Thursday 19 de January de 2017

Lectura en vacaciones

     8 Jul 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Uno de los placeres de los periodos vacacionales es, para mí, la lectura de novelas y cuentos que se encuentran apilados en la biblioteca a la espera de ser abiertos. A veces este gozo es aplazado por trabajos académicos que también requieren de los espacios vacacionales para ser realizados.
Afortunadamente, una tarea ineludible se ha convertido en un apasionante viaje literario en este verano. Debido a que un estudiante del Centro de Investigaciones en Ciencias, Artes y Humanidades de Monterrey me ha pedido que dirija tu tesis doctoral, centrada en la novela “Los Inconsolables” de Kazuo Ishiguro, he aprovechado los días de asueto para leer con detenimiento este fascinante relato.
Algunos críticos consideran a Kazuo Ishiguro como un escritor japonés radicado en Inglaterra. Otros sostienen que es un autor inglés de origen japonés, porque desde la infancia vive en Gran Bretaña. Sea como fuere, lo cierto es que en sus novelas, muchas de ellas premiadas y traducidas a más de veinte idiomas, se entremezclan ambas culturas en la enigmática forma de abordar la historia de sus personajes.
Uno de los relatos más conocidos de Ishiguro es “Los restos del día”, adaptado al cine por James Ivory, bajo el título de “Lo que queda del día”. Fue protagonizado, de forma magistral, por Anthony Hopkins y Emma Thompson. Ellos dieron vida al mayordomo Mister Stevens y la señorita Kenton, quienes trabajaban para un aristócrata inglés cercano al partido nazi alemán, durante la Segunda Guerra Mundial.
Pese al éxito de esa obra por su adaptación cinematográfica, “Los inconsolables” es muy superior literariamente hablando. La novela narra la llegada de un famoso pianista a una ciudad de Europa Central, cuyos habitantes lo esperan con una admiración devota.
Sin embargo, Ryder, el protagonista, pronto descubre que los miembros de la comunidad no sólo ansían escuchar su concierto, sino que demandan de él la resolución de sus problemas existenciales.
Así, poco a poco se entrecruzan microrelatos de historias oscuras, extrañas, incomprensibles, dentro de una narración fundamentalmente onírica. Con ello, Ishiguro destruye una y otra vez la verosimilitud narrativa y sigue la senda del experimentalismo literario.
El escritor utiliza la ficción para reflexionar sobre cosas esenciales de la vida, pero lo hace con distancia, sin imponer puntos de vista; de hecho, pareciera que asume el quehacer de un arquitecto que diseña estructuras por donde los personajes discurren con libertad. Los lectores somos invitados, así, a dialogar con ellos, a ser partícipes de sus problemáticas, a comparar sus angustias vitales con las propias.
Agradezco a mi asesorado que me haya “obligado” a realizar la tarea. Espero que con este artículo otras personas se animen a acompañarme.

*Miembro del Sistema
Nacional de Investigadores




Lo más leído
Balean una casa en la colonia Alma Obrera durante la madrugada 
Extraditan a El Chapo Guzmán a Nueva York 
Analizan implementación del operativo mochila en Zacatecas 
Alcalde Pérez, libre; los afectados se recuperan, pero temen por su seguridad 
Choque entre camión de arena y autobús en India deja 20 niños muertos 
Aplica la Profeco sellos de suspensión en siete tortillerías 
No desaparecerá el Cobaez, revisaremos contrato colectivo de trabajo
Le quitan la vida a un hombre en la colonia Lomas de Plateros 
#Video Vuelve Gorillaz con canción contra Donald Trump 
Google se 'viste' de luto tras ataque en colegio de Monterrey
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.96
Venta 22.46
€uro
Compra 23.37
Venta 23.87

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad