Thursday 19 de January de 2017

Literatura, políticos y periodistas

     9 Dec 2011 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Decía la semana pasada que la literatura permite el despliegue de la imaginación, la fantasía y el pensamiento. Al entrar en contacto con una obra literaria, el lector participa en un diálogo no sólo con el autor de la misma, sino también con otros lectores y otros escritores que han contribuido a la creación y la recepción del texto.
A ello se debe que la literatura aparezca como una promesa de despojarnos de lugares comunes, inercias reflexivas, prejuicios o saberes anquilosados y rancios.
Por eso sorprende que, a raíz de los yerros de Enrique Peña Nieto en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, algunos periodistas hayan salido en su defensa, con argumentos que muestran, paradójicamente, el poco valor que le otorgan al quehacer político.
Héctor Diego Medina, del periódico Milenio, dice que las críticas a Peña Nieto equivalen a cuestionar a un futbolista porque desconoce el nombre de un cantante famoso. Desde su perspectiva, la vocación del político es gobernar y sólo eso. Que sea culto, conozca de literatura o sepa de arte es intrascendente para él.
Ciro Gómez Leyva dice algo similar. Define a los críticos del exgobernador del Estado de México como esnobistas, al tiempo que recurre a una artimañaza de mal gusto: López Portillo fue un pésimo presidente, pero citaba a Séneca. La deducción es clara: un político que no lee puede ser un excelente gobernante.
Más sutiles, aunque en la misma tesitura, han sido los pronunciamientos de Jesús Silva-Herzog Márquez. A él no le importa el nivel cultural de Peña Nieto, sino sólo su incapacidad de improvisar: “Me preocupa que sea incapaz de activar neuronas cuando surge el imprevisto. Ése fue el angustioso espectáculo que presenciamos quienes lo vimos hundirse en ese pozo oscuro que es para él la invitación a pensar sin coreografía”.
Así las cosas, resulta menos problemático pensar que estos periodistas tienen compromisos políticos que llegar a la conclusión de que creen en lo que dicen. Hablaría muy mal de ellos que dieran escaso o nulo valor a ámbitos de la vida humana tan significativos para el desarrollo del pensamiento libre. No sólo denigran la política en su sentido más amplio, sino también se denigran a sí mismos como periodistas.
Les vendría bien leer a la escritora Rosa Régas cuando escribe: “Leer es ante todo un ejercicio de la mente. La mueve, la revoluciona y la desarrolla, siempre produciéndole esa inquietud que asoma cuando conocemos otros ámbitos y otras opiniones. Todo el que bebe de ella (la literatura) no sólo participa de la creación del autor, sino que a partir de ella crea su propia historia”.

*Miembro del Sistema Nacional de Investigadores




Lo más leído
Google se 'viste' de luto tras ataque en colegio de Monterrey
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.94
Venta 22.44
€uro
Compra 23.31
Venta 23.81

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad