Wednesday 18 de January de 2017

Los diálogos y la palabra empeñada

     1 Jun 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Hace casi un año en el primer diálogo por la paz, Javier Sicilia, dirigente del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, reclamaba al presidente Felipe Calderón el mal funcionamiento de las instituciones y si bien, no la responsabilidad, sí su participación en el “pudrimiento" de las mismas.
Desde un inicio los reclamos de Sicilia han sido severos, las palabras utilizadas, aún no tengo claro si a nombre del movimiento o a título personal, han sido duras y siempre  con el afán de evidenciar que las autoridades no han cumplido con el deber encomendado.
Ese 23 de junio el escritor señalaba: “habernos movilizado hasta aquí para recordarles su deber habla muy mal de las instituciones y del dinero que gastamos en ellas…”, refiriéndole  en todo momento que la corrupción y la impunidad han generado la espantosa violencia que se vive.
Ese encuentro estuvo plagado de reclamos, todos orientados a demandar que el Estado cumpla con el deber de proteger a los mexicanos y defender sus derechos, en ese afán formularon una serie de peticiones, las respuestas claras y decisivas que exigieron al titular del ejecutivo para garantizar la justicia y la paz, aún están pendientes.
Ahora el encuentro ha sido con los cuatro aspirantes a la Presidencia de la República, la postura del movimiento fue otra vez de reclamo y exigencia frente a sus interlocutores, esta vez Sicilia comenzó por hacer una radiografía de los candidatos, enfatizando los defectos y las casi nulas, según él, cualidades de cada uno.
Ninguno salió bien librado, todos recibieron críticas y algunos hasta se les imputó responsabilidad por la mala gestión de  sus partidos en los gobiernos, se habló de intolerancia e insensibilidad ante la problemática del país y aunque no me convence  del todo la actuación de Javier Sicilia, sí reconozco que el ejercicio, traducido en la interpelación directa de un grupo de la sociedad a los candidatos, sienta un importante precedente para la democracia en nuestro país.
Cada candidato respondió de distinta manera a los señalamientos, unos reaccionaron ante la critica vertida, otros hicieron  suyo el coraje y dolor de las víctimas y algunos se mantuvieron en su discurso de campaña; pero todos, asumieron el reto, por difícil que se perciba, de cambiar la situación que vive México.
La intención de los diálogos no era la promoción de un candidato, ni tampoco definirse a favor de alguno de los contendientes, sino escuchar sus propuestas para resolver la problemática, será la ciudadanía quien defina en las urnas a quién exigirá, una vez que asuma el mando, honre la palabra empeñada  en el Castillo de Chapultepec de trabajar por devolvernos la paz perdida y que tanto necesitamos.

*Docente-Investigadora
de la UAZ 
 




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.51
Venta 22.01
€uro
Compra 23.01
Venta 23.51

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad