Sunday 22 de January de 2017

Mi delito… salir a dar un paseo

Historia de vida

     25 Mar 2012 03:40:00

A- A A+

Compartir:

En una comunidad cercana a Villanueva, una joven mujer sufrió, “una horrible pesadilla” al ser agredida por un sujeto en estado de ebriedad.
El ataque se dio durante un paseo de amigos en una presa.
La sana convivencia se vio opacada cuando los jóvenes no la localizaban y la noche ya estaba por llegar.

La voz de uno de sus amigos
“Nos gusta ir a la presa a bañarnos y a comer. Somos 11 los que nos juntamos desde la secundaria.
“En veces nos acompañan otros amigos y se hace el grupo más grande.
“Ese día sí invitamos a otros amigos y llevaron vino. Llegamos como a eso de la 1 y ya atardeciendo la verdad muchos ya estaban muy tomados.
“Empezamos a extrañar a esta chava y las muchachas decían que se había ido a caminar. La esperamos un ratillo, pero no llegaba.
“Como ya nos queríamos ir nos pusimos a buscarla. No la hallábamos.
“Nos empezamos a preocupar mucho porque no la veíamos y sí está lejillos de la carretera.
“Uno de los cuates dijo que tampoco estaba un amigo de ellos que habían invitado, los que nos juntábamos siempre no lo conocíamos muy bien, sólo de vista y de oídas. Se sabía que ese chavo le gustaba meterse mota y cocaína.
“Empezaron a hacer burla de que para qué nos preocupábamos, que segurito se habían ido por ahí para “conocerse mejor”.
“Nosotros conocemos bien a mi amiga y ella no es así, ella no hace esas cosas, es muy seriecilla, y nos preocupamos más.
“Pasó como media hora más. En eso vimos que ya venía este chavo, pero no venía mi amiga con él.
“Se veía que estaba borracho y yo creo que sí se había metido algo más porque se veía muy exaltado.
“Le preguntamos por mi amiga y dijo: ‘ahí se quedó… méndiga vieja apretada, primero ahí anda de aprontona y luego se quiso hacer la decente, pero ya le quité lo puritana. Comenzó a reírse.
“Otro amigo le dijo: ‘qué le hiciste ca… dónde está’, y este le dijo que qué le importaba, que si era su vieja o qué, se hicieron de palabras y se dieron sus aventones, pero los separamos.
“Mejor nos fuimos a buscar a mi amiga por donde había llegado este cuate.
“Íbamos cuando vimos a mi amiga que venía caminando, pero con mucha dificultad, venía encorvada y llorando.
“Corrimos a ayudarla. Estaba toda desgreñada, su playera estaba jaloneada y desagarrada del cuello, se le veía la boca muy hinchada y tenía las muñecas marcadas como amoratadas.
“Su pantalón de mezclilla tenía lodo y no traía un tenis. Me fui a buscarle su zapato”.

No dejaba de llorar
“Mi amiga estaba muy mal. No dejaba de llorar y no nos decía nada de lo que le había pasado.
“Sólo decía que ella había tenido la culpa por irse a caminar sola. Nos fuimos de ahí.
“Llegando al pueblo la íbamos a ir a dejar a su casa, pero no quiso, dijo que no quería que sus papás la vieran así.
“Yo le decía que mejor sí la llevábamos a su casa, que ahí iba a estar bien.
“En el camino le preguntábamos qué le había pasado y que si le habían hecho algo malo y nos comenzó a decir que este chavo la había violado”.

Su voz
“Me fui a buscar estrellitas y en eso sentí que alguien venía tras de mí.
“Volteé y lo vi. Me dijo que por qué tan sola y me jaló por la cintura.
“Estaba muy borracho y se le veían los ojos como de loco. Me tiró contra el piso y con una mano me agarraba de las muñecas.
“Yo tenía mucho miedo y estaba llorando, le decía que me dejara, que yo no quería y que nunca había estado con un hombre y eso lo puso peor de loco.
“Me decía que me callara porque si no, me mataría, que a las perras que andan solas eso les pasaba.
“Me jaloneó de la blusa, me la rompió; yo trataba de pegarle para zafarme, pero no podía.
“Me insultaba mucho. Me golpeó la cara con el puño y me desmayé.
“No sé qué me hizo exactamente, pero puedo decir que me violó porque yo no quería estar con él y estaba sin ropa y manchada de sangre.
“Me dolía mucho la boca y mi cuerpo.
“Siento mucha vergüenza porque cuando recobre el sentido estaba ahí tirada en el lodo, casi sin ropa.
“Siento que no valgo nada que me robó mi vida.
“Tengo miedo de salir a la calle, no me da hambre.
“Aunque lo metan a la cárcel, nada volverá a ser igual”.

Consecuencias
Las víctimas de violación frecuentemente desarrollan en el aspecto psicológico un profundo sentido de autodesprecio y deshonra.
Existen además sentimientos de culpa denominados “culpa del sobreviviente”, lo que puede llevar al desarrollo de síntomas de disforia crónica, tales como insatisfacción, tristeza y depresión.
En casos más dramáticos pueden instituirse cuadros depresivos agudos y conducta suicida, sin considerar el daño físico, así como el riesgo de un embarazo no deseado y enfermedades de trasmisión sexual.

*Perito en Psicología Forense
azul.iv@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad