Friday 20 de January de 2017

Mi delito… no querer dejarlo

     20 Jan 2013 03:40:00

A- A A+

Compartir:

Una mujer de poco menos de 50 años vive una experiencia por demás dolorosa. Su único hijo la desprecia por ser incapaz de terminar una relación conflictiva y llena de violencia.
Desde temprana edad el joven ha sido una víctima de la violencia familiar, situación que terminó por privarlo de su libertad.

Su historia
“Mi vida ha sido triste y pudiera parecer que la cuento así para hacerme la víctima. No es así. Soy de Michoacán. Quedé huérfana de padre y madre cuando tenía 12 años. Fui hija única. Me recogió el hermano mayor de mi mamá, pero su esposa me trataba muy mal.
“No me dejaban ir a la escuela porque tenía que limpiarles la casa y me convertí en su sirvienta. No me pagaban, decían que lo tenía que hacer por la comida y techo que me daban. La casa en donde vivía con mis papás se la quedaron ellos, nunca pude regresar ahí.
“Como 10 años después mi tío se murió y mi tía me echó a la calle. No tenía a dónde ir. Me puse a trabajar en un hostal. Ahí me dejaban quedarme. Ahí conocí al papá de mi hijo.
“Era agente viajero y llegaba con frecuencia a hospedarse ahí. Iniciamos una relación. Yo sabía que era casado. Me contaba muchas cosas muy feas de su matrimonio y me decía que se divorciaría. Lo veía una semana al mes.
“Yo era feliz. Ya teníamos cinco años de esa relación. Él me prometía que me llevaría con él y yo vivía de esa ilusión.
“Un día resulté embarazada, estaba muy contenta porque creía que ahora sí tendría una familia. Me esperé a que llegara y le di la noticia.
“Estuvimos juntos esa semana, pero yo lo notaba raro, como ausente y muy pensativo. Jamás volví a saber de él. Era difícil encontrarlo porque vendía refacciones y no tenía un lugar fijo de trabajo. Me dijo que era de Guadalajara, pero nunca supe su dirección.
“Estando embarazada conocí a otro hombre y me dijo que él me ayudaría. Me registró a mi niño como su hijo. Nos vinimos a vivir a Zacatecas porque él de aquí es”.

Violencia familiar
“Cuando llegamos aquí él cambió mucho. Empezó a agarrar la botella. Salía de trabajar y de ahí se iba. Llegaba hasta casi amanecer. A veces faltaba al trabajo porque no se levantaba.
“Cuando llegaba borracho me sacaba a golpes de la cama y me insultaba mucho. Era como otra persona. Mi hijo estaba chiquito y se asustaba mucho con los gritos. Lo escuchaba llorar y le pedía que no me gritara, pero estaba trastornado y no se callaba.
“Siempre me decía que le había arruinado su vida y que otras viejas lo deseaban, pero que por mi culpa no podía tenerlas.
“Fue pasando el tiempo. Yo seguía con él porque cuando no tomaba era muy buena gente. Desgraciadamente se fue haciendo más habitual su adicción al alcohol y con ella la violencia en contra de nosotros aumentó”.

Me defendía
“Mi hijo tendría como 8 o 9 años cuando se le puso la primera vez a su papá. Llegó igual borracho y me empezó a golpear e insultar. Mi hijo se levantó de la cama y le gritó que me dejara en paz. Se le dejó ir y le pegó en la cara, le dijo ‘a mí no me hablas así’; mi hijo le contestó a gritos. Lo iba a seguir golpeando, pero yo me atravesé.
“Mi hijo estaba llorando mucho. Le decía ‘lárgate, ya no te queremos’. Eso se hizo de cada fin de semana. Mi hijo me decía que nos fuéramos, que lo dejáramos solo. Nunca le hice caso”.

Detonante
“Cuando mi hijo tenía como 13 años volvió a pasar lo mismo. Ya estaba más grande, se le puso a su papá para pegarle. Esa vez estuvo muy feo. Eran muchos gritos e insultos entre ellos.
“Mi hijo le dijo muchas cosas, su papá le dijo que era un recogido, que ni siquiera era su hijo y que lo iba a matar. Agarró una silla y con ella le pegó a mi hijo en su brazo. Se lo fracturó. Me lo llevé al hospital, pero ahí dijimos que se había caído.
“Mi hijo estaba muy mal, enojado y triste. Duró como una semana que no me hablaba nada. Días después me preguntó que si él no era su papá, me pidió que le dijera la verdad. Se la conté. Sólo me dijo que si ahora sí lo iba a dejar o que si me iba a esperar a que nos matara. No lo dejé”.

Rebeldía
“Mi hijo empezó a tener muchos problemas en la escuela. Se peleaba y sus calificaciones empezaron a bajar. A mí me gritaba de todo, igual que a su papá. Se empezó a juntar con unos cholos. Se me salía toda la tarde y yo no sabía en dónde estaba. Llegaba ya como a las 11 de la noche. Luego ya no se levantaba para ir a la escuela y de plano ya no fue.
“Empezó a vivir de noche y dormir de día. Se quedó en segundo de secundaria. Se seguía juntando con los cholos. Yo hablaba con él para decirle que se fuera a la escuela, pero él me decía que me callara, que me fuera a cuidar a mi borracho golpeador. Me amenazaba y decía que lo cuidara bien porque lo iba a matar”.

Más violencia
“Mi hijo ya no me miraba como antes. Me veía con odio. Cuando su papá llegaba borracho eran pleitos horribles. Mi hijo se le ponía al tú por tú, decía que para defenderme. Pero lo retaba a que lo matara.
“Empecé a notar a mi hijo cada vez más descontrolado. Me daba miedo. Yo me metía entre ellos para que no le fuera a hacer algo a mi hijo, pero él pensaba que defendía a su papá. Se salía y me empezó a llegar borracho. Me gritaba que si así sí lo quería, que eso es lo que me gustaba a mí”.

Pandillas
Cuando mi hijo cumplió 16 años se me perdió casi una semana. Estaba como loca, no sabía ni dónde buscarlo y su padre me decía que ojalá ya no regresara, que nada más nos daba puros problemas. Llegó muy mal, todo sucio, borracho y olía a thinner. Me dijo que sus amigos lo habían llevado a que conociera la vida.
“De ahí en adelante mi hijo se volvió drogadicto. Yo lo descubrí que estaba oliendo resistol y con los que se juntaba todos sabíamos que eran chemos. Me agarraba dinero y se me perdía varios días. Cuando llegaba estaba como poseído. Me insultaba mucho y a su papá, ni se diga. Ya no era sólo uno, ya eran dos”.

Cárcel
“Mi hijo ya había ajustado los 18. Un día llegó ya para amanecer. Me encontró mal, su papá me había dado una golpiza. Se salió a buscarlo, pero no lo encontró. Fuimos a la Cruz Roja porque tenía la mano rota. Mi hijo les dijo que me había golpeado su papá. Nos dijeron que lo denunciáramos.
“Como yo estaba muy mal, luego, luego fueron a detenerlo. Mi hijo estaba muy feliz. Decía que ahora sí estaríamos bien y que todo iba a cambiar. Ese tiempo estuvimos muy bien. Mi hijo empezó a cambiar. Se puso a trabajar y dejó de tomar.
“Yo iba a escondidas a ver a su papá. Le llevaba de comer a veces. Yo sabía que él estaba enfermo y me decía que lo estaban ayudando mucho a dejar el alcohol. Salió como a los dos años de la cárcel”.

Golpe bajo
“Nunca le dije a mi hijo que yo visitaba a su papá. El día que salió le quise dar una sorpresa a mi hijo. Le dije: ‘¿Quién crees que llegó?’. Cuando lo vio mi hijo se le dejó ir encima. Me dijo que cómo podía, que si no me daba cuenta de todo el daño que nos había hecho. Le dije que ya había cambiado, pero él no me escuchó. Me dijo que si lo iba a aceptar en la casa que él se iba. Sólo agaché la cabeza.
“Mi hijo se fue, sé que lo que le hice no tiene nombre. Hoy me arrepiento tanto. Mi hijo recayó en el vicio. Un año después me avisaron que lo habían metido a la cárcel porque había golpeado a unos cholos y a uno de ellos lo picó con un picahielos.
“Fui a verlo pero él no quería hablar conmigo. Le quería decir que su papá me había dejado por otra mujer. Sé que yo arruiné la vida de mi hijo, quiero pedirle perdón”.

*Perito en Psicología Forense
azul.iv@hotmail.com




Lo más leído
Suspenderán el servicio del agua en colonias de Zacatecas y Guadalupe 
EU no impondrá pena de muerte a El Chapo: SRE
María Auxilio Tenorio, nueva titular de la DSP de la capital 
Destituyen a Eduardo López de Recaudación de Jerez 
Pagan quincena a trabajadores del PRI; les adeudan prestación
Encuentran cadáver descuartizado de niño de dos años 
Reanudarán las clases el lunes en los 40 planteles del Cobaez
#Video Se registra un aparatoso accidente en el entronque a Morelos 
Reportan disparos al aire en la avenida Hidalgo en la madrugada 
Estancia Infantil, un sueño hecho realidad para Rubí Dávila 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.56
Venta 22.06
€uro
Compra 23.05
Venta 23.55

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad