Tuesday 24 de January de 2017

Mi delito... rescatarla

Historia de vida

     7 Oct 2012 03:40:00

A- A A+

Compartir:

Una mujer de Jerez, Zacatecas, se ve envuelta en un proceso penal en su contra por el delito de violencia familiar.
Madre de una niña y un niño, la joven padece de retraso mental, no así sus menores.
Su pareja trata de apoyarla y buscarle ayuda, sin embargo también figura como indiciado en el proceso penal.

Cómo se conocen
“La conocí en la casa de sus papás, su mamá me daba de comer. Yo le pagaba la comida, era como una casa de asistencia.
“Cuando yo iba a comer ahí veía que mi mujer se acercaba a su mamá a pedirle de comer y no le daba, la corría.
“Ella se veía mal, flaca y trasijada, se le veía el hambre en la cara. Estaba mugrosa y clarito se le veían los moretones de que le pegaban.
“Estuve trabajando un tiempecillo ahí, como seis meses, eso fue en Mezquitic.
“Había veces que iba a comer ahí y no veía a la muchachilla, se veía chiquilla, como de 15 años.
“También llegué a ver a una niña, a veces andaba encueradilla o en puros calzones, mugrosilla también.
“Me daban mucha lástima y le dije a la señora que les diera de comer, que yo le pagaba para que les diera un taco.
“No se vio que le gustara a la señora, pero les daba de comer. Yo creiba que eran hermanas.
“Cuando se acabó el jale ahí en Mezquitic, hablé con los papás de mi mujer para decirles que yo necesitaba una muchacha que me atendiera, que me hiciera de comer y me lavara.
“Les dije que dejaran que me la llevara, que yo la iba a mantener. Ellos dijeron que sí.
“Yo no la quería en ese entonces para mujer. Dejaron que me la llevara, pero ya para cuando nos íbamos, me echaron a la más chiquilla y me dijeron que era su hija.
“Yo les pregunté que cómo, y que dónde estaba el papá de la chamaca, que yo no quería problemas. La mamá se dio la vuelta”.

La historia de la mujer
“Con su papá yo hice buena amistad, bueno platicábamos más.
“En ese momento me dijo que ellos se habían ido de Tepetongo por unos problemas que tuvieron con el presidente municipal.
“Que los vecinos hablaron con las autoridades y que seguido iban los preventivos porque su mujer golpeaba mucho a la chamaca porque no la quería.
“Me dijo que esta mujer la amarraba y la encerraba muchos días. Que no la quería que porque estaba loca y mensa.
“Hasta que un día llegó el presidente municipal a hablar con ellos y les dijo que si seguían haciendo eso él hablaría al DIF para que les quitaran a la muchachilla. Yo le pregunté que cómo se la habían embarazado si la tenían encerrada”.

Violación
“Me platicó que por eso mismo mejor se fueron de Tepetongo. Que después de que fue el presidente y se supo todo, también resultó que el abuelo materno de mi mujer había abusado de ella desde chiquilla hasta que ya se hizo mujercita y la embarazó.
“O sea que la niña que nos echaron era hermana y nieta de esa señora.
“Le pregunté que si lo habían metido a la cárcel al abuelo, me dijo que no, que cuando él supo todo agarró a su hija y a la nieta y se fue para Mezquitic.
“Que todo eso él no lo sabía porque había estado en el norte y que él mandaba para que llevaran a la niña al doctor a Jerez, pero que la mujer nunca la llevó.
“Y que como al mes que se llevó a la niña los alcanzó la mujer. Y que ella prometió que ya no la iba a amarrar”.

Se la llevó a Jerez
“Nos fuimos para Jerez, yo aquí tengo mi casa.
“Estoy dejado de mi esposa, se fue para el norte y se llevó a mis muchachos. Me dijo que ya no iban a regresar.
“Traté de irme para allá, pero no pude cruzar y la falta de dinero me fueron dejando aquí, tengo 15 años que no los veo. De repente sé de ellos porque le hablo.
“Por eso es que yo miré la posibilidad de traerme a la muchachilla.
“Yo la miraba como una niña. Me daba lástima y cuando supe lo de la hija, pues ya qué. Ya había dicho”.

Hacendosa
“Se portaban bien. Esta muchachilla era hacendosa, no hacía muy bien el quehacer, pero fue aprendiendo.
“La niña no se veía retrasadilla y pensé que tenía que ir a la escuela.
“No teníamos papeles y fui a buscar a sus gentes para que me dieran las actas de nacimiento y lo que se ocupara para llevarla a la escuela.
“Ya tenían un año conmigo. Yo veía que mi mujer como que no quería a la niña, la regañaba mucho, le gritaba y yo le decía que no.
“Se molestaba, pero me hacía caso de no maltratarla”.

Procrearon un hijo
“Tiempecillo después me fui encariñando con ella. No sé cómo pasó, pero empezamos a tener vida de pareja.
“Ella me correspondía bien. Al año de eso se embarazó y tuvimos un hijo.
“Ella se deshacía por el niño, lo quería mucho.
“Lo trataba muy diferente de la niña. Noté que desde que nació el niño hacía menos a la niña.
“Yo le decía que no estaba bien, que tenía que tratarlos igual, pero ella no quería”.

Maltratos
“Los maltratos se fueron haciendo cada vez más hacia la niña.
“Sucedió que se acabó el trabajo en la ladrillera y mientras salía jale, pasaba más tiempo en la casa y me empecé a fijar que aparte de que le pegaba mucho, encerraba a la niña.
“Un día ya la iba a amarrar y no la dejé. Fui al DIF a ver si nos podían ayudar, porque yo me acordé de lo que me contó su papá y me daba miedo de que ella hiciera lo mismo con su hija, de amarrarla y no darle de comer.
“De ahí me dijeron que iban a ir a una visita, pero nunca fueron. Nos llegó el citatorio del Ministerio Público. Y están viendo que quieren meternos a la cárcel por maltratos.
“Yo pienso que mi mujer nada más necesita ayuda, pero yo no quiero ir a la cárcel”.

La voz de ella
“Mi mamá me encerraba bien munchos días y no me daba de comer y me pegaba así con su mano y hasta jue el presidente a sacarme porque mi amá me tenía amarrada.
“Ella sí es mi hija, yo no la quiero, no sé quién es su papá, es mi abuelo su papá o yo no sé.
“A mi hijo sí lo quiero, es hijo de mi viejo y a él sí lo quiero porque le di un hijo”.
La mujer de esta historia padece de retraso mental moderado. Esto le impide tener conciencia de las consecuencias de sus actos.
El trato hacía su menor hija lo es como un patrón repetitivo de lo que ella misma vivió siendo niña.
La reconoce como su hija, pero como por parte de su madre sólo recibió malos tratos ella supone que a las niñas así se les debe tratar.
Al niño de igual manera lo reconoce como su hijo, pero el trato es significativamente diferente. Continúa bajo el cuidado de su pareja.

Perito en Psicología Forense
azul.iv@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.38
Venta 21.88
€uro
Compra 22.92
Venta 23.42

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad