Tuesday 17 de January de 2017

Mi delito… querer ir al baile

     18 Nov 2012 03:40:00

A- A A+

Compartir:

Un joven, fue detenido al momento de confesar su delito a una autoridad ministerial.
Es acusado de homicidio y robo calificados, así como portación de arma de fuego.
Su víctima es un joven hombre, padre de cinco hijos pequeños.
La desesperación, el dolor y la incertidumbre que genera la pérdida de la vida y la de la libertad invadieron a dos familias.

Su fría narración
“Andaba con un compa, él es cholo y la rolaba mal. O sea que andaba mal este chavo. Yo sí sabía, pero era mi compa.
“Ese día íbamos para el baile. Ya eran como las 12 o la 1.
“Necesitábamos un taxi y llegamos a la casa de una chava que conocíamos.
“Le dijimos que nos pidiera un taxi. Le dijimos para dónde nos levantara el taxi. Era en la esquina de una escuela que estaba cerca de ahí.
“Cuando llegó el taxi yo no sabía que el cholo tuviera ningún plan de nada.
“Nos subimos, el cholo del lado del chofer y yo del lado de adelante.
“Le dijimos que le diera para el baile. En eso mi compa le dijo que mejor le diera para otro lado.
“Es un camino de terracería que da a un rancho.
“El del taxi le hizo caso, yo no sabía para dónde íbamos.
“El señor del taxi le dijo que si traía para pagar porque estaba lejos, mi amigo le dijo que sí.
“Yo sí sabía que mi amigo traía una pistola. En eso le dijo ‘¡párese! y el señor le dijo que para qué.
“Y mi compa le dijo que para que le diera lo que traía de dinero.
“El señor le empezó a decir que no traía mucho que apenas había empezado a trabajar.
“Le dijo: 'No seas tonto muchacho, para qué te metes en problemas!.
“Este compa le empezó a gritar que le diera el dinero de la cajita.
“El señor no se había fijado que mi amigo tenía una pistola y le siguió diciendo que mejor nos llevaba y no nos cobraba, pero que ahí la dejáramos.
“Luego le dijo: ‘Nada más traigo como 200 pesos’.
“Mi amigo le dio un plomazo desde atrás. Atravesó el asiento del respaldo y le pegó en la espalda como a la altura del hombro.
“El señor se recargó en mi asiento y preguntó: ‘Por qué si ya te iba a dar los 200 pesos’; luego decía: ‘No me maten, tengo familia’.
“Nos decía que sus hijos estaban chiquitos, que quién los iba a mantener.
“El señor estaba herido y se detenía la sangre con su mano. Yo sí me asusté mucho cuando oí el balazo.
“Me quedé sentado en el asiento donde yo estaba y no sabía qué hacer.
“Sentía muy gacho cuando el señor decía que no lo matáramos. Yo ni sabía que eso iba a pasar. Nomás iba al baile.
“Mi compa se baja del taxi y me echa la pistola y me dice ‘te toca’; me empieza a gritar: ‘¡Mátalo, mátalo!’, si no lo matas te mato yo a ti’.
“El señor me decía, no me mates muchacho, tengo familia, quédense con todo, pero déjenme vivo. Se quejaba de dolor.
“Y mi amigo seguía gritándome que lo matara o me mataría a mí. Yo sabía que este compa era bravo y que si no hacía lo que me decía, sí me iba a matar.
“Yo empecé a temblar y el señor me seguía diciendo, ‘piénsalo muchacho si me matas vas a terminar en la cárcel’.
“Me decía que no lo matara, pero mi compa me seguía gritando: ‘¡Mátalo para estar parejos! En esto o la libramos los dos o nos hundimos los dos’.
“El señor estaba casi recargado conmigo, yo estaba sentado en el asiento del acompañante del chofer.
“Tenía la pistola en la mano y con los gritos del compa me asusté más.
“Le apunté a la cabeza del lado que estaba casi recargado para conmigo y le disparé”.

Privado de la vida
“El disparo fue en la cabeza, el señor se murió en ese momento. Este compa se subió en la parte de atrás del coche y me dijo: ‘Dale al carro’.
“Yo no sé manejar, pero le di. Más adelante en el camino chocamos y ahí nos detuvimos.
“Este compa me dijo que teníamos que bajar al señor.
“Lo bajamos del carro y lo arrastramos hasta debajo de un como puente que había ahí.
“Lo escondimos con hojas y con hierbas. Nos fuimos de ahí”.

Confesó
“Cuando llegué a mi casa le dije a mi familia lo que había pasado. Me dijeron que tenía que ir a decírselo a los policías.
“Me llevaron y les dije lo que había pasado.
“Los policías me dijeron que los llevara hasta donde estaba el cuerpo.
“Me subieron a la patrulla y le dieron para el camino de terracería en donde habíamos dejado al señor.
“Yo esperaba que estuviera vivo, pero la verdad sabía que el señor estaba muerto.
“Llegamos al lugar y ahí seguía el señor.
Con el compa que yo iba se fugó, ya nunca he sabido nada de él.
“Ahora a mí me quieren echar toda la culpa de lo que pasó. Pero sí yo lo hice fue por miedo de que me matara.
“En ese momento yo tenía el arma y mi compa no.
“Pero de todas maneras me dio miedo de que me quitara la pistola y me matara, por eso le disparé al señor”.

Amenazas
“La familia del taxista a mi familia la han amenazado con matarla.
“Dijeron que si a mí me dejaban salir, me iban a matar también. Sí tengo mucho miedo.
“Poco a poco he entendido que lo que hice causó mucho daño y sé que el tiempo que me den va a ser bueno para mí porque yo ya andaba muy mal, andaba en malos pasos.
“Mi abogado dice que yo no diga nada, que el Ministerio Público tiene que demostrármelo, pero me dicen que yo confesé y que con eso me sentenciarán”.

No entendí
“Se estuvo llevando todo mi proceso como debe de ser. El día ya para que me dijeran cuántos años me iba a quedar encerrado, ¡me dijeron que estaba libre!
“No entendía qué pasaba. Yo ya estaba muy resignado de que me sentenciarían porque maté a un hombre.
“Yo creo que mi abogado hizo buen trabajo porque me dijeron que me iba.
“Mi familia también estaba en la creencia de que me quedaría.
Tuve que ir por mis cosas. Mi mamá no traía dinero para mi camión. A duras penas traía para el suyo.
“Pidió dinero a los licenciados de ahí para irnos.
“Íbamos con mucho miedo porque si sabían que había llegado ahí al rancho, seguro me iban a matar.
“Mi jefa dijo que mejor nos fuéramos para con una tía, que mientras conseguiría dinero para que nos fuéramos para otro lado con otra tía”.

Un año después
“Estuve fuera un tiempo, pero las cosas estaban muy difíciles para mí.
Donde estaba platiqué lo que me había pasado y luego ya me decían el matón.
“Un día nos regresamos, había pasado un año.
“Yo no sabía ya nada de mi asunto, pero ya habían librado otra orden de aprehensión en mi contra.
“Dijeron los jueces que sí era culpable y que me tenían que detener.
Cuando regresé lueguito me agarraron y me presentaron con el juez.
“Ahora sí me dejaron encerrado. Yo sabía que me lo merecía. Yo sabía que tenía que estar encerrado.
“No me sentía a gusto. Sentía que el muertito en cualquier momento venía a cobrárselas él mismo.
“Yo creo que ahora sí va a descansar en paz y yo pagaré el daño que causé, no sé cómo, pero todo lo que hay que pagar en dinero algún día lo tendré que pagar”.

*Perito en Psicología Forense
azul.iv@hotmail.com




Lo más leído
Secuestran a dos hombres en Guadalupe
Se registra accidente múltiple en el boulevard
Aseguran un vehículo robado
Encuentran a un hombre sin vida en Zóquite
Se pasa el alto y choca
El viernes será la Feria del Empleo en Calera
Piden a SRE vigilar proceso de mexicano detenido en Letonia
Se pone agresivo con Tránsito
Por Trump, anuncian cerco a Embajada de EU y bloqueo a puentes internacionales
Peña Nieto anuncia medidas en favor de economía y Pymes
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.50
Venta 22
€uro
Compra 23.02
Venta 23.52

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad