Saturday 21 de January de 2017

Menos que el salario mínimo

     28 Feb 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

¿Realmente los salarios mínimos en nuestro país cubren las necesidades básicas de un trabajador y su familia? Cuando apenas iniciaba el 2006, México registraba ya un rezago en el incremento del salario mínimo mensual. Se acentúo en 2007,  y a partir de ese año, entró en una espiral que erosionó el poder adquisitivo y bienestar para aspirar a una calidad de vida digna, en particular en estos segmentos de la población mexicana.

El salario mínimo mensual establecido por la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) a través de una resolución publicada en el Diario Oficial de la Federación del 23 de diciembre de 2010, fluctúa entre mil 700 para la zona “A” ; mil 743 y mil 794 para las áreas geográficas “B” y “C”.
Si se compara con el de 1976, el poder adquisitivo real del salario mínimo, según cifras del Observatorio del Salario Justo (OSJ) de la Universidad Iberoamericana (UIA), registra una merma de casi el 78 por ciento.
Ajuste a los mínimos
No se trata de inventar el agua tibia. La Constitución en su artículo 123, apartado 6, refiere que "los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos".
Si el salario mínimo no hubiera registrado pérdida adquisitiva de 1976 a la fecha, debería fluctuar en 6 mil 536 pesos, es decir, 217 pesos diarios.
Y si todos los indicadores macroeconómicos marcan, como lo señala el gabinete económico, un control sobre el nivel inflacionario ¿por qué no ajustar el salario mínimo a la alza? Existe, incluso, una corriente de empresarios que -a través de un incremento salarial- sugiere que se  reactivaría el consumo interno.
Si nuestra economía refleja un buen desempeño, con un crecimiento histórico de 5.5% en los últimos 10 años ¿Por qué no mejorar las condiciones de ingreso que beneficiaría a muchas familias mexicanas?
Porque de lo contario, aún cuando se trate de “familias luchadoras”, existe -por ejemplo- una implicación nutricional derivada del alza en el precio de los alimentos.
Hay, de hecho, un estrecho vínculo entre la inclinación de la población por el consumo de “alimentos” baratos, frente a los de mayor precio. Y la “alimentación barata sale cara: propaga la obesidad -infantil, adolescente y adulta- porque estos productos son altos en azúcares y grasas.
Así, el desarrollo de una cultura de buenos hábitos alimenticios, cuando el país encabeza el top ten en obesidad infantil a nivel mundial, resultará una utopía.
Más aún, cuando estas generaciones alcancen la adolescencia  el sistema nacional de salud, como la han diagnosticado especialistas en la materia, quedará en Jaque, frente al desarrollo de enfermedades, como hipertensión arterial, padecimientos cardiovasculares, diabetes, que requieren prolongados tratamientos médicos que además resultan muy costosos para el sistema nacional de salud.
¿Se  han recuperado empleos? Las estadísticas oficiales indican que  sí.  La interrogante es delimitar bajo que estándares de calidad  y oportunidades  se han ofertado ¿fuentes laborales  con ingresos bajos, que pagan menos de un salario mínimo, o cuando más,  dos salarios mínimos al mes?  O las  que nutren el mercado de la informalidad o la subocupación.  
Los jóvenes, principalmente quienes tienen menores grados de escolaridad, se encuentran sujetos a empleos mal remunerados
Uno de  los máximos representantes del sector empresarial, Lorenzo Zambrano Treviño, presidente de Grupo Cemex y del consejo del Tecnológico de Monterrey, lo ha señalado acertadamente: uno de los principales retos que tiene México, es combatir la creciente desigualdad social como forma de alcanzar la estabilidad, no sólo para lograr una mejoría en los negocios, sino para que cada mexicano tenga un mejor ambiente donde pueda realizarse a plenitud.
Alrededor del país
Intimidación Escolar.- En días pasados la Fundación en Movimiento dio a conocer que durante el 2010 el acoso escolar, conocido como bullying, llevó a 190 adolescentes de la ciudad de México al suicidio.
De ahí la urgencia de avanzar en iniciativas que coadyuven a la contención de conductas agresivas entre compañeros, puesto que éstas desequilibran la convivencia en los centros escolares de educación básica y media superior del país.
Az Revista de Educación y Cultura, en su edición de junio de 2010 dedicó se tema central a esta grave problemática social, que amerita la intervención del Congreso y los legislativos locales para establecer una estrategia integra.   

*Presidente de la
Fundación SNTE




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.56
Venta 22.06
€uro
Compra 23.05
Venta 23.55

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad