Monday 23 de January de 2017

Marketing infantil

     13 Dec 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Muy lejos quedan los días en que los niños corrían a la sección de juguetes de las antiguas tiendas de departamentos en busca del tan deseado regalo de fin de año, o se pasaban el sábado por las mañana frente a los dibujos de la televisión cautivados por los incontables comerciales que mostraban los personajes de la serie GI Joe, muñecas Chatty Cathy y hornos de juguete de Easy Bake Ovens. La era digital ha cambiado esos rituales. Aún existen, está claro, catálogos de juguetes en papel, anuncios de televisión, escaparates a la altura exacta de los ojos de su joven público consumidor, pero los fabricantes de juguetes usan cada vez más Internet hoy en día para contactar con el joven consumidor. A través de juegos online propios para niños y juegos multimedia para móviles y tabletas con pantalla sensible al toque, las empresas están poniendo fin a las fronteras entre la publicidad tradicional y el entretenimiento infantil.
Observadores de la industria dicen que estrategias de marketing de ese tipo generan valor agregado tanto para el consumidor como para la empresa: los niños ejercitan su creatividad y se divierten, mientras que las empresas cosechan el beneficio de una herramienta muy eficaz para atraer la atención del segmento de jóvenes consumidores. Pero la publicidad invisible dirigida a los niños también es fuente de creciente preocupación para los padres y defensores de los niños, para los cuales no son lo suficiente maduros para saber la diferencia entre publicidad y contenido editorial. Existe también el temor de que la exposición a esos anuncios -que siempre aparecen en sus aparatos electrónicos personale- sean mucho más difíciles de monitorizar y controlar para los padres.
"Es, sin lugar a dudas, una enorme preocupación", dice Barbara Kahn, directora del Centro de Comercio Jay H. Baker Retailing Center, de Wharton. "Los niños no saben la diferencia entre lo que es publicidad y lo que no lo es. En Internet, las regulaciones no están al día'".
Tal vez la principal diferencia entre Internet y los comerciales de la televisión es que el nivel de implicación es mucho más intenso e interactivo, dice Kahn. "La televisión es un medio pasivo", dice ella. "Los niños se quedan hipnotizados por los programas, pero no hay interactividad. Cuando están en Internet jugando, la interacción es mucho mayor. Por lo tanto, el efecto de los anuncios probablemente es mayor. Otra diferencia entre Internet y la televisión es la plataforma: los niños ven la televisión en una pantalla mayor en un ambiente más abierto. Internet tiene una pantalla menor, más personal, por eso es una experiencia más privada".
Aunque la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) regule la publicidad de televisión dirigida a los niños, no hay normas federales que digan de qué manera debe ser ofrecida la publicidad en Internet. De momento, se trata de territorio no explorado. "Internet es un nuevo medio", dice Kahn. "Nadie sabe a ciencia cierta cómo los niños evalúan lo que ven y experimentan online".

*Extracto del artículo publicado el 12 de diciembre 
 en  http://www.wharton.universia.net




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra
Venta 0.5
€uro
Compra
Venta 0.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad