Thursday 23 de March de 2017

Luna llena… de curiosidades

Horrografías

     9 Jul 2012 03:20:00

A- A A+

Compartir:
En 1734 la RAE definía a la Luna como “el menor de los dos luminares que puso Dios en el cielo para que presidiese a la noche”. (Foto: photos.com)
En 1734 la RAE definía a la Luna como “el menor de los dos luminares que puso Dios en el cielo para que presidiese a la noche”. (Foto: photos.com)

Ah pero qué bonita es la luna, ¿a poco no? A todo el mundo le gusta, y cuando vemos que está redonda, hemos de mostrar nuestra fascinación y dedicar un rato a contemplarla embelesados.
“Luna” es una palabra que conservamos tal cual se decía en latín. En el primer Diccionario de la Real Academia Española, de 1734, se le definió como “el menor de los dos luminares que puso Dios en el cielo para que presidiese a la noche”.
En la actualidad, a la Luna se le define, simplemente, como el único satélite natural que tiene la Tierra, y en ese sentido, debe escribirse con mayúscula inicial.
Por su origen, la palabra luna se relaciona con luminoso, luz, lucir y lumbre. Y de ella derivan otras como lunes, que es el día de la Luna, y lunar, por la forma de esta mancha en el cuerpo y porque se creía antiguamente que este astro, el favorito de la poesía, era culpable de su existencia.
También hablamos de alunizar cuando una nave o un hombre pisan la Luna y le decimos lunado a lo que tiene forma de media luna, mientras que en la naturaleza tenemos al pez luna, llamado así por su impresionante parecido con el famoso luminar.
¿Y qué decimos de aquellos que andan de buenas, y de pronto se vuelven insoportables? Que son unos lunáticos, asociando su temperamento con lo cambiante de la luna.
Tan arraigada estaba la creencia de que ella era la culpable, que el mencionado primer diccionario decía que el lunático era “el loco cuya demencia no es continua, sino por intervalos que proceden del estado en que se halla la luna”.
Y precisaba que “cuando está creciente, se ponen furiosos y destemplados, y cuando menguantes, pacíficos y razonables”. Qué tal.
Otros términos relacionados con la Luna los heredamos del griego selene, de donde surgió selenografía, parte de la astronomía que trata de la descripción de la Luna, y selenita, un supuesto habitante de nuestro satélite.
Pero vámonos mucho más atrás, a los tiempos anteriores al latín, cuando predominaba la lengua indoeuropea y a la luna se le llamaba men o mon. lo que dicho sea de paso, explica que en inglés se llame moon.
En esos tiempos, así como el sol marcaba el día, como hasta ahora, el ciclo lunar definía el mes, de ahí que en el idioma indoeuropeo, a este lapso se le llamara men, igual que a la luna.
Siglos pasaron y del indoeuropeo surgió el griego, idioma en el que a la luna y al mes se les siguió llamando men, mientras que en latín evolucionó a mensis (sí, ya sé lo que están pensando).
Pero usar la misma palabra para dos cosas diferentes era muy confuso, así que se tomó una decisión tajante: griegos y latinos rebautizaron a la reina de la noche como selene y luna, respectivamente.
Y dejaron men y mensis para referirse a ese lapso que hoy llamamos mes, y de las cuales también surgieron palabras como menisco (por la forma que tienen), así como mensual, menstruación y menopausia.


todahermosa@gmail.com
 




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.98
Venta 19.48
€uro
Compra 20.57
Venta 21.07

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad