Tuesday 24 de January de 2017

Los tarahumaras y el asistencialismo

     20 Jan 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

A través de los medios de comunicación hemos sido informados de la situación por la que atraviesan los Tarahumaras en la sierra de Chihuahua, el precario  y difícil escenario que se les presenta ahora ya se había advertido desde tiempo atrás, cuando activistas en el mes de noviembre señalaron la desesperación de estas familias por que las reservas de alimento se les estaban agotando.
Siempre hemos sabido que los Tarahumaras viven en condición de pobreza y marginación, pero ahora la situación es más grave, los tarahumaras viven en buena medida de la siembra de frijol y maíz, la sequía que afecta a buena parte del  país, también les ha perjudicado.
Sobre los estragos que las bajas temperaturas les ocasionan, cada año vemos en medios impresos y televisivos, notas o incluso una serie de amplios reportajes sobre ellos; de tal manera que la situación de los habitantes de la sierra  Tarahumara siempre ha sido y es complicada; sociedad y gobierno la conocemos.
De igual forma conocemos la respuesta de las autoridades para apoyarlos: despensas y cobijas; porque los gobiernos, estatal y federal, todo lo quieren remediar con estos apoyos que para cualquier población en situación de emergencia, sin duda son útiles; pero en caso de poblaciones cuya condición es atávica, como la de los Tarahumaras y otros grupos indígenas del país, son solo paliativos; lo que necesitan son soluciones estructurales que resuelvan su situación de fondo.
Es fundamental que el gobierno implemente programas sociales que contribuyan al desarrollo de estos grupos  y de todos los que padecen pobreza en nuestro país, programas que proporcionen apoyos que se traduzcan en incentivos para modificar su condición y no sólo apoyos asistencialistas que temporalmente disfrazan su realidad.
Es claro que los programas sociales llevados hasta hoy por el gobierno no han servido para cambiar las condiciones de esta población, insisto, son programas asistencialistas que sólo alivian de momento su paupérrima realidad, es inminente cambiar el modelo de ayuda, deben implementarse  programas que integren a estos grupos  en la estructura productiva del país.
Resulta un insulto a la inteligencia de cualquiera que los gobiernos mencionen que históricamente han destinado 945 millones para ayudar a esta población, ¿se invirtió todo en despensas y cobijas?; seguramente, de otro modo el impacto sería otro y a estas fechas la situación de los Tarahumaras no sería un problema más para México.
El modelo asistencialista no ha combatido la pobreza en México, el gobierno debe implementar programas que reviertan la miseria que viven miles de mexicanos,  eso solo se logrará cambiando el modelo de ayuda, enseñando y dando a su población oportunidades para pescar y no dándoles, cuando la necesidad apremia, un poco de pescado.  

*Docente Investigadora de la UAZ




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.42
Venta 21.92
€uro
Compra 22.92
Venta 23.42

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad