Saturday 21 de January de 2017

Los demagogos de la gasolina

Perspectivas

     23 May 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

In memoriam de mi hermano Eugenio,quien falleciera el pasado día 15

La historia de la humanidad ha demostrado que cuando los gobiernos quieren crear paraísos en la tierra lo único que consiguen es crear infiernos.
Lo hemos vivido en México entre 1970 y el año 2000 cuando los gobiernos dijeron que “administrarían la abundancia”, “evitarían que el país se les cayera de las manos” o “iríamos al primer mundo”.
Todos esos intentos de paraísos finalizaron en verdaderos infiernos económicos que empobrecieron a los mexicanos porque les volatilizaron su patrimonio con crisis económicas recurrentes.
Ahora, el pensamiento que inspiró a aquellos gobiernos,  reaparece para defender a los mexicanos de los gasolinazas. PRI y PRD han solicitado que se congelen los precios de los combustibles porque están acabando con la economía de la gente, afectando seriamente el poder adquisitivo de los más pobres, etc. Etc.
Estos neodefensores de los pobres sólo son populistas sin memoria que quieren olvidar que cuando se prometió crear paraísos fue precisamente cuando los precios de las gasolinas volaron en México.
En el gobierno de Miguel de la Madrid los precios de las gasolinas aumentaron 18,010% en seis años; en el sexenio de José López Portillo, subieron 900%; en el de Carlos Salinas de Gortari, 136%; en el de Ernesto Zedillo, 290%; en el de Vicente Fox, 28% y en el de Felipe Calderón, han subido 33%.
Pero además, las realidades de hoy son diferentes. Así como en algún momento, sexenio de López Portillo, por ejemplo, los precios de las gasolinas en México eran más altos que en Estados Unidos, hoy por hoy, la gasolina en México está 27.6% más barata que en Estados Unidos.
Y a esto hay que sumarle el hecho de que importamos casi la mitad de la gasolina que consumimos, lo que en cristiano significa que Pemex compra gasolina cara en Estados Unidos y la vende en México con un descuento del 27.6%.
Este año, según cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, gastaremos en ese subsidio, 170,000 millones de pesos, que es casi seis veces el subsidio que se le da al UNAM cada año, 30,000 millones de pesos.
Esos 170,000 millones con que se subsidia la gasolina no es dinero del gobierno, sino de los ciudadanos que pagan impuestos.
Es decir, un porcentaje de cada peso que se pagan de impuestos se usa para subsidiar los precios de la gasolina, con un agravante enorme: 68 centavos de cada peso con que se subsidia el combustible, benefician al 20% de la población más acomodada del país.
Es irracional que se subsidien los combustibles  y más irracional, pedir al gobierno que se paren las alzas a las gasolinas, dizque para proteger a los pobres, cuando en realidad se subsidia a quienes más tienen.
¿Se quiere apoyar a los pobres?.
Apoyemos las reformas que garantizan el crecimiento de la economía, apoyémoslos con subsidios dirigidos a ellos precisamente  y no, como los de la gasolina, que apoyan esencialmente al 20% de los mexicanos.
Lo lógico, lo racional lo justo para todos es que los precios de los combustibles se actualicen para dejar de subsidiar a los que más tienen y para usar esos 170,000 millones que hoy gastamos en mantener los precios de los combustibles artificialmente bajos, se “quemen” para alimentar los carros de los más ricos.
Hasta el próximo lunes con nuevas… PERSPECTIVAS.  

*Diputado Federal.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad