Saturday 21 de January de 2017

Mi delito... protegerlas

Historia de vida

     17 Feb 2013 03:40:00

A- A A+

Compartir:

Una familia se desintegra y se ve inmersa en conflictos judiciales debido a que la madre pone por encima de sus hijitas de 8 y 7 años sus deseos de vivir su propia vida y divertirse.
Tal situación provoca un grave riesgo en las niñas que son víctimas de abuso de un “amigo” de su mamá. El padre vive una situación legal desgastante por salvaguardar la integridad de sus pequeñas y conseguir la guarda y custodia de sus hijas, así como el divorcio.

La voz de su esposo
"Éramos un matrimonio bonito. No teníamos los grandes lujos pero vivíamos cómodos. Con el trabajo de los dos nos hicimos de una casita de Infonavit y ahí vivíamos los cuatro.
"Fue cambiando mucho. Desde que entró a trabajar en ese lugar se fue descomponiendo. Primero decía que tenía mucho trabajo y se quedaba a veces hasta las 8 o 10 de la noche.
"A las niñas yo las recogía de la escuela y se las llevaba a mi mamá porque ella ya no podía estarse en la casa con ellas en la mayoría de las tardes.
"Yo digo que con esto empezó todo. Un día me llamó y me dijo que si la dejaba ir a una reunión con sus amigas que llegaría como a eso de las 11. Me alegó que nunca salíamos y que tenía ganas de divertirse un rato con sus amigas.
"Le dije que sí, que yo me quedaba con las niñas. Pasaron las 11 y no llegaba. Yo estaba muy preocupado porque tenía apagado el celular. La estuve esperando y llegó casi a la 1 de la mañana.
"Escuché un carro y me asomé, sólo alcancé a ver un tipo al volante. Ella llegó muy tomada. Me dijo que se le había pasado el tiempo y que quien la había llevado era esposo de una de sus amigas. Esa vez así quedó".

Reuniones frecuentes
"Se la agarró de todos los viernes. Dijo que tenía derecho a divertirse. Las llegadas eran cada vez más tarde. En ocasiones llegaba casi al amanecer. La relación entre nosotros se fue echando a perder, porque yo le reclamaba su conducta pero a ella le valía.
"Yo le decía que no era posible que le diera ese ejemplo a las niñas. Cuando se iba a su diversión mis hijas se ponían muy tristes porque al día siguiente estaba muy mal. Hablaba con ella, pero no le interesaba".

Ruptura
"Yo no soporté esa situación y como a los seis meses de que empezó con su nueva vida, como ella le llamaba, la dejé. Me llevé a mis hijas, nos fuimos a la casa de mi mamá.
"Yo contaba con el apoyo de mi familia porque parecía que a ella no le importaba nada. Todos me decían que seguro andaba de volada con los viejos. La verdad no quise averiguarlo.
"Creí que con eso ella recapacitaría, pensé que si sentía que perdería a su familia y a sus hijas ella dejaría de estarse emborrachando. Yo creo que le valió porque pasó más de un mes y nunca nos fue a buscar, ni siquiera llamó por teléfono.
"Mis hijas estaban muy tristes. Le pedí el divorcio y a la vez le dije que buscara una casa porque a la nuestra me iría yo a vivir con mis hijas. Eso ya no le gustó, me dijo que su casa nadie se la quitaría y que si hacía algo para sacarla de ahí me iba a arrepentir. Me recalcó que me olvidara del divorcio".

Desintegración familiar
"Me acusó de haber sustraído a mis hijas. Dijo muchas mentiras. Me llegó una orden que tenía que regresarlas. Cómo me arrepiento. Mejor me las hubiera llevado a Estados Unidos o a otro lugar. Se las llevó a la casa. Pero resulta que ella ya estaba viviendo con un tipo.
"Les dijo a mis hijas que era su amigo. A mí ya no me las prestaba. Sólo podía verlas un ratito en la cochera. Empecé a ver a mis hijas muy flaquitas, me decían que estaban tristes, y cómo no.
"Se la pasaban solitas porque esta mujer trabajaba todo el día. Decían que las cuidaba el señor. Estaba desesperado. Llevaba fotos de cómo estaban mis hijas pero no me hacían caso".

Denuncia penal
"Las niñas me dijeron un día que habían visto a ese tipo sin ropa, que salía del baño así, a veces se ponía toalla. A ellas no les gustaba verlo y cuando se bañaba mejor se encerraban en su cuarto.
"Un día la más grandecita me dijo que el tipo ese la había invitado a ver la tele al cuarto de su mamá. Que ella le dijo que no porque estaba haciendo la tarea y que el sujeto le dijo que él la ayudaba.
"Mi hijita fue. Me dijo que otra vez estaba sin ropa y que ella le dijo que mejor se vistiera. Él le dijo que no tenía nada de malo. Le hablé a su mamá para reclamarle y sólo me dijo que esas mocosas eran unas mentirosas, que decían todo eso para perjudicar a su pareja.
"Fui a sacar a mis hijas de ahí. Lo que me dijeron mis niñas fue lo más terrible que me pudiera pasar. El sujeto las había estado manoseando. Tenía tanto miedo de que les hubiera causado daño.
"Fui inmediatamente a poner una denuncia. Revisaron a mis hijas pero como sólo las había manoseado, no tenían nada en su cuerpecito. Las revisaron unos psicólogos y dijeron que sí estaban muy afectadas emocionalmente. Su mamá decía que lo habíamos inventado todo para perjudicarla".

Calvario judicial
"En cuanto supo el tipo que había una denuncia en su contra. Desapareció. Ella me dijo que todo era mi culpa, que lo había planeado para que la dejara, que yo no quería verla feliz.
"Como había una orden judicial que ordenaba que mis hijas tenían que estar con su mamá, y como también estaba la denuncia penal en contra de ella. Querían llevarse a mis hijas al DIF. Las pusieron en custodia temporal con mi mamá.
"Eso ya fue un alivio porque a esta mujer le valió y volvió a las andadas. Seguía con su vida de fiesta y desenfreno. Al poquito tiempo de que la dejó el tipo ese ya tenía a otro metido en la casa. En tiempo de feria todos los días tomaba. Me decía gente conocida que la veían y que daba lástima verla tan tomada y haciendo tantos desfiguros.
"Ya estaban los trámites del divorcio necesario, porque ella no quería darme el divorcio voluntario porque peleaba la casa. Le dije que le dejaba la casa pero que me dejara a mis niñas.
"A ella sólo le importaba la casa. Mis hijas no la querían porque las llegó a golpear cuando le dijeron lo que pasaba con su amigo, las acusaba de mentirosas.
"A la par ella me puso una denuncia penal por violencia familiar. No procedió porque fueron puras mentiras. Pero sólo complicó los problemas que teníamos".

Tres años
"Se tardó mucho todo esto. El divorcio lo resolvieron en tres años. Porque ella resultó embarazada y registró a su hija como mía. Tuvimos que demostrar con estudios de ADN que no era mía.
"La casa, como era el motivo de todo el problema, renuncié a cualquier derecho que pudiera tener y se la cedí a ella. Las niñas se quedaron conmigo. Se fijó un día y hora para que ella las vea.
"Rara vez viene a verlas, ha venido tomada y siempre viene con diferentes compañías, y en ocasiones viene muy tarde en la noche. Aún tiene orden de aprehensión el amigo que les hizo eso a mis niñas.
"Me duele mucho todo lo que pasó por mis hijas. No sé cómo es que ella cambió tanto. La verdad a veces he pensado en su hija y la suerte que a la niñita le espera".

*Perito en Psicología Forense
azul.iv@htomail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra
Venta 0.5
€uro
Compra
Venta 0.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad