Saturday 21 de January de 2017

Los precandidatos únicos, ¿están obligados al silencio?

     25 Jan 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

El pasado fin de semana la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resolvió el asunto de la actividad permitida para los precandidatos únicos. Vale la pena recordar que la regulación de las precampañas y,  por tanto, de los precandidatos, es reciente en nuestro sistema electoral, pues fue incluida en las reformas constitucionales y legales 2007-2008.  
La intención de tal regulación fue hacer prevalecer la equidad en las contiendas electorales y no permitir la ventaja de personajes políticos que realizaban actividades político- electorales, fuera de tiempo. El tiempo permitido es la etapa de precampañas, que debe suscribirse al inicio del proceso federal y sólo cuando los partidos políticos han lanzado sus convocatorias, registrando a las personas  aspirantes a la candidatura e iniciado el proceso de selección interna.
Cuando se realizan actos proselitistas fuera de este tiempo, se califican de “actos anticipados de precampaña” y pueden sancionarse hasta con la pérdida de la candidatura.  
Las reglas para los precandidatos incluyen el respeto a los estatutos y convocatorias de su partido, el realizar actos proselitistas dirigidos a su militancia y siempre señalar la calidad de precandidato o precandidata con que actúan.  De esta forma, hemos visto en radio, televisión, internet y prensa escrita la presencia de los precandidatos y la precandidata del Partido Acción Nacional a la Presidencia de la República.
Sin embargo, existen, como sabemos, dos precandidatos únicos. El postulado por la coalición Compromiso por México, integrada por PRI-Verde, y el de la coalición Movimiento Progresista, formada por PRD-PT-Movimiento Ciudadano. Y aquí la cosa comienza a complicarse.  Así es, en el caso de existir una contienda entre varios precandidatos o precandidatas, deben buscar la simpatía de quienes decidirán quién debe representar al partido; pero en el caso de  las precandidaturas únicas, ya se ha definido quién irá a la elección y no existe una lucha por la conquista del voto al interior del partido.  
De esta forma, en los procesos electorales locales sucedidos entre la reforma del 2007-2008 y el proceso federal en curso, se condenó a los precandidatos únicos al silencio, a la no aparición pública y el sigilo en la celebración de actos públicos.  Incluso alguna legislación estatal estimó conveniente limitar el número de asistentes a los actos de precampaña, disposición que a la postre fue declarada inconstitucional.
Así, cuando la Sala Superior resolvió el Juicio de Protección de los Derechos Político Electorales respecto de la legislación de Yucatán, uno de los precandidatos únicos, Andrés Manuel López Obrador, mediante 20 preguntas, solicitó la aclaración respecto de lo que un precandidato puede o no puede hacer.  
Después, la Sala llamó al IFE al conocimiento del asunto y el órgano electoral emitió un acuerdo en el que se suscribieron los límites de dicha presencia pública, mediante el cual determinó: los precandidatos únicos deben tener a salvo el ejercicio de su libertad de expresión, el de asociación y de reunión; que los límites a las personas precandidatas son la utilización de tiempo en radio y televisión y el llamado al voto para sí o los partidos; que no es posible hacer un catálogo de actos permitidos a un precandidato único y que existe la limitación de dar a conocer la plataforma política de los partidos.
El Partido Acción Nacional impugnó tal acuerdo y ahora, al resolver el recurso de apelación (SUP-RAP-3/2012), la Sala Superior ha confirmado tales puntualizaciones.
La resolución en cuestión ha dejado firme el acuerdo del IFE, pues ha estimado que se ha realizado una interpretación de la ley conforme a la Constitución, que respeta los derechos político-electorales de las personas con apego a los principios de la materia electoral. Por tanto, los actos que sí pueden hacer los precandidatos y precandidatas únicos, son: participar, criticar, debatir, en uso de su libertad de expresión; participar en reuniones o eventos públicos y privados.
En eventos públicos abiertos a la sociedad no podrán solicitar el voto para sí o para su partido; no presentarán la plataforma electoral de su partido o coalición y, desde luego, no podrán utilizar los tiempos del estado que distribuye el IFE en radio y televisión.  
En la discusión de esta resolución destaca la posición del magistrado Manuel González Oropeza, quien señaló que no sólo en el acceso a radio y televisión se ejerce el derecho de libertad de expresión. Al final, en el tratamiento entre los magistrados y la magistrada quedó asentado que los límites son “un hilo muy delgado, que sólo atendiendo a cada caso en concreto se podrá definir”.  
Así las cosas, ahora se tiene la certeza jurídica y las personas precandidatas únicas, tienen un piso mínimo de seguridad para sus actividades de precampañas, aplicable, desde luego, a las precandidaturas a diputaciones y senadurías.  

*Doctora en Derecho y consejera presidenta del IEZZ
soto@itesm.mx




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad