Monday 23 de January de 2017

Los últimos días de Calderón

     19 Jun 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Después de terminar las tradicionales conferencias de prensa del CEN del PAN, todavía con Carlos Castillo Peraza y Luis Héctor Álvarez rondando los pasillos de la antigua sede de López Cotilla y Ángel Urraza, en la Ciudad de México, Felipe Calderón Hinojosa buscaba platicar con los reporteros, escuchar inquietudes, analizar escenarios. Me parecía un dirigente sencillo, abierto y muy sensible, aparte de una inteligencia privilegiada. Tenía un aspecto de nerd por convicción, como la tiene ahora, por más Presidente que sea. Pero siempre fue desconfiado y quisquilloso entre lo que decía y se publicaba. Era excluyente al comentario soez y vulgar, a la falta de análisis y del rigor periodístico. Todo leía y casi todo sabía de la prensa y sus miserias. Era un dirigente muy joven y con ese estilo panista de niño bien portado.
Visto desde entonces, Felipe Calderón fue el delfín de Castillo Peraza y de Luis Héctor Álvarez, dos líderes que marcaron desde el sexenio de Salinas de Gortari los derroteros del PAN hasta estos años porque Vicente Fox fue un accidente en el camino político de Los Pinos y el poder, un chivo loco que se atravesó cuando el PAN había tomado la suficiente estatura y estructura -sobre todo, estructura- para disputar la Presidencia de la República al PRI y todo lo que representaba. El PAN se fue preparando para estos años con batallas ganadas que comenzaron en Baja California, con Ernesto Ruffo Appel, y alcaldías aquí y allá, hasta llegar a Los Pinos, pero Fox no estaba invitado.
Los años, eso que llamamos historia, van redondeando las puntas del cuadrado, van aclarando el panorama de lo que ha pasado y cómo personajes que odian las clases populares y se convierten en los villanos favoritos, conforme pasan los años, pueden convertirse en estadistas. Como ocurrió con el expresidente Ernesto Zedillo Ponce de León, tal vez el más caricaturizado negativamente y el más criticado por su “tibieza”, pero ahora entendemos que Zedillo fue primordial en el camino de la democracia mexicana. Reconocido por dirigentes de todos los partidos. Tal vez Calderón Hinojosa no esté en esta ruta, pero hay muchas acciones que tomó desde el poder que ejerció sin vacilaciones. Hay mucho que analizar de este sexenio que concluye, para asuntos prácticos, este 1 de julio próximo. Quedarán una larga lista de sutilezas y evidencias que sólo el tiempo pondrá en su lugar.
Felipe Calderón Hinojosa vive sus últimas horas en el poder, sus últimos minutos y discursos. Pasará, por lo pronto, a ser el Presidente de la guerra, el mandatario que dejó algo así como 80 mil muertos sin nombre. Tal vez el último panista de esta era azul de 12 años. Cierra, indudablemente, una era política del país. Todavía no sabemos con precisión los alcances de las acciones de su administración ni tampoco la parte más sensible que debió atender y que desde este lado del análisis no vemos porque necesitamos la mirada retrospectiva de los años.

* Periodista




Lo más leído
Choca de lleno un Caribe contra un autobús  
Se queda Chicharito sin novia y boda 
Reitera Tello la importancia de valorar al Cobaez; hay que ir al fondo, dice 
'Split' supera expectativas y es la cinta más taquillera
Tienen nuevo plazo los comerciantes del Arroyo de la Plata
Le niegan el permiso para salir con amigos y se quita la vida en casa
10 beneficios de cantar  
Prepara Hacienda precio máximo para gasolinas en febrero 
Firma Trump salida de Acuerdo Transpacífico 
Quieren promover festivales a nivel nacional 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra
Venta 0.5
€uro
Compra
Venta 0.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad