Tuesday 24 de January de 2017

Manuel González tiene su propia historia

Cronista de la ciudad

     26 Jun 2011 03:20:00

A- A A+

Compartir:
  • Antes de terminar la carrera ya era cronista de Villanueva. Antes de terminar la carrera ya era cronista de Villanueva.
  • Un hombre con buen humor. Un hombre con buen humor.
  • Los asuntos del pasado son lo suyo. Los asuntos del pasado son lo suyo.
Imagen de


Un interés por los asuntos del pasado que le viene desde la niñez, así como una dedicación casi religiosa, también relacionada con una vocación que sintió de muy joven, han hecho de Manuel González un cronista totalmente entregado a Zacatecas y su historia.
Manuel González compara su compromiso con la historia de Zacatecas con un matrimonio, o sea, una responsabilidad de por vida que no conoce descansos y termina “hasta que la muerte nos separe”.
Así piensa un hombre que dice preferir hablar en pasado y no en futuro, y cuya vocación por “los asuntos del pasado”, como él los llama, empezó desde muy pequeño, cuando aún vivía en Villanueva.
Fueron acercamientos muy coincidentes, reconoce González: fotos de las pirámides de Egipto en revistas, cuentos en los que Kalimán luchaba contra momias, películas con temas históricos, todo lo que tuviera un aire antiguo llamaba su atención.

La semilla
Con los años, el interés por el pasado fue definiéndose hasta convertirse en una verdadera vocación, la cual encontró en la preparatoria, gracias al concurso estatal de historia de México en el que participó en dos ocasiones, ganando ambas, y a la pregunta que les hizo un inspector de educación a los de su grupo: “¿Quién sabe la fecha de fundación de Villanueva?”
Esa pregunta marcó a González de por vida.
Nadie supo contestar, y en la imaginación del futuro historiador quedó la inquietud de saber cómo había sido el pasado de su natal Villanueva.
Al tratar de investigar se encontró conque no había libros al respecto. Fue un maestro jubilado quien le reveló el ansiado dato: 1642.
Sin embargo, el de la historia no era el único llamado que sentía.

Cuasivocación
Cuando acabó la preparatoria, Manuel González quiso responder a otra vocación que había sentido desde muy pequeño, en sus años como monaguillo del templo de San Judas, y entró al preseminario diocesano de Guadalupe.
Su atracción por la religión era muy grande y le venía de su abuela, quien además de inculcarle la creencia, lo había acercado a la iglesia.
Después de ser monaguillo, González fue catequista, y en la adolescencia estaba convencido de dejar todo para entregarse al sacerdocio.
Apenas una semana en el preseminario fue suficiente para que se desengañara y se diera cuenta de que su verdadera vocación no tenía un sentido religioso, sino más bien social.
Aunque había desarrollado un verdadero gusto e interés por los temas históricos, no sospechaba que hubiese una carrera dedicada a ellos, la Licenciatura en Humanidades.
Su decisión no fue bien recibida por sus padres, quienes quizá por haberse dedicado toda la vida al campo, no comprendieron que quisiera dedicar su vida a hurgar entre papeles viejos.  

Cronista
Como estudiante, Manuel González no tardó en demostrar que había ido tras su verdadera vocación, pues antes de terminar la carrera ya era cronista vitalicio de Villanueva, y trabajaba en el Archivo Histórico del Estado, del que llegaría a ser director.
En 2002 ocupó el puesto de cronista de Zacatecas que había quedado vacante, y dejó la dirección del Archivo Histórico del Estado para dedicarse de lleno a la crónica de la bizarra capital, como él acostumbra llamarla.
Una de las líneas de acción que González ha seguido como cronista de Zacatecas ha sido la atención al público. “Antes la gente ni sabía que existía un cronista de la ciudad”, comenta con cierto tono de gracia.
Eventos académicos, conmemoraciones, festejos, actos simbólicos... siempre que el tiempo se lo permita, él está dispuesto a acudir al llamado de la ciudadanía, pues cree que los actos públicos y masivos son un buen pretexto para despertar el interés por la historia y al mismo tiempo promover valores cívicos.
La difusión y conservación del patrimonio histórico ha sido la otra de sus grandes líneas detrabajo.
Convencido de que el patrimonio sólo se puede rescatar con conocimientos y recursos, se preocupa por sensibilizar a la población en estos temas.

Maestro
Uno de los rasgos que distingue al cronista es el ánimo de crear organismos e instituciones que le den certidumbre jurídica a la actividad cultural.
Las principales agrupaciones que González ha contribuido a formalizar son la Asociación de Cronistas del Estado de Zacatecas (2004), el Comité Estatal del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (2008), y recientemente el Consejo para la Cultura en el Estado de Zacatecas (2011).
“Si me hubiera casado ya me hubieran pedido el divorcio”, comenta.
Además de la crónica, Manuel González ha mantenido una importante labor como docente durante 20 años en materias de humanidades en bachilleratos y universidades.
Su primer acercamiento a la docencia, explica, fue mediante la catequesis, y desde entonces sintió una fascinación por transmitir conocimientos.
A la hora de hablar de defectos, González reconoce que es una persona con muchas limitaciones, pero que no le han impedido alcanzar importantes puestos gracias a un principio: no es importante llegar, sino mantenerse, y hacerlo con dignidad, lo cual demanda mucho trabajo.
Está convencido de que el aprendizaje nunca termina y por eso ha buscado seguir creciendo intelectualmente con una maestría en Historia.
Ahora piensa continuar con el doctorado, no sólo por el grado, sino por los conocimientos en la especialidad, que le permitirán ofrecer más y mejores resultados a la sociedad.
“No me considero el mejor cronista ni historiador, pero quiero llegar a serlo; no me conformo, soy muy exigente conmigo”, dice.  
Amigo
Mientras estudiaba el tronco común en la escuela de Humanidades, mantuvo una estrecha amistad con Jovita Aguilar y Juan Antonio Caldera.
A decir de Jovita, eran como los tres mosqueteros en una generación de unos 70 alumnos, de los que sólo una veintena terminó la carrera.
Aunque los tres compartían el interés por las humanidades, con el tiempo cada uno se fue enfilando en un área distinta: González por la historia, Caldera por la literatura, y Jovita por las artes.
Además de la escuela, los tres convivieron en el Archivo Histórico del Estado, donde realizaron sus prácticas profesionales bajo la tutela del Miguel Ángel Priego, en ese entonces director del archivo, y llegaron a formar un equipo que inició varios proyectos como El Pregonero, que hasta la fecha es el órgano de difusión del archivo.
“Juntos organizamos el primer diplomado en historia y cultura zacatecana, por mencionarte sólo uno de los muchos proyectos que emprendimos”, comenta Aguilar.
“Manuel y yo éramos parte del naciente grupo de historiadores, pues antes no había investigación profesional; estábamos descubriendo la historia, y de alguna forma marcamos la pauta de lo que sería la difusión de la historia y la cultura en los años venideros”.
Jovita, quien actualmente es promotora cultural, recuerda que González era el más inquieto del grupo, inventando cosas nuevas todo el tiempo.
Para esta amiga, Manuel González, más que un historiador, es un anticuario enamorado de todos los objetos que rememoran el pasado.
“Su principal característica es la curiosidad, que lo convierte en un coleccionista de datos, hechos y personajes que de otra manera se perderían”.
Juan Antonio Caldera parece comprobar ese afán coleccionista de Manuel González al contar, sorprendido, sobre la colección de imágenes de San Judas Tadeo que atesora, y que ha sido expuesta en Villanueva.
“Creo que es una forma de recordar su pueblo, por el que siente una gran pasión, y del que San Judas es santo patrono”, sugiere Caldera.
Ambos coinciden en que el cronista es un bromista sin remedio. “Podemos pasar sesiones enteras a carcajadas con las ocurrencias de Manuel. Tiene un sentido muy peculiar del humor”, dice Caldera.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.42
Venta 21.92
€uro
Compra 22.92
Venta 23.42

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad