Thursday 23 de March de 2017

Los retortijones del pacto

     4 Dec 2012 03:40:00

A- A A+

Compartir:

Sólo mencionar la palabra pacto causa retortijones de aquellos vientos priistas de Miguel de la Madrid Hurtado y de Carlos Salinas de Gortari, porque se trata, como lo vemos a distancia, de una estrategia mediática, de imagen. Hablar de un pacto es sinónimo de un gobierno autoritario, no democrático.
Sin duda el país necesita urgentemente un suero que unifique a los mexicanos, a las organizaciones, a la sociedad, a los partidos políticos, pero convocar a un pacto es un regreso al pasado, un recuerdo de mal sabor de boca para quienes los vivieron en esos años y una palabra hueca y sin sentido para las nuevas generaciones que no vivieron ni supieron ni escucharon del Pacto de Solidaridad Económica.
En un mundo globalizado, en un continente más cercano entre los gobiernos, en un globo terráqueo que se encoge debido a las nuevas tecnologías, en un México violentado y violento, en un país con canales horizontales de información, dividido por fuerzas que ya comienzan a dibujarse con pinceladas añejas y rencores enraizados, un pacto sólo tiene un significado meramente político y muy lejos de ser práctico y, sobre todo, democrático.
El pacto en estos tiempos es un instrumento de imagen. Son de esas reuniones protocolarias donde todos firman intenciones y al salir hacen todo lo contrario. Un pacto significa, en el fondo, falta de liderazgo porque quien tiene el mando no necesita convocar sino actuar; iniciar un gobierno con esa falla de cálculo político sólo complicará el andar del nuevo gobierno priista en la Presidencia de la República y podemos caer, nuevamente, en un gobierno con maquillaje.
Estos tiempos no están para desplegar esas estrategias de imagen. El país necesita un gobierno fuerte, con liderazgo auténtico que no firme pactos sino que demuestre diariamente, con hechos, como se suman los mexicanos en un mismo proyecto. De otra manera, sólo es una búsqueda de reflectores y discursos como ocurrió con aquel pacto en el que decenas de comunicadores y empresas dijeron que difundirían con inteligencia la información generada por actos de la violencia del narcotráfico y a los pocos días hicieron lo contrario.
Un pacto es un mecanismo de control en un gobierno autoritario, no democrático, porque quienes lo firman deben someterse irremediablemente a un designio vertical, no horizontal, imposible de realizar en una estructura democrática. Un pacto es una orden, no una propuesta para encontrar coincidencias. Esa lógica funcionaba hace algunos 25 años con las presidencias omnipresentes y omnipotentes. En estos años cuando no existen esos controles es inoperante firmar un pacto porque tarda más en organizarse que en violentarlo, como la experiencia lo ha demostrado.

*Periodista freelance
Director de elhorizontal.com
edgarfelix@elhorizontal.com




Lo más leído
Muere un hombre y una mujer al ser atropellados por un tráiler
Visita al doctor
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.98
Venta 19.48
€uro
Compra 20.57
Venta 21.07

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad