Thursday 19 de January de 2017

Mi delito... contratar un servicio

Historia de vida

     20 Nov 2011 03:40:00

A- A A+

Compartir:

Una mujer y sus pequeños hijos fueron víctimas en su domicilio de un sujeto que no sólo pretendía robarse las pertenencias, sino que de la manera más ruin trató de abusar de ella frente a los niños.

La historia
“Yo necesitaba que me pintaran la casa y me impermeabilizaran. Un día llegó a mi casa un chavo ofreciendo servicios de impermeabilización.
“Traía una camioneta blanca que no tenía razón social. Le dije que pasara para que me hiciera un presupuesto y le pregunté si él no podría pintar también mi casa.
“Se estuvo como dos horas midiendo y me dijo que me cobraría por todo el trabajo de pintar, impermeabilizar y resanar 7 mil pesos. Le dije que me permitiera para hablarle a mi esposo para consultarle.
“Le llamé a mi esposo, que trabaja todo el día, y él me dijo que sí. Quedó de ir tres días después y le dije que fuera como a eso de las 12 que yo regresaba de recoger a los niños del kínder.
“Llegó a la 1 y empezó a bajar unas cubetas y una escalera. Hasta ahí todo iba bien”.

Comenzó a trabajar
“Se subió a la azotea y dejó abajo unas cubetas. Yo andaba haciendo mis quehaceres de la casa, lavando y alzando.
“Me empecé a dar cuenta de que bajaba mucho y salía a su camioneta, yo pensé que iría por herramientas”.

Se transformó
“Como a las dos horas me dijo que ya había terminado de impermeabilizar y que iba a empezar a pintar adentro de la casa.
“Yo le dije que sí; en eso yo estaba en la cocina y me abrazó de la cintura. Yo le dije que me soltara. Y él me dio la vuelta y comenzó a quererme besar. Trataba de quitármelo, pero me tenía contra la estufa. Me decía muchas cosas, no dejaba de hablarme al oído; yo me quería zafar, pero él era más fuerte que yo.
“Le pegué entre la entrepierna. Fue peor porque se enojó y me tumbó al piso de la cocina. Me golpeó con el puño cerrado en la cara. Me salió mucha sangre de la boca y el estúpido me seguía besando. Me empezó a dar mordidas y yo me doblaba del dolor”.

Los niños
“Los niños escucharon ruido y bajaron de su recamarita. Mi hijo el más grandecito se quedó parado en la puerta de la cocina.
“El tipo estaba arriba de mí y me tenía la blusa levantada. Le grité a mi hijo que se fuera y en eso alcancé a ver a su hermanito que venía caminando, llorando.
“Yo me puse a llorar y le supliqué al tipo que no me hiciera nada delante de los niños porque se iban a asustar.
“Mi hijo el más grande caminó hasta conmigo, venía llorando. Me di cuenta de que el maldito levantó la mano y pensé que lo iba a matar. Lo agarró de su ropita a la altura del pecho y lo lanzó contra un garrafón de agua.
“Yo me quería levantar, pero el tipo estaba muy pesado y no podía con él. Le decía que yo me dejaría hacer lo que quisiera, pero que me permitiera ir a ver a mis hijos y dejarlos bien. Me volvió a pegar en la cara con el puño cerrado".

Logré zafarme
“Yo sólo pensaba en mis niños viendo esa escena. Me empezó a dar mucho coraje, me decía a mí misma 'tienes que poder'. Lo mordí en el cuello con todas las fuerzas que pude. Y el bastardo se quitó. Me fui corriendo y agarré a mis niños.
“Yo quería salirme de la casa, pero no pude. Me fui a encerrar a una recámara. Buscaba mi celular para llamar a la policía.
“Escuché que el tipo tiraba cosas. Por fin pude llamar a la policía. Llegaron muy rápido y nos dimos cuenta de que se había llevado mi bolsa. Les describí la camioneta”.
“Lograron detener al sujeto. A mí me llevaron al Ministerio Público para interponer mi denuncia por tentativa de violación y robo.
“Lo sentenciaron, pero a mí el miedo de estar en la casa aún lo tengo y no logro borrar su cara. Mis hijos tienen pesadillas, lloran en la noche.
“Tengo miedo cuando vaya a salir que quiera vengarse porque cuando lo reconocí me amenazó y me dijo que me iba a arrepentir”.

Quién es el sujeto
“Era joven como de 20 años. Me acuerdo muy bien que tenía el pelo muy cortito y un tatuaje en un brazo de una “S” de Superman.
“Me dijo que se llama Eduardo, ahora sé que ese no es su nombre. También me dijo que acababa de ser papá y que por eso le andaba buscando de casa en casa.
“Yo mido como 1.60 metros, él ha de medir como 1.70. Estaba robusto, pero no gordo. Muy fuerte porque yo no podía con él. No sé si andaría drogado, pero andaba muy acelerado. No estaba sucio ni daba miedo, parecía un muchacho normal. Hasta caía bien”.

La versión de él
Es un hombre de 18 años de edad, casado, nacido en Sonora. Estudió hasta quinto grado de primaria y es adicto a la cocaína, el alcohol y el tabaco.
“Es la primera vez que caigo en la grande, sí me habían llevado los preventivos, por andar de desmadroso nomás”, refiere.
En relación a los hechos que se le imputaron dijo: “Esa vieja es una golfa. Yo no quería robarle nada, eso de que se le perdió la bolsa son puras mentiras. A mí no me hallaron nada de bolsa de vieja.
"Esa vieja desde la primera vez que fui a su casa estaba de resbalosa, risa y risa y me preguntaba que cuántos años tenía.
“Me dijo que iba a convencer a su marido de que aflojara la lana para pagarme porque yo le había caído bien y que me quería alivianar.
“Le habló al marido y ella le estuvo rogando que sí me contratara. Llegué como a eso de las 12 porque me dijo que iba por sus chavillos a la escuela y que a esa hora ya estaba.
“La esperé un ratillo y cuando llegó, yo bajé las cosas. Yo empecé a trabajar en la azotea luego luego. La vieja me hablaba a cada rato, que si no la ayudaba a mover un sillón, luego que si no la ayudaba a poner un garrafón de agua y yo me tenía que estar subiendo y bajando de la azotea.
“Cuando puse el garrafón de agua, me preguntó que si no quería almorzar, que ya le había dado de almorzar a los chavillos y que se iban a dormir.
“Le dije que nomás me regalara agua porque ya había almorzado y me dijo que a ella no le gustaba comer sola, que la acompañara.
“Ahí me quedé y me empezó a decir que su viejo nunca estaba. Que ella se sentía sola.
“Luego me dijo que yo estaba muy joven, que si estaba soltero. Yo le dije que estaba casado y que mi esposa iba a tener un bebé.
“Me dijo que no era celosa y me agarró la mano; yo me di cuenta de que la vieja quería acción y la carne es débil y como la morra estaba bien, se me hizo fácil.
“Ella quería, yo no la traté de violar, estábamos en el piso de la cocina, pero llegó uno de los chavillos y le gritó a su mamá, yo me paré de volada y llegó el otro chavillo.
“Ella me dijo que me fuera rápido de ahí, estaba muy asustada porque ya no traíamos ropa.
“Yo me salí y me vestí en el patio y me fui a dar una vuelta mientras para seguir trabajando. Yo no sé qué pasó que me paró la preventiva, me bajaron de la camioneta y me dijeron que me subiera a la patrulla.
“Yo me iba a regresar a la casa de la señora a seguir chambeando. Yo no la violé ni le robé su bolsa. Esa vieja me está arruinando la vida y eso me pasa por andar de caliente”.
El sujeto compurga una sentencia de cinco años.

* Perito en Psicología Forense
azuliv@hotmail.com




Lo más leído
Google se 'viste' de luto tras ataque en colegio de Monterrey
Choque entre camión de arena y autobús en India deja 20 niños muertos 
Se reúne Alejandro Tello con Rosario Robles 
Balean una casa en la colonia Alma Obrera durante la madrugada 
Analizan implementación del operativo mochila en Zacatecas 
#Video ‘No hay pena más grande que ver sufrir a nuestros hijos’: EPN 
Clausura la Profeco una mina en el Estado de México por irregularidades 
Disney confirma que todas las cintas de Pixar están conectadas
Evalúan factibilidad para edificar un campus de la UAZ en Monte Escobedo 
Se deslina exdirector de Volkswagen de manipulación en control de emisiones 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 22.00
Venta 22.5
€uro
Compra 23.29
Venta 23.79

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad