Wednesday 18 de January de 2017

Las puertas de Puente Grande se abrieron desde 1999

Se cumplen 10 años de la fuga de El Chapo

     19 Jan 2011 00:22:54

A- A A+

Compartir:
Penal de Puente Grande, ubicado en Jalisco.
Penal de Puente Grande, ubicado en Jalisco.

MÉXICO, DF.- La corrupción en el penal de “máxima seguridad” de Puente Grande (Cefereso 2), Jalisco, comenzó, al menos, desde 1999; es decir, a finales del sexenio zedillista.
De este penal, hace 10 años se fugó Joaquín El Chapo Guzmán Loera, uno de los narcotraficantes más buscados del mundo.
Documentos de la Procuraduría General de la República (PGR), que detallan la evasión de uno de los líderes del cártel de Sinaloa, refieren que la estructura, infraestructura y sistemas oficiales establecidos y creados exprofeso para garantizar la seguridad de ese reclusorio federal fueron corrompidos por El Chapo para lograr su evasión.
El sinaloense controló con dinero, amenazas e intimidación el penal para gozar durante ocho años una vida sin castigo.
El poder de El Chapo dentro de ese penal fue ilimitado, nada se le negaba y cuando alguien se resistía, lo intimidaba o lo mataba; incluso, existen siete averiguaciones previas por violación sexual contra mujeres, cometidas dentro de ese lugar.
El capo se fugó el 19 de enero de 2001 de la manera más sencilla: oculto en un carrito de lavandería, acondicionado con un colchón y cubierto con cobijas.
De acuerdo con la averiguación previa PGR/UEDO/001/2001, Joaquín Guzmán Loera huyó alrededor de las 10 de la noche.
Autoridades federales han ubicado a Francisco Javier Camberos Rivera El Chito, quien fue empleado de mantenimiento en Puente Grande, como uno de los colaboradores más cercanos a El Chapo y como “pieza fundamental para lograr su escape.
Incia escalada de violencia
A 10 años de su fuga, El Chapo Guzmán ha llevado al cártel de Sinaloa a ser la organización criminal con mayor control territorial del país y con mayor fortaleza estructural, organizacional y operativa.
También  ha conseguido ser uno de los narcotraficantes más buscados del mundo, lo que le ha valido, incluso, ser nombrado por la revista estadounidense Forbes como uno de los hombres más ricos del orbe.
Para las autoridades mexicanas, el cártel de Sinaloa es uno de los responsables de la violencia extrema y de exterminio entre organizaciones criminales, en la lucha por el territorio que se vive en el país.
De acuerdo con la PGR, el cártel de Sinaloa o del Pacífico quebrantó los acuerdos “suscritos por los viejos varones de las drogas” de no agredir a las familias de los narcotraficantes, lo que ha provocado una espiral de violencia para cobrar venganza.
El poder de El Chapo ha sido en muchos casos minimizado, y hasta desdeñado por las autoridades encargadas de la procuración de justicia en México.
Informes de inteligencia de la PGR señalan que, tras la fuga del sinaloense del penal de Puente Grande, en Jalisco, comenzó a repuntar la violencia en el norte del país, generada por una serie de enfrentamientos y ejecuciones entre organizaciones criminales por la conquista de rutas para el trasiego de droga hacia Estados Unidos.

Lucha por el país
Los grupos que mantenían una constante operatividad y se encontraban en pugna en 2001 eran el cártel del Golfo -con su, entonces, brazo armado Los Zetas-, el cártel de Juárez -bajo el liderazgo de Vicente Carrillo Fuentes-, el cártel de Sinaloa -encabezado por El Chapo Guzmán- y Los Valencia.
También peleaban por la plaza el cártel de Oaxaca -bajo las órdenes de Pedro Díaz Parada-, el cártel de Tijuana -al mando de los hermanos Arellano Félix- y el de los Amezcua.
La información de la dependencia federal y los datos obtenidos en averiguaciones previas por ejecuciones atribuidas a bandas rivales establecen que, tras la confrontación entre todas las organizaciones criminales, Rodolfo Carrillo Fuentes -quien se quedó con el liderazgo del cártel de Juárez, tras la muerte de Amado Carrillo El Señor de los Cielos- comenzó los arreglos para crear una “federación” de cárteles mexicanos.
Los acuerdos y las reuniones comenzaron a posponerse; primero, por la detención de Benjamín Arellano Felix, el 9 de marzo de 2002; luego, por la detención de Osiel Cárdenas, capturado por el Ejército, el 14 de marzo de 2003.
La PGR documentó que, tras la detención de los líderes el cártel del Golfo y de Tijuana se asocian y fortalecen su estructura para proteger sus plazas y rutas de trasiego.
En tanto, El Chapo Guzmán, líder del cártel de Sinaloa, y su brazo ejecutor, encabezado en ese entonces por Arturo Beltrán Leyva El Barbas -abatido en Cuernava en diciembre de 2009-, establecen una asociación en 2002 con narcotraficantes que pertenecían al cártel de Juárez, entre ellos, Juan José Esparragoza Moreno El Azul, Ignacio Coronel Nacho -abatido en julio pasado en Jalisco- e Ismael Zambada El Mayo.
A esa alianza, las autoridades de Estados Unidos la denominaron “La Federación”.
En tanto, el Ejército y la PGR establecen que Rodolfo Carrillo Fuentes, indetificado como Niño de Oro o El Rodolfillo, había conseguido reunir a representantes de varias organizaciones criminales para establecer acuerdos para la utilización de rutas para el trasiego de droga; sin embargo, presuntamente, es ejecutado por órdenes de El Chapo Guzmán.
Ese homicidio, ocurrido el 11 de septiembre de 2004, no sólo ocasionó una ruptura definitiva entre el cártel de Juárez y el de Sinaloa, sino que desató una guerra sin precedentes que ha dejado un sinnúmero de muertes y ejecutados en todo México.
La PGR, a través de trabajos de inteligencia de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada, conoció que Vicente Carrillo Fuentes El Viceroy, quien heredó el cártel de Juárez tras la muerte de su hermano menor, le exigió a Guzmán Loera que le entregara al asesino de su hermano.
Joaquín El Chapo Guzmán se negó, lo que provocó “una profunda ruptura” que ha llegado a niveles de exterminio.
Tras la ejecución de Rodolfo Carrillo Fuentes, el 6 de octubre de 2004 fue asesinado, en el penal  de máxima seguridad del Altiplano (antes La Palma), Miguel Ángel Beltrán Lugo El Ceja Güera, uno de los principales colaboradores y amigos de El Chapo Guzmán.
La averiguación previa PGR/SIEDO/UEITA/052/2004, asienta que el narcotraficante murió de siete impactos por arma de fuego de grueso calibre, casi un mes después de la ejecución de El Rodolfillo.
Sobre el amigo del sinaloense, los reportes federales revelan que Osiel Cárdenas -entonces líder del cártel del Golfo, cuando estaba recluido en La Palma- le habría pagado al secuestrador Daniel Arizmendi El Mochaorejas 2 millones de pesos por ejecutar a El Ceja Güera; sin embargo, el plagiario le habría encomendado la tarea a Lucio Don Juan Govea, a quien le pagó sólo un millón de pesos por homicidio.

Golpes cercanos
Las venganzas no quedaron ahí: el 31 de diciembre de 2004, el hermano de Guzmán Loera, Arturo, El Pollo, aprehendido en 2001 y recluido en el penal de máxima seguridad de La Palma (hoy Altiplano), fue asesinado de siete disparos, su victimario fue otro narcotraficante llamado José Ramírez Villanueva.
Las primeras investigaciones de ese caso apuntaron a una venganza de Osiel Cárdenas y de Benjamín Arellano Félix. Más tarde, la PGR conoció que la ejecución del hermano de El Chapo había sido solicitada por Vicente Carrillo Fuentes El Viceroy, como venganza por la muerte de su hermano Rodolfillo.
Así, la confrontación entre el cártel de Sinaloa y el de Juárez ha dejado miles de muertos, sobre todo, de jóvenes agrupados en pandillas.
La PGR establece que las matanzas de jóvenes en rehabilitación, o que forman parte de pandillas en Ciudad Juárez, son asesinados como un método de exterminio entre ambas organizaciones.
El rompimiento del cártel Sinaloa con la organización Beltrán Leyva ha generado también una lucha entre las organizaciones criminales para obtener el control de las rutas de trasiego de droga.
Reportes de inteligencia de la PGR dan cuenta que los acuerdos entre El Chapo y Arturo Beltrán Leyva se rompieron a raíz de la aprehensión de Alfredo Beltrán Leyva El Mochomo, en enero de 2008.
La detención provocó que Arturo Beltrán responsabilizara a Guzmán Loera de ese suceso.
Meses después, a principios de mayo de 2008, fueron ejecutados en Culiacán, Sinaloa, Édgar Guzmán, hijo de El Chapo, junto con Arturo Meza Cázares, hijo de Blanca Margarita Cázares Salazar La Emperatriz -presunta operadora financiera de Ismael El Mayo Zambada.

Su fortuna

En US1,000 Millones calcula la revista Forbes, es la fortuna de El Chapo Guzmán
 




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.61
Venta 22.11
€uro
Compra 23.13
Venta 23.63

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad