Saturday 21 de January de 2017

Mi delito… estar drogado

Historia de vida

     5 Aug 2012 03:40:00

A- A A+

Compartir:

Una mujer es sorprendida por tres sujetos en el estacionamiento de su domicilio; la amagan con un arma de fuego y la obligan a pasarse al asiento del copiloto de su vehículo. Los sujetos dan marcha al auto con ella dentro haciéndola pasar momentos de mucho terror al sentir que podría perder su vida.

La historia según uno de ellos
“Uno ya nace marcado, nace maldito ¿de qué otra manera se puede explicar todos los problemas que he tenido con la ley?
“Ya sé que me puede decir que me metiera en el estudio y en el trabajo decente. Pero yo no busco los problemas, ellos me buscan a mí. Es como si para eso estuviera destinado.
“Mi jefa se la ha partido en serio para sacarme adelante y para darme lo mejor.
“Yo sé que ella le ha batallado porque somos tres y mi jefe se nos murió. A todos nos ha dado estudio. A mis hermanos les sigue dando estudio. Uno está en la secundaria y el otro sí le siguió en la prepa.
“Yo llegué hasta la prepa, pero ahí empezaron mis broncas. Si a uno lo jalan los cuates pos le vale madre la escuela.
“Llegaba tempra a la escuela, casi la primer clase que era la de física ni entraba. Me iba a echar humo con los cuates que llegaban tarde. Luego ya entraba a la que seguía.
“Ya como para el quinto semestre ahí iba con el promedio muy bajo y pasando de panzazo. Empecé a tener broncas con el maestro porque me decía que yo qué pensaba hacer de mi vida sin hacer tareas y poniendo pretextos.
“Una vez sí se la hice de jamón y ahí mi vida cambió”.

Me expulsaron
“¿El maestro para qué me la siguió? ¿qué maestro se pone a los trancazos con sus alumnos?
“Este se quiso pasar de valiente y que le pongo en su madre. No le gustó y de primero me amenazó que me iba a meter al tutelar pero mejor se fue a rajar y a chillarle al director.
“Yo ni le pegué, él solo se cayó y se raspó la cara, pero sí se le veía feo, más lo que le exageró. A mí me corrieron”.
Malas compañías
“Mi jefa hizo lo que pudo para que no me corrieran y me pasaron a la tarde. Esa escuela en la tarde es la mera escuela de la vida. Lo que busque ahí lo consigue.
“Cuando me cambiaron ahí lo primero que me ofrecieron fue mota. Le entré, ni modo de ser marica y sacarle a eso. A esa edad uno tiene que ganarse a los cuates para que lo acepten a uno. O lo aceptan o se lo tragan. Ese vicio ha sido mi perdición.
“Los cuates que me metieron en eso una vez me invitaron a hacer un trabajo. Se trataba de ir a desarmar una maquinaria. Les dije que sí. Yo no sabía que era para robársela.
“Cuando estábamos en el trabajo mi jefa me habló y me tuve que regresar a la casa.
“Luego supe que a estos vatos los habían detenido en un taxi, me quisieron embarrar, pero no pudieron.
“Para eso ya no iba a la escuela en la tarde. Ya me dedicaba a otras cosas.
“De repente que se nos hacía fácil nos robábamos un estéreo de carro o los espejos o cosillas para vender y sacar para la mota.
“Una vez se nos hizo fácil y que nos robamos un carro ahí en la González Ortega, pero el vato que lo manejó, ni sabía y que choca en la fuentecita que está para llegar a la Morelos y mejor ahí dejamos el carro”.

Más drogas, más problemas
“Cada vez se me hacía más difícil dejar la mota. Nos empezamos a juntar con otros vatos que también le ponían o le ponen a la mota.
“Estos andaban en el bisne de robar casas. Y nos fueron metiendo.
“Como nos pasaban la mota les teníamos que ayudar con sus cosas. A la segunda que me agarra la chota.
“Yo salí al año. Mi jefa se las arregló para sacarme del tambo”.

Me siguen los problemas
“Cuando salí de ahí me calmé un tiempo. Le prometí a mi jefa que iba a cambiar y que la iba a ayudar trabajando.
“Me conseguí un trabajo de ayudante de mecánico. La mota no la había podido dejar ni estando entambado.
“Ahí la llevaba, pero el patrón nomás me pagaba 800 pesos a la semana y le daba 700 a mi jefa y los 100 ni me alcanzaban.Se me hizo fácil agarrarle herramienta al patrón para venderla.
“No le agarré todo junto, pero se dio cuenta y me puso otra denuncia y me volvieron a encerrar. Mi jefa pagó y me dejaron salir”.

Esta vez
“Me volví a juntar con mis cuates de la prepa. Fuimos a buscar mota y sólo nos topamos problemas.
“Llegamos a un barrio a buscar a un vato que vende, pero nos confundieron y nos empezaron a perseguir para matarnos porque pensaban que éramos contras.
“Veníamos corriendo y esa ruca acababa de parquear el carro. Llegamos con ella y le dijimos que se bajara. Se puso a gritar y le gritamos que se callara o se la cargaba la fregada.
“No nos interesaba la ruca queríamos el carro para largarnos de ahí. Pero la vieja estaba histérica, le dije córrase para el asiento del copiloto.
“Mis compas se subieron atrás. Yo le seguía diciendo bájese o me la quiebro y ni así.
“Ya mejor le dimos al carro y la vieja iba gritando que no la fuéramos a matar y seré un ratero y drogadicto, pero no soy matón. Le dije a mi cuate que la callara. Y la amenazó con la navaja.
“Le dimos al carro varias calles. Me paré en un Oxxo y le dije que se bajara. La vieja aferrada no quería bajarse que por su carro y nos gritaba que no la fuéramos a matar. Sabe, bien loca la ruca.
“Mejor le di otra vez al carro porque la gente del Oxxo ya andaba volteando. Agarré boulevard y la ruca se puso a llorar y a gritar que no la fuéramos a matar que por sus hijos”.

Yo sólo quería alejarme
“Tenía mucho miedo de que nos mataran, pero a todos. Yo no sabía si nos seguían o qué.
“Cuando agarré para el boulevard pensé que si me llevaba a la ruca y me agarraba la chota sería peor. Entonces pensé que mejor era bajarla.
“Me orillé poquito, pero no paré por completo el carro. Le dije bájese a la fregada, pero no queríay le dije a mi cuate que la empujara. Y como pudo la empujó y la vieja se cayó como en desnivel del boulevard, pero eso no era para matarla.
“Nos puso dedo la ruca porque como a la media hora nos agarró la chota cerca de El Orito. También fue mi culpa porque los vi y le quise meter al acelerador y eso les llamó más la atención.
“Le di y más adelante se me descontroló el carro y fui a chocar con una troca que estaba estacionada ahí.
“Me pusieron por secuestro, intento de homicidio, robo calificado y sabe qué tanto más.
“No le digo, los problemas me siguen y apenas tengo 22 años”.

*Perito en Psicología Forense
azul.iv@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad