Sunday 22 de January de 2017

Los domingos al sol

Los días del Bi-100

     2 Oct 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:
Zacatecas, visto desde La Ciudadela (actual escuela Enrique Estrada).
Zacatecas, visto desde La Ciudadela (actual escuela Enrique Estrada).

Otoño de 1912. Ramón López Velarde (jerezano, soltero, 24 años, vecino en la Ciudad de México) está activo en L’ Intelligence.
Desde el catolicismo militante sigue haciendo observaciones críticas a los gobiernos estatales, sobre todo a los vinculados al liberalismo anticlerical que tuvo un amplio campo de acción en el porfirismo.
El 1 de octubre de 1912 publicó dos artículos: Exposición y Reelección. Los firmó como Esteban Marcel.
Los textos fueron incluidos en la columna Instantáneas, del periódico La Nación. Va el inicio irónico de Exposición:
“Hay sus caprichitos, no cabe duda. Pero como el capricho del gobernador (José Trinidad) Alamillo no hay ninguno. Nos referimos a su descabellado proyecto de la Exposición costeña. ¡Para exposiciones estamos!”
También, Ramón sigue en lo que, ahora se comprende, fue más lo suyo: escribir y describir para presentar su percepción de la realidad.
El 4 de octubre publicó el texto Otoño. Éste estuvo en la columna Vidrios de Colores, del diario La Nación. Ahí recrea sus días en tiempos de vorágine social:
“Nada más propicio que la quietud lírica de octubre para engarzar emocionados recuerdos (…) Reina la noche; la luna riega su plata sobre la ciudad; ha expirado, en las ondas trémulas del viento, el eco de la algarabía de los pájaros; los arbustos del jardín se confunden con un solo matiz; los dorsos de las estatuas imperan, blancos y esbeltos, sobre la calma de los senderos.”
En Zacatecas también se vive en otoño. Pero es otro el transcurrir.
Hay un par de datos que indican nuevas prácticas culturales.
En junio de 1912, la señorita Catalina Aguirre solicitó empleo al jefe político de Zacatecas. Éste, sin posibilidad de contratarle, la envío con carta de recomendación al gobernador. Él sí le proporcionó trabajo. Fue designada escribiente en la secretaría de gobierno.
Si la información no falla, fuera del gremio de las profesoras, Aguirre es la primera mujer trabajadora en las oficinas del gobierno estatal.
En lo que corresponde a los “empleados particulares”, un numeroso contingente estaba integrado a la Unión Zacatecana de Empleados Particulares.
 Ésta era una asociación formal, con reglamento, directiva y salón de sesiones (el tercer piso del Teatro Calderón).
Eran leales al gobierno. Así lo muestra su participación en las ceremonias cívicas de septiembre y por la instrucción militar que recibían, por si se requería defender la ciudad. A cambio, desde abril, se cambió el reglamento de policía, para que todo el comercio y las tiendas cerrasen sus puertas. El fin era que los empleados los domingos estuvieran al sol.

*Historiador y profesor universitario




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad