Wednesday 18 de January de 2017

Mi delito... acompañar a mi amigo

Historia de vida

     6 Jan 2013 03:40:00

A- A A+

Compartir:

Un joven de 19 años fue muerto de un navajazo un 31 de diciembre en una comunidad al noroeste de la capital. Su lugar de origen era una localidad cercana a Fresnillo.
Ese día sólo iba acompañando a uno de sus amigos que le dijo que irían rápido a buscar a una muchacha.

¿Que sucedió? (Voz de la madre)
“Mi hijo me dijo que acompañaría a uno de sus amigos a buscar a su novia a Zacatecas, que no se tardarían más que dos horas. Le dije, no te tardes mijo que quiero me ayudes con los tamales para el Niño Dios.
“Iban a venir unas comadres y sus abuelos para esperar el Año Nuevo. Eran como las 2 de la tarde. Me dijo, llego para las 5 para ayudarla con los de verde.
“Me dieron las 6 esperándolo y me empecé a preocupar mucho porque mijo era un buen muchacho. No tomaba y era muy cumplido. Nunca se me iba sin permiso.
“Ya para las 7 estaba con el Jesús en la boca porque no sabía nada de mi hijo. Tampoco sabía bien a dónde había ido, pero sí conocía a su amigo al que había acompañado”.

Angustia
“Fui a la casa del amigo de mijo. Yo conocía a su mamá. Me dijo que se habían ido en una troca de otro amigo que iban como seis y que su hijo había estado bebiendo desde el día anterior porque la muchacha que era su novia lo había dejado. Me dijo que se habían ido a buscarla para llevarle serenata y regresara con él.
“Una vecina me fue a avisar que a mi hijo se lo habían llevado a un hospital, pero no supo decir de dónde. Fui de nuevo con la vecina, pero no estaba.
“Esa noche fue terrible porque nadie sabía nada, ninguno de los que se habían ido había regresado.
“Como a las 4 de la mañana llegaron los preventivos y preguntaron por mi hijo. Me dijeron que tenía que venir a Zacatecas. Que me dirían qué había pasado con él.
“Me llevaron con el Ministerio Público. Me pidieron que comprobara que era mi hijo. La licenciada me dijo que había participado en una riña y que desgraciadamente lo habían herido con una navaja.
“Sentí que me moría, que me atravesaban el corazón con algo muy caliente. Me preguntó si no me acompañaba alguien; yo iba sola. Me pidieron que le hablara a alguien y les dije que por qué tanto que ya me dijeran de mi hijo.
“Me explicaron que en ese pleito estaban 10 muchachos de con mi hijo y seis del otro lado. Que a mi hijo lo habían herido de gravedad al igual que a otro muchacho y que era necesario que lo reconociera.
“Ya no supe de mí. Me desmayé. Tuvieron que venir del rancho y mi comadre me acompañó a ver a mi hijo.
“Sí era él. Estaba tendido en una plancha. De momento no lo reconocía y no podía entender por qué si él era bueno”.

Que sucedió (versión de uno de los participantes)
“El 31 de diciembre en la tarde como a las 5 y media estaba en la esquina del kínder junto con otros dos amigos. Y aparte estaban otros tres que no conozco muy bien. Estábamos cotorreando. En eso pasó una camioneta como con cinco camaradas.
“Se nos quedaron viendo feo y uno de los tres dijo: ‘Es el que me quiere bajar a la vieja, vamos a partirle su madre’. Nos fuimos corriendo para alcanzarlos y los quisimos parar porque estaban gritando.
“Estaban tomando en la esquina como a dos cuadras de donde estábamos y se fueron para el lado del kínder y nosotros nos fuimos para atrás de ellos, todavía no habíamos llegado cuando ellos ya traían a como unos 10.
“Aceleraron la camioneta y nosotros corrimos para el mero kínder. En ese momento ellos se estacionaron. Cuando yo iba corriendo iba a espaldas de ellos, mis amigos o sea con los que yo estaba, les aventaron pedradas a los otros y se bajaron de la camioneta.
“Me puse a agarrar más piedras y les seguimos tirando. Mejor me fui corriendo con otro de mis amigos. Nos fuimos porque vimos a uno que le había pegado con una cruceta en la cabeza a uno de los de la camioneta y me asusté mucho.
“Regresé como 15 o 20 minutos después; cuando llegué ahí vi que otro de ellos estaba tirado, es al que le habían dado con la cruceta y me dijeron que los otros tres que de primero estaban con nosotros le habían dado de tubazos.
“Fui a tratar de ayudarle porque no podía caminar muy bien. Una tía de él estaba deteniendo a los de la camioneta, que para que se fueran a su casa y lo único que vi es que a uno de ellos lo habían descalabrado y tenía sangre en la nariz.
“Otro compa se arrimó para con ellos y les preguntó que si era cierto que de con ellos les habían tumbado a uno. Y entonces uno de los tres que estaban con nosotros dijo que se había fregado a uno y nomás señaló con la mano haciéndole como si le estuviera metiendo un filero en la panza.
“Pero que ya se lo habían llevado, pero no supe para dónde. La verdad yo nunca lo vi ni que anduviera en el pleito ni nada y sí lo puedo reconocer bien porque él es mi primo. Yo supe que el que venía manejando esa troca vino al rancho para llevarse a una muchacha.
“Ella era su novia de mucho tiempo y decían que ya estaba pedida y dada. Pero uno de los tres que le dije también le traía ganas y decía que ningún canijo se la iba a bajar. Yo pienso que por eso fue el pleito.
“Esta chava le daba entrada a varios y como con el que se iba a casar solo venía los sábados en la tarde y domingos a verla los otros días sí la cortejaban otros compas del rancho.

Otra versión
“Todos miramos que al bato que le dieron de tubazos fue porque traía un cuchillo. Se le alcanzaba a ver clarito por debajo del pantalón. Ese bato es el que le traía ganas a la novia del de la troca. No sé bien cómo estuvo, pero estábamos peleando a pedradas, guantadas y puntapiés.
“En eso miramos que este chavo se empezó a agarrar la panza y vimos que el otro bato se escondió el cuchillo y nos abalanzamos contra él.
“Le dimos de tubazos y patadas, pero otro dijo que mejor lleváramos al chavo al centro de salud. Otros batos ayudaron a pararse al que picó a mi amigo.
“Les gritamos háblenle a la policía porque lo picó. Pero se fueron. Nos fuimos al centro de salud, pero en el estacionamiento él ya no reaccionó. Salió el doctor a verlo, pero nos dijo que acababa de morir”.

A todos los pequeñitos consentidos de casa, a través de sus papás les deseo que este día se lo pasen muy felices y que reciban de los Reyes Magos, a parte de muchos juguetitos, un sinfín de bendiciones y cariño.

*Perito en Psicología Forense
azul.iv@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.51
Venta 22.01
€uro
Compra 23.01
Venta 23.51

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad