Tuesday 17 de January de 2017

Liderazgo y ciudadanía

     10 Jun 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Esta semana vi un programa de discusión política en Televisión Española, cuyo tema estaba centrado en el movimiento juvenil que se ha instalado en la madrileña Puerta de Sol para exigir a los políticos solución a sus problemas.
Por primera vez conocí a uno de los representantes de este movimiento que ha generado gran impacto nacional e internacional, porque muestra la enorme distancia que existe entre las necesidades de la juventud y los intereses de la clase política, anclada en el poder.
No pude dejar de comparar este movimiento ciudadano con lo que acontece en nuestro país, donde los jóvenes, con muchos más problemas a cuestas, no han mostrado indicio alguno de organización para reclamar atención a sus graves y específicas carencias.
Pareciera que en México toda forma de presión ciudadana requiere de un representante carismático con capacidad no sólo de convocar a miembros de la sociedad, sino, sobre todo, de establecer la agenda de prioridades y la estrategia a seguir.
Ello no se debe, necesariamente, a los intereses del líder que puede iniciar un movimiento con preocupaciones reales sobre algunos aspectos de la crisis nacional, sino a quienes depositan en su persona todas sus esperanzas de futuro. Es decir, da la impresión de que todavía no se supera la imagen del caudillo que todo lo sabe y todo lo puede.
A él se le pide que hable en nombre de todos ciudadanos, independientemente de edades y lugar de residencia, como si, por arte de magia, pudiese conocer los problemas, los anhelos y las necesidades de la sociedad en su conjunto.
Al respecto, muy loable es el esfuerzo realizado por Javier Sicilia al encabezar el movimiento social contra la violencia en México, como totalmente comprensible lo es el dolor por la muerte de su hijo, cuyo suceso ha demostrado, una vez más, que la impunidad en México no tiene límites.
Sin embargo, en nada ayuda que se le perciba como la conciencia ética y moral del país, como sucedió con el subcomandante Marcos del que nada se sabe ahora.
Por ejemplo, ¿qué se quiere decir cuando se exige que se erradique la violencia en México? ¿Es una exigencia al crimen organizado y sus cómplices en los distintos niveles de gobierno?
Incluso, una de las peticiones está orientada a solicitar la salida del ejército de las calles. ¿Eso quieren los ciudadanos de Nuevo León o Tamaulipas, donde policías estatales y municipales han demostrado su colusión con las bandas delictivas? No lo creo.
Pero, insisto, no es culpa del poeta sino de quienes prefieren que él hable en nombre suyo, en lugar de alzar su propia voz.

*Miembro del Sistema Nacional de Investigadores




Lo más leído
Secuestran a dos hombres en Guadalupe
Se registra accidente múltiple en el boulevard
Asesinan a taxista en Ojocaliente
Vocera de PGR descarta orden judicial contra Kate del Castillo
Aseguran un vehículo robado
El viernes será la Feria del Empleo en Calera
Encuentran a un hombre sin vida en Zóquite
Piden a SRE vigilar proceso de mexicano detenido en Letonia
Se pasa el alto y choca
Peña Nieto anuncia medidas en favor de economía y Pymes
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.51
Venta 22.01
€uro
Compra 23.01
Venta 23.51

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad