Sunday 22 de January de 2017

Mi delito… rehacer mi vida

Historia de vida

     14 Oct 2012 03:40:00

A- A A+

Compartir:

Un hombre divorciado de su primera esposa, con quien procreó cuatro hijos, decide rehacer su vida con otra mujer 13 años más joven que él en busca de la felicidad familiar.
Nunca se imagina que terminaría procesado por el delito de violación y violencia.

Su historia personal
“A mi primera esposa la conocí en la universidad, estudiábamos Contabilidad hace ya algunos años. Nos enamoramos y decidimos casarnos.
“Los dos ejercíamos nuestra profesión. Ella en una constructora y yo de manera particular.
“Trabajando en eso uno conoce mucha gente, más los amigos que uno ya tiene, se hace de vida social.
“Mi esposa se embarazó, tuvimos cuatro hijos. Eso ponía trabas para que ella me acompañara a las fiestas o reuniones que nos invitaban. Siempre se quedaba a cuidar a los hijos”.
“Poco a poco nos fuimos alejando. Yo me refugiaba en fiestas y en amigos y esto va aparejado a las borracheras.
“Empezamos a tener problemas porque yo llegaba muy tomado y muy tarde. Y no entiendo por qué con la llegada de nuestros hijos, mi mujer se alejó de mí en la vida íntima.
“Simplemente no quería y cuando quería lo hacía apresurándome y casi de malas.
“Esa situación me llevó a buscar relaciones alternativas o como le dicen ‘queridas’. Anduve con varias. Así, las borracheras ya eran juergas completas en donde había de todo. Yo de plano ya no llegaba a dormir a la casa”.

Mejor me iba
“Usted no se imagina lo que es estar aguantando a una vieja gorda, chanquilona, malhumorada y celosa, reclamándole a uno que no llegó a dormir.
“Empezó a volverse medio loca. Quería todo de mí, pero ella no me daba lo que un hombre busca y para lo que se casa, sí me entiende ¿verdad?
“Me revisaba la ropa casi con lupa. Bueno hasta olía mi ropa interior.
“Me decía muchas vulgaridades y sí, yo sí andaba con viejas, pero me cuidaba. Eso me hacía disfrutar verla cómo se ponía. Y más aún que no encontrara nada.
“Pero la verdad es que esa vida era un maldito infierno. Es muy humillante que a uno le huelan hasta los calzones”.

Nos divorciamos
“La relación ya estaba muy gastada. Ya había habido hasta violencia familiar, porque sí reconozco que le llegué a pegar estando borracho.
“Yo ya tenía una relación con otra mujer. Ya hasta le tenía casa.
“Mi esposa me descubrió y se armó un problemota. Ese día, mi mujer llevó a nuestros hijos a reclamar; estaban muy tristes y llorando, ya eran unos jovencitos la mayorcita tenía 14 años.
“Mi mujer gritando de cosas en la calle. Fue muy vergonzante, ya no volví a mi casa. No nos divorciamos luego, luego. Pasaron casi dos años de eso. Yo le solicité el divorcio”.

Enamorado
“Con esta mujer que ya le tenía casa no duré mucho. Conocí a esta vieja que me denunció y todavía vivía con ella.
“Me enamoré de ella desde que la vi. La veía en Hacienda, ella iba seguido ahí y me volvía loco verla cómo se vestía, con sus botas a la rodilla y su pelo pintado de güero, con esas que se ponen las mujeres como mechitas más güeras.
“Un día se me ocurrió preguntarle que si ya había desayunado y me dijo que no.
“La invité a desayunar cerca de Catedral. Yo me sentía soñado porque esa vieja para mí era muy mujer.
“Empezamos a andar, nos divertíamos mucho, me sentía como adolescente, íbamos a los zoológicos, me la llevaba a los balnearios.
“Yo todavía vivía con la otra. Y esta me empezó a presionar para que la dejara.
“Me amenazaba con dejarme y me dejaba unos días. La veía paseando con otros. Yo me sentía muy celoso. Terminé con la otra mujer. La corrí de mi casa”.

Condiciones
“Hablé con ella y le dije que quería una relación seria, que me gustaba para hacer vida con ella, que quería familia, tener hijos.
“Ella me dijo que si no me divorciaba, me olvidara de que ella viviera conmigo.
“Le solicité el divorció a la que fue mi primera esposa. Casi a los cuatro meses le enseñé el acta de divorcio y le pedí que se fuera a vivir conmigo.
“Ella no quiso. Me dijo que ella se salía de su casa solamente casada. Le dije que no la fregara, que ya había vivido con otros. Me dijo que esa era su condición”.

Familia desintegrada
“Tuvimos tres hijos. Los primeros gemelos. Se me hacía muy raro porque en mi familia no hay gemelos y ella tuvo un novio gemelo. Siempre tuve esa duda.
“Luego tuvimos una niña. Esta vieja cambió también. Empezamos a tener muchos problemas también por celos. Me exigía mucho dinero, pero no podía tenerle los lujos que ella me pedía.
“Le compré un carrito de agencia a crédito, pero ella no se conformaba y quería más.
“Como mis posibilidades estaban reducidas porque les pasaba pensión a mis otros cuatro hijos no podía darle los lujos que ella se merecía, pero pensaba que era porque yo andaba con otras mujeres.
“Me dio diabetes, y yo la verdad ya no estaba tan joven y con eso se me vinieron problemas de impotencia.
“Pero esta vieja que es 13 años más joven que yo, no lo entendía, ella pensaba que yo no podía porque andaba con otras”.

Conflictos penales
“Los problemas con ella eran muy fuertes. Las discusiones terminaban con aventones y golpes por parte de los dos.
“En una ocasión me levantó un acta por violencia conyugal. De ahí todo se vino para abajo. Yo no la quería ni ver.
“La engañé. Ella se dio cuenta y me amenazó. Me dijo que me iba a arrepentir toda mi vida, que a una mujer como ella no se le hacía eso.
“Se llevó a los niños, se fueron a la casa de la mamá de ella. Ese mismo día fue a la procuraduría del DIF. Un día antes había llevado a mi hijita con el doctor porque estaba rozada.
“Mi hijita tenía dos añitos en esa fecha. Le mandaron pomada para lo rozado, pero ella en la procuraduría dijo que yo la había tratado de violar.
“Como sus partecitas estaban irritadas ella dijo que yo me había quedado solo con la niña. Me detuvieron.
“A mis hijos los manipuló para que dijeran que yo les pegaba y que los encerraba. Y con el acta que me levantó por violencia conyugal, le creyeron todo.
“Eso me derrumbó. Mi enfermedad empeoró. Perdí todos mis clientes. Ella se quedó con mi casa, el carro que le compré y buscó la manera de adueñarse de una cuentita en el banco.
“No pude pagarme un abogado. Salí en 20 meses. Los mismos que me arruinaron la vida y me dejaron muy enfermo, solo y sin dinero.

*Perito en Psicología Forense
azxul.iv@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad