Wednesday 18 de January de 2017

Los que cuentan su vida

     21 Jan 2013 03:30:00

A- A A+

Compartir:

El fenómeno de confesarse en público parece crecer en tiempos de crisis. Así lo resume Vicente Verdú: “todas las anteriores crisis financieras han reunido dos características fundamentales. Una ha sido el recrudecimiento en la desigualdad en las rentas, y la otra un tiempo en que el romanticismo dominaba sobre el racionalismo, la emoción sobre el sentido común y el deseo de aventura sobre el hastío de unos valores en descomposición”.
A todo el entramado de programas donde las personas desnudan sus sentimientos se le llama telebasura: abundancia de concursos, programas del corazón, telenovelas lacrimógenas, tertulias diseñadas para el insulto y el ridículo…, todo ello aderezado con un lenguaje vulgar, soez y grosero.
Fue también en los 90 cuando empezaron a entrar en las parrillas de programación los llamados reality shows, programas que por primera vez mostraban en España las miserias de ciudadanos anónimos para nutrir la curiosidad morbosa de millones de espectadores. Los periodistas de la época interrogaban a sus invitados mientras los distintos planos y la música ambiente acentuaban el dramatismo de lo contado.
A partir de entonces, hubo carta blanca para revolotear alrededor de la carroña: muchos reporteros, tras un atentado terrorista, aguardaban a los familiares de la víctima en los portales de sus viviendas para captar la mejor instantánea o la más desgarradora de las declaraciones. Así se enteró el padre de Miguel Ángel Blanco de la muerte de su hijo. La gente quería más, y la televisión, que funciona al ritmo de la actualidad, renovó sus contenidos.
Y entonces apareció un filón de oro: el mundo rosa. “El glamour de los famosos, sus excentricidades y, sobre todo, la posibilidad de adentrarse en sus intimidades y ver que no son tan distintos de nosotros, generó una nueva fiebre mediática”.
Las parrillas de programación de las sobremesas se fueron completando poco a poco con el mundo del corazón, lo que supuso una especie de avanzadilla para lo que sería el ataque definitivo. Poco después, las tardes se llenaron de magazines con las confesiones de maltratos, engaños amorosos u orientaciones sexuales de todo tipo para ganarse a un público concreto, necesitado de morbo.
Pasaron los años 90 y los realities se convirtieron en los reyes de la televisión: los programas llevan al límite todo tipo de situaciones. Todo vale en este tipo de programa. Su público se cuenta por millones en todo el mundo.
Lo que está claro es que la gente se refugia en la telebasura porque se relaciona menos con las personas de su entorno, pero, por otra parte, al ver tanta telebasura, también se implica menos en su contacto con el resto de las personas de su alrededor. Mientras tanto tiene necesidad de contar su vida o de ver y escuchar cómo la cuentan otros. “Hablar por hablar…”.

*Centro de Colaboraciones Solidarias




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.51
Venta 22.01
€uro
Compra 23.01
Venta 23.51

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad