntegros de la Revolución y personaje favorito de muchos historiadores e escritores: Felipe Ángeles, quien era uno de los intelectuales de la Revolución Mexicana, políglota y narrador notable.
La obra fue enviada por el Consejo de Cultura del Estado de Hidalgo, resultando una función conmovedora con un público respetuoso, ya acostumbrado a este tipo de actos culturales que se realizan desde hace 11 años y que sin duda han creado un espectador receptivo y sensible.
A pesar de la marginación y el rezago, esta pequeña aldea emblemática renueva esperanzas y desea que se establezca mediante una carretera no muy larga (ya hay una cuarta parte construida), una comunicación con el exterior para que puedan comercializar lo que producen: arte textil, lácteos y alguna vez productos agrícolas.
También se tiene el sueño de establecer un taller de libros con toda su cadena, desde la elaboración de papel a mano, impresión con tipos de plomo, encuadernación y grabados en metal, madera y piedra.
La comunidad espera que pronto lleguen más libros que siempre serán bien recibidos en esta pequeña población del desierto zacatecano que aspira a ser la más educada.

*Artista plástico




Lo más leído
Estudiante dispara a compañeros y maestra en colegio de Nuevo León
Muere estudiante que disparó en colegio de Monterrey
Autor de tiroteo en colegio de Monterrey padecía depresión
Se suma Alejandro Tello a la propuesta de reducción de diputados 
Fallece don Raúl Muñoz Popoca, destacado fresnillense
Dejo gubernatura y busco candidatura al 100: Moreno Valle
Confirman elenco para la Feria de Carnaval Río Grande 2017
Bad Bull Rodeo premia a lo mejor de su Tour 2016
No toleraré actos de corrupción ni solaparé a quien viole la ley: Uc Jacobo
Zacatecas estará presente en la Espartaqueada 2017
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.96
Venta 22.46
€uro
Compra 23.36
Venta 23.86

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad