Monday 16 de January de 2017

Lo que la violencia se llevó

Arterias

     20 Dec 2012 03:20:00

A- A A+

Compartir:
Adam Lanza, fue el autor de la masacre en Newtown, Conneticut.
Adam Lanza, fue el autor de la masacre en Newtown, Conneticut.

La sociedad contemporánea se ha creado: matado, gritando y maldiciendo con rabia, impotencia y terror por más 2 mil años para perfeccionarla a imagen y semejanza del hombre.

William Faulkner

Después de una semana de actos escalofriantes y estremecedores como lo fueron la muerte de 10 niñas en una mina de trabajo en Afganistán o la masacre de la escuela Newtown en Connecticut y su impacto en el medio político y social, estos nos llevan a una reflexión profunda de hasta dónde nos ha arrastrado la violencia y la crueldad.
Si bien el acto inhumano de la muerte de niños y adultos inocentes es alarmante y estremecedor, más sorprendente es la respuesta de cómo solucionar el problema que se presenta frecuentemente en escuelas y espacios públicos de EU.
Tacharlo de surrealista minimizaría el atrevimiento del senador republicano Dennis Baxley, que abogó por que los profesores puedan portar y usar armas para combatir este tipo de atentados.
Más allá de deplorar la despiadada iniciativa del legislador es un llamado de atención para nuestra sociedad contemporánea que va perdiendo comprensión hacia la misma comunidad y los umbrales de la violencia se van desdibujando a tal grado que la cotidianidad se imprime en periódicos con titulares pornográficamente violentos, personas cercanas victimizadas, cambio de hábitos en nuestro estilo de vida y, lo más preocupante, nuestra capacidad de asombro se vuelve más dura e insensible.
Nos encontramos con una sociedad de un egoísmo exacerbado, donde el bienestar propio prima sobre el común y donde mis semejantes son desconocidos, peligrosos, inciertos y hasta amenazantes.
Las relaciones humanas hoy más que nunca se encuentran fragmentadas y los ciudadanos vivimos desvinculados de la misma sociedad.
El mayor promotor de esta frialdad compartida sin duda alguna es la desigualdad.
En medida en que no se garantice por parte del Estado la igualdad de oportunidades, estaremos destinados a la división y a la conformación de “la esperanza egoísta común” (Bauman) invadida de un miedo colectivo y un exprés olvido.
Una sociedad con tales características es el caldo de cultivo perfecto para el nacimiento de fundamentalismos religiosos y/o dogmáticos que tienen como piedra angular de su filosofía “el hoy y ahora” sin esa trascendencia que antiguamente era necesaria para creer.
No es añoranza de los “viejos tiempos” sino un recorrido del cómo la violencia ha ganado terreno en nuestra vida misma y ha conseguido despedazar las fuertes y sólidas relaciones sociales con las que habíamos vivido.
Tal vez los mayas no se equivocaron al indicar el fin de un mundo lleno de esfuerzos y conquistas colectivas para pasar a un mundo de desarraigo afectivo donde lo visceral estorba y entorpece el éxito; para mí eso sí es el fin de nuestro mundo.
La única manera de construir una nueva sociedad contemporánea basada en la cooperación es definitivamente humanizar al individuo, conectarlo de nuevo con sus semejantes y que éstos se conozcan y se reconozcan como iguales tronando las burbujas que la terrible desigualdad ha formado. Lo anterior sólo se logrará al asegurar el bienestar físico y cultural de los ciudadanos.

*Twitter: @mantramexicano




Lo más leído
Acusan anomalías en entrega de 29 concesiones
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
Levanta plantón Supdacobaez; esperan pago a más tardar el miércoles
Mineros, listo para recibir a Puebla en la Liga MX
Sevilla remonta, trunca racha del Madrid y se pone a uno
Ajuste salarial sólo ahorraría 182 mdp; recorte para alta burocracia
La Juve cae ante Fiorentina y queda presionada en la cima
Ante el 'gasolinazo', conoce las alternativas energéticas
Mineros caen ante Leones Negros en Segunda División
En un clásico de suspenso, Packers eliminan a Cowboys
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.65
Venta 22.15
€uro
Compra 22.97
Venta 23.47

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad