Monday 16 de January de 2017

Mantiene El Vaticano incógnitas sobre la sucesión papal

     18 Feb 2013 14:03:48

A- A A+

Compartir:
CIUDAD DEL VATICANO.- La Santa Sede mantiene todavía innumerables incógnitas sobre la inminente sucesión papal, producto de la histórica renuncia de Benedicto XVI apenas ocho días atrás, una decisión que dejó al mundo estupefacto. El primero en reconocer que la noticia "sorprendió a todos" fue el mismo portavoz papal, Federico Lombardi, quien afirmó: "todos hemos sido tocados profundamente y aún estamos buscando de focalizar el significado". Más allá de la sorpresa, el dolor y al agradecimiento, fieles católicos de todo el mundo se interrogan sobre esta etapa inédita en la historia de la Iglesia. Sobran los dedos de las manos para contar los pontífices que han renunciado a lo largo de dos mil años. Antes de Joseph Ratzinger sólo fueron siete, de un total de 265 Papas. El más reciente fue Gregorio XII (1326-1417), quien dejó su puesto en 1415 en medio de una disputa provocada por el gran sisma de Occidente. Todas las anteriores renuncias se dieron en contextos históricos distintos. Las leyes que norman actualmente la posible dimisión de un pontífice fueron emanadas durante el papado anterior, encabezado por Juan Pablo II. "Si el Romano Pontífice renunciase a su oficio, se requiere para la validez que la renuncia sea libre y se manifieste formalmente, pero no que sea aceptada por nadie". En apenas dos líneas se contempla esa posibilidad en el Código de Derecho Canónico (CIC) que data del 25 de enero de 1983. Se trata de la ley fundamental de la Iglesia católica, un texto que prescribe todas las normas con las cuales se debe llevar a cabo el gobierno eclesiástico. Pero tiene un defecto: carece de detalles específicos. A esto se suma la inexistencia de antecedentes. Nunca antes dos Papas convivieron en El Vaticano, a pocos metros de distancia uno de otro. Una situación inédita que ha puesto en aprietos a especialistas en derecho canónico y juristas eclesiásticos. Hasta este momento, por ejemplo, se desconoce cuál será el título del pontífice dimisionario. Algunos especulan con la hipótesis de "obispo emérito de Roma", como suele pasar con otros prelados que renuncian por edad y son llamados justamente así: "eméritos". Pero dichos clérigos no pierden sus rangos. Los purpurados, por ejemplo, mantienen todos los derechos y deberes de su pertenencia al Colegio Cardenalicio. Y hasta pueden, ya eméritos, ingresar a un Cónclave para elegir Papa si no cumplieron sus 80 años. En este caso Joseph Ratzinger no podría volver a ser considerado cardenal porque dejó de serlo cuando llegó al trono de San Pedro. A menos que su sucesor le conceda el título, en vía honoraria. Asimismo, aún no se ha definido cómo se vestirá. De qué color serán sus sotanas. Aunque se ha especulado con el clásico negro, todavía no existe una orientación conclusiva. ¿Volverá a aparecer en público? El portavoz Lombardi ya lo descartó y el mismo Benedicto XVI reconoció, en su encuentro con sacerdotes de la diócesis de Roma el jueves 14 de febrero, que permanecerá "escondido para el mundo". En estos días una comisión de estudio compuesta por autoridades del Vaticano y especialistas estudia cómo será aplicada la constitución apostólica "Universi Dominici Gregis" (De todo el rebaño del Señor), que establece los detalles del periodo conocido como "sede vacante". Hasta ahora la "sede vacante" iniciaba con la muerte de un Papa. Y aunque la eventualidad de la renuncia existía, nunca era tomada en consideración. De acuerdo con esa constitución, al fallecimiento del líder católico debe sellarse su apartamento, destruirse su anillo del pescador (molde para lacrar documentos importantes) y reservarse sus efectos personales. Todo parece indicar que a la entrada en vigor de la renuncia de Benedicto XVI esos pasos se cumplirán, pero todavía no se ha establecido en qué modalidad serán llevados a cabo. Por lo pronto sí se sabe que el próximo 28 de febrero a las 17:00 horas local (15:00 GMT) el líder católico y sus principales colaboradores se trasladarán en helicóptero hasta la residencia estiva de Castel Gandolfo, 20 kilómetros al sur de Roma. Allí pasarán unos dos meses, antes de regresar al Vaticano donde ya estará listo el convento de clausura "Mater Ecclesiae" para acoger a Joseph Ratzinger, donde vivirá acompañado por sus asistentes y por su secretario personal Georg Gaenswein. Para esa fecha ya habrá un nuevo Papa en funciones, producto de un Cónclave que debería iniciar entre el 15 y el 20 de marzo. Esto según la mencionada constitución apostólica que indica la realización del encuentro de cardenales en la Capilla Sixtina después de dos semanas del inicio de la "sede vacante". Pese a todo, la fecha del Cónclave tampoco ha sido establecida y Federico Lombardi estimó que podría adelantarse. Porque los tiempos son cortos. El 24 de marzo es Domingo de Ramos e inicia la Semana Santa, la mayor fiesta litúrgica del catolicismo.


Lo más leído
Recauda Nungaray apenas 80 mil pesos
Hoy es el día más triste, tal vez tristísimo, del año
Llama gobernador Tello a replantear continuidad del Cobaez
Lamenta Gema Mercado que la educación no sea primero; "lo del salario no es una negativa"
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
El gobierno no tiene deudas con los profesores del Cobaez: Miranda
Levanta plantón Supdacobaez; esperan pago a más tardar el miércoles
Pide Ivonne Ortega licencia; quiere ser candidata a la Presidencia
Tiroteo en un bar de Playa del Carmen deja al menos cinco muertos
Accidente de avión de carga causa 37 muertos en Kirguistán
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.70
Venta 22.2
€uro
Compra 23.00
Venta 23.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad