Tuesday 17 de January de 2017

Los codiciados jóvenes

     13 Jun 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Como era previsible, el movimiento Yo Soy 132 fue infiltrado. Tan rico filón juvenil no podía salir incólume de las egoístas apetencias de partidos, grupos de poder y organismos públicos y privados.
Así, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), puso a la cabeza de un supuesto grupo escondido de la corriente nacida en la Universidad Iberoamericana a Rodrigo Ocampo, uno de sus asesores.
Divide y vencerás es consigna contra la acción de jóvenes anhelantes de una nación regida por la legalidad, honestidad, democracia, libertad de expresión, justicia social y desarrollo económico.
La maniobra empresarial para debilitar al Yo Soy 132 fue descubierta tempranamente, pero sin duda vendrán mayores esfuerzos para liquidar o por lo menos desacreditar el empuje de esos miles de jóvenes que oxigenan la práctica política.
Bajo las reservas necesarias, puede compararse el actual movimiento con el estudiantil de 1968, que resistió fuertes embestidas gubernamentales y oficiosas para liquidarlo, desviarlo o dividirlo. La fuerza de su estructura lo impidió.
Entonces contó mucho la presencia de jóvenes comunistas, avezados en la organización y movilización social, y la cohesión de universitarios y politécnicos que confiaron plenamente en líderes surgidos naturalmente desde las bases de asambleas estudiantiles.
Mantener la autenticidad del Yo Soy 132 no es fácil, porque es un movimiento representante millones de votos que podrían dar el triunfo a alguno de los candidatos presidenciales.
Tan codiciado botín estará bajo constante asecho de las fuerzas electorales en pugna. Corresponderá a los integrantes mantenerse en guardia para sobrevivir ajenos a directrices de partidos, pero la sociedad también debe asumir una responsabilidad para preservarlos.
En las filas del Yo Soy 132 ya se expresan tendencias políticas y no puede repudiársele por ello.
La neutralidad es casi imposible cuando se transita una coyuntura electoral, pero la esencia democratizadora, pluralista y promotora de honestas prácticas de gobierno y de un manejo ético y responsable de los medios de comunicación no sólo debe respetarse, sino respaldarse ampliamente, porque de esto depende que dejemos de ser una país en crisis y nos coloquemos ante la vía del verdadero progreso.
Estos miles de muchachos también deben encarar plenamente su responsabilidad civil. Son necesaria e ineludiblemente entes políticos. Tienen que conducirse como tales y cifrar en su voto las aspiraciones que los han movilizado. En el poder que los espera en las urnas radica la posibilidad de sacar a México de su actual postración.
Otro tanto, sin embargo, dependerá de los partidos y sus candidatos. Ojalá estén a la altura de las exigencias de cambio. Si no, le apostarán al retroceso.
Faltan 17 días para los comicios. Poco tiempo en el calendario, pero largo trecho en la vida de un país convulsionado por la violencia, la corrupción y las desmedidas ambiciones de poder; pero sobre todo, urgido de transformaciones favorables al pueblo.

*Periodista
ricgomm@hotmail.com
 




Lo más leído
Secuestran a dos hombres en Guadalupe
Se registra accidente múltiple en el boulevard
Aseguran un vehículo robado
Encuentran a un hombre sin vida en Zóquite
Se pasa el alto y choca
El viernes será la Feria del Empleo en Calera
Piden a SRE vigilar proceso de mexicano detenido en Letonia
Se pone agresivo con Tránsito
Por Trump, anuncian cerco a Embajada de EU y bloqueo a puentes internacionales
Peña Nieto anuncia medidas en favor de economía y Pymes
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.50
Venta 22
€uro
Compra 23.02
Venta 23.52

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad