Monday 23 de January de 2017

Los milagrosos "quita-lonjas"

     5 Feb 2013 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Hace unos días tomé la decisión de aumentar mi cultura general así como entender el “fenómeno telenovela” que cautiva a tantas personas.
Me tomé la tarde, me vestí cómoda y me di a la tarea frente a la televisión.
Primero que nada, me impactó el número de horas de transmisión de este tipo de programas, la cantidad de temas que se abarcan y el hecho de que me tomaría toda la tarde y hasta entrada la noche acabar con mi misión; pero la verdadera sorpresa fue el sinnúmero de comerciales que se transmiten vendiendo soluciones para bajar de peso, esconder los gordos o comer sin medida con remedio inmediato. En resumen, el mensaje durante la tarde fue que puedo comer lo que quiera sin preocuparme por los excesos, ya que después me puedo embarrar, cinchar, tomar o machacar el cuerpo para eliminar o corregir el resultado de mi "piggy show". ¿Será el mensaje correcto para un país que es campeón en obesidad?
Existen un sinfín de soluciones: están las pastillas y bebidas que aceleran el metabolismo y prometen ser inocuas, también los ungüentos que derriten los gordos durante el día y la noche, los cuales añaden a su mensaje escenas de inodoros con los desechos para dar muestra de su eficacia.
Ahora que, si no quiere arriesgarse, puede apretar lo que le sobra con prendas que disimulan las tallas de más -sin riesgo de sofocarse- y queman la grasa con sólo utilizarlas.
También, para los enemigos de ingerir "ayuditas", se ofrecen múltiples artefactos "machaca lonjas" que, yo espero, sepan detectar la grasa y no machaquen también algún órgano vital. La otra opción, en este gran abanico de posibilidades, son los productos lácteos que contienen lactobacilos prebióticos o fibra que se consumen cuando no has comido correctamente y te sientes “sucia” por la mala digestión.
Estas bebidas prometen actuar con rapidez y, para comprobarlo, presentan personas que no contaban con la eficacia del producto y tiene que pedir el baño urgentemente.
¡Nunca, durante las casi seis horas que estuve frente al televisor, vi un solo “spot” que aportara información útil o consejos para alimentarse correctamente, practicar algún deporte o advertir sobre las consecuencias por no hacerlo!
Lo que si vi, fue la recurrencia en el mensaje de que ser gordo equivale a ser feo, y que la disciplina en la alimentación no es importante, siempre y cuando cuentes con cualquiera de estos productos mágicos.
¡Ocupamos el primer lugar en obesidad en todas sus categorías! ¡Es un problema de salud pública muy grave!
En México la gente se guía por lo que dice la televisión, nuestros legisladores deberían estar verdaderamente ocupados en promover, por este medio, medidas que ayuden a adoptar mejores hábitos de vida, no en convencer de lo que no hacen por la sociedad.

*Ciudadana del mundo
analizazac@hotmail.com
 




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.39
Venta 21.89
€uro
Compra 22.93
Venta 23.43

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad