Wednesday 18 de January de 2017

Mi delito… sentirme sola

Historias de lobos

     24 Mar 2013 03:40:00

A- A A+

Compartir:

Una joven madre soltera de dos niños se relaciona con un hombre que promete ser su apoyo. Se enamora sin pensar que llevará a su hogar a un enemigo. Las cosas terminan tan mal que pierde la custodia de sus hijos y casi su libertad.

La voz de la abuelita
“Mi hija y mis dos nietos vivían en mi casa desde que su papá se murió. Fue muy difícil para ellos superar eso. Pero se estaban reponiendo poco a poquito. Mi hija trabajaba en un restaurante como mesera y con lo poquito que le daban de pensión sacaba a mis nietos adelante.
“En el restaurante conoció a un hombre. Es chofer. Empezó a andar con él. Yo le decía que tuviera cuidado, que no era bueno que metiera ningún viejo en la casa porque estaban sus hijos. A mí me daba pendiente que les fueran a hacer algo. De todas maneras se enredó con él. Empezó a fallar como mamá. Salía de trabajar y ya no llegaba a dormir.
“Como yo estoy mala de mis piernas, no podía llevar a mis nietos a la escuela. Los niños empezaron a faltar, hasta 15 días seguidos. Empezaron a tener malas calificaciones, hasta que los suspendieron.
"Mi hija estaba como enajenada. No veía que estaba causando mal. Yo no me oponía a que rehiciera su vida. Pero que se fijara bien porque muchos hombres malos nada más buscan a la mujer para usarla y terminan destruyéndolas. Ella me decía que era buen hombre, muy trabajador".

Lo presentó
"Un día lo llevó a mi casa para presentarlo. Ya tenían como seis meses de andar juntos. Es un viejo muy feo. Ya se ve grande, como más de 45. Mi hija tiene 28 años. Se le veía que era malo. Le hablaba muy golpeado. Le dije que ese hombre no le convenía, que se veía que la iba a hacer sufrir mucho. Me dijo que yo no quería que ella fuera feliz. Siguió con él".

Cambios
Teníamos discusiones muy severas, principalmente porque no llegaba a dormir. Yo le decía que ese no era buen ejemplo para sus hijos. Me decía que ella quería independizarse. Que quería irse a vivir a la casa de ese hombre. Yo le decía que no. Que cómo iba a meter a sus hijos con un desconocido.
"No sabíamos ni qué mañas pudiera tener. Ella insistía. Un día me dijo que se iba con él. Ese día la discusión fue terrible. Yo quería detener a mis nietos para que no se los llevara.
"Los niños lloraban porque no querían irse con ese señor. Mi hija me aventó porque el hombre le dijo 'avienta a la vieja y tráete a los escuincles o ahí déjalos'. Estaba tomado. Se fueron mis nietos llorando, no pude hacer nada".

Malos tratos
“Como podía iba a ver a mis nietos. Cada vez se veían más flaquitos y siempre me decían que se querían ir conmigo. Como mi hija seguía trabajando en el restaurante mis nietos pasaban muchas horas solos en la casa. Cuando estaba el viejo se quedaban con él.
"Una vez mi hija me pidió que se los cuidara para acompañar al viejo a un viaje, me los llevó. La niña me dijo que ella ya no se quería ir con ese viejo porque le pegaba mucho a su mamá. Me dijo que a ellos también les pegaba. Que les gritaba muy feo y que siempre les decía malas palabras.
"Ese día me enseñaron unos moretones en sus bracitos y en su espalda. Clarito se veía que eran golpes. Cuando regresó mi hija la enfrenté y le dije que no se llevaría a los niños. Que si ella quería seguir aguantando malos tratos que ese era su problema".

Golpiza
“Las veces que llegué a ir a ver a mis nietos me hice amiga de una vecina. Le dejé mi teléfono por si pasaba algo. Ese día me llamó como a las 11 y media de la noche. Me dijo que había escuchado un pleito muy fuerte y que los niños estaban llorando mucho. Que se había escuchado como que habían golpeado a los niños.
"Le hablé a otro de mis hijos para que me llevaran. Llegamos a la casa y nos encontramos con que mi hija y el viejo estaban muy borrachos. Pero que vamos viendo a los niños. Eso si fue muy doloroso.
"La niña tenía su carita hinchada de las cachetadas que le había dado su mamá. Mi niñito tenía su espaldita y pompitas casi negras de los trancazos que les metieron.
"La niña me dijo que ella y su hermanito tenían mucha hambre porque desde la tarde su mamá y el viejo estaban tomando cervezas y que no les hacían caso. Que le subían mucho a la música y que no les daban de comer.
"Ya en la noche su hermanito tenía mucha hambre y empezó a llorar. Su mamá les dijo que se fueran a dormir pero su hermanito quería comer y no dejaba de llorar".

La voz de la nena
“El esposo de mi mamá se enojó mucho y le dijo a mi mamá que nos callara, pero mi hermanito seguía llorando de hambre. Le dije que yo le iba a dar un pan y me dijo mi mamá que ni se me ocurriera.
"Entonces el viejo le volvió a gritar a mi mamá que callara al escuincle o que lo iba a matar. Y mi mamá se desesperó mucho y le empezó a pegar. Yo le dije a mi mamita que ya no se enojara, que ahorita le daría su pan a mi hermanito para que se calmara y me pegó de cachetadas.
"Qué bueno que llegó mi abuelita porque ese viejo decía que nos calláramos o nos mataba. Y yo sí pensé que nos mataría porque nos pegaba mucho. Yo quiero mucho a mi mamita y no quiero que le pase nada, pero también quiero a mi hermanito y si seguimos con ese viejo nos va a matar".

Denuncia
"Mi hijo y yo sacamos a los niños de ahí y nos fuimos al seguro a que los atendieran. Ahí nos dijeron que teníamos que denunciar. Pero cómo iba a meter a la cárcel a mi hija. Me dijeron que de todas maneras le hablarían a la ministerial.
"Era mejor porque mi hija estaba enajenada con ese hombre. Se los llevaron al Cereso. Mi hija me dijo que no me iba a perdonar. Que eran sus hijos y que tenían que estar con ella. Pero el juez dijo que no. Me entregó la custodia de mis nietos.
"El viejo se fue huyendo. Pero está una orden de aprehensión en su contra. Mi hija nos pide perdón muy arrepentida, pero los niños no quieren ni verla. El más chiquito le dice 'ya no te quiero porque tú querías que nos mataran'.
"Mis hijos me han motivado a que esté mejor de salud. Los niños otra vez están gorditos, llenos de vida".

Consecuencias
Aunque la violencia puede tener varias consecuencias para los niños, según sus características y su nivel de gravedad, sus repercusiones a corto y largo plazo son con frecuencia serias y perjudiciales.
La violencia puede provocar una mayor susceptibilidad a sufrir problemas sociales, emocionales y cognitivos durante toda la vida y a presentar comportamientos perjudiciales para la salud, como el abuso de sustancias adictivas o la iniciación precoz en la actividad sexual.
Entre los problemas de salud mental y los problemas sociales relacionados con la violencia se encuentran la ansiedad y los trastornos depresivos, las alucinaciones, el desempeño deficiente de las tareas, las alteraciones de la memoria y el comportamiento agresivo. Entre muchos problemas psicosomáticos y alteraciones en el desempeño social.

*Perito en Psicología Forense
azul.iv@hotmail.com




Lo más leído
Estudiante dispara a compañeros y maestra en colegio de Nuevo León
Autor de tiroteo en colegio de Monterrey padecía depresión
Dejo gubernatura y busco candidatura al 100: Moreno Valle
Confirman elenco para la Feria de Carnaval Río Grande 2017
Fallece don Raúl Muñoz Popoca, destacado fresnillense
Muere estudiante que disparó en colegio de Monterrey
Bad Bull Rodeo premia a lo mejor de su Tour 2016
Zacatecas estará presente en la Espartaqueada 2017
Comisión de Salud exige informe sobre quimioterapias falsas
No toleraré actos de corrupción ni solaparé a quien viole la ley: Uc Jacobo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.77
Venta 22.27
€uro
Compra 23.02
Venta 23.52

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad