Tuesday 24 de January de 2017

Mi delito… ser confiado

Historia de vida

     21 Apr 2013 03:40:00

A- A A+

Compartir:


Un hombre se dedica a vender frutas y verduras en un municipio al sureste de la capital, un día decide ampliar su modesta casa y el local donde vende sus productos, por lo que contrata a tres muchachos que se dedican al oficio de albañilería.
El hombre les brinda la confianza para que se desenvuelvan en su propiedad, sin saber que ellos maquinarían un plan para robarle sus pertenencias de valor.

Cómo sucedió
“Ese día a la 1 de la mañana desperté porque escuché ruidos. Pensé que se trataba de una fuga de agua con la que había tenido problemas en mi casa. Me levanté para ver si podía solucionar ese problema, pero me di cuenta de que el agua no era.
“Me asomé hacia la calle y miré que estaba uno de los muchachos que trabajaban en la obra conmigo afuera de mi casa. Noté que miraba muy insistentemente para mi casa. De momento no pensé mal porque también era vecino de nosotros.
“Como ya me había levantado me fui a preparar un té a la cocina. En eso estaba cuando escuché nuevamente ruidos. Esta vez era en el local de las frutas. Me fui a asomar porque pensaba que era un gato. Cuando me asomé me fijé que se encontraban en el interior dos personas. Me sorprendí mucho pero no hice ruido.
“Yo creo que ellos se brincaron y entraron por la ventana de arriba del segundo piso, violando la lámina del lugar. Esas gentes no tenían nada que hacer en mi casa y mejor llamé a la policía porque no podía ser más que un robo.
“Yo pensaba en mi familia, que estaba arriba del local. Todos estaban dormidos y yo no sabía ni cuánta gente más se podía haber metido. Me acordé del chavo que trabajaba conmigo y pensé que por eso estaba volteando para la casa.
“Tenía mucho pendiente por mi familia y salí para hablarle al chavo y que me ayudara. Cuando salí, corrió. Me regresé a prender las luces para ahuyentar a esas gentes. En eso llegó la Preventiva y los dejé pasar a mi casa, porque hay una puerta que se comunica al local.
“Entraron cinco policías, lograron detener a dos sujetos. Hasta ese momento los reconocí. Con el escándalo ya había despertado mi esposa y una de mis hijas. Les abrimos a los policías la cortina del local para que por ahí sacaran a los sujetos.
“El otro chavo estaba cerca del local y no dejaba de voltear para con nosotros. Qué se podía pensar. Nada más que era el que les estaba echando aguas. Si trabajaban juntos no podía ser más que eso”.

Evidencias
“Cuando los sacaron los revisaron y uno de ellos traía en su mochila una computadora laptop que era de mi hija y que la había dejado en el negocio. También traía unas bocinas y un celular. El otro traía en su mochila poco más de 30 mil pesos.
“Ese dinero estaba guardado en tres cajones diferentes. Habíamos juntado ese dinero para pagar a los proveedores que venían de Aguascalientes a traernos la mercancía.
"También íbamos a pagar las rayas de la gente que nos trabaja, incluyendo a los rateros”.

Recuperado
“Unos días después, nos regresó el Ministerio Público nuestras pertenencias. Me siento traicionado porque les brindé mi confianza para que ellos pudieran realizar bien su trabajo. Les pagaba 700 pesos a la semana para que hicieran su trabajo”.

Quiénes son
Los tres, dedicados al oficio de albañil. Los tres hacen uso de bebidas embriagantes, marihuana y resistol. El mayor de ellos tiene 24 años, padre de dos niños; su esposa trabaja en el servicio doméstico. Los otros dos están solteros, de 19 y 20 años de edad. Ninguno concluyó la primaria.

La traición entre ellos
“El señor de las frutas nos contrató para hacerle unos trabajos de levantar unas bardas. Teníamos que pasar por su casa y también por la frutería. Ya teníamos tres semanas trabajando. Ese día era un sábado. Nos pagó la raya y me fui para mi casa para dejarle el chivo a mi vieja.
“De ahí le dije que me iba a ir con mis compas a echarnos unas chelas. Nos fuimos para la cancha y ahí nos estuvimos a eso pasadas de las 10. En eso El Geras dice que vayamos a su casa para buscar su chemo. Nos retiramos de ahí.
“Nos encontramos a otros compas que andaban en lo mismo. Nos dijeron que si no queríamos un toque de mota que porque iban a hacer una fiesta con unas viejas. Para entonarnos nos fumamos un toque y les dijimos que nomás íbamos por el chemo del Noche y que les caíamos de rato.
“Llegamos a la fiesta a eso de las 11 y media. Estaba buena la fiesta porque las viejas estaban bien pedas. Pero nos dijeron que esas viejas eran de las que cobraban. Las habían traído de Ojocaliente.
“Yo ya no traía lana y sí se me antojaba una muchacha. Pero me andaba aguantando. El Geras dijo que si nos aventábamos un jale para sacar feria. Dijo que él se había fijado dónde había juntado un dinero el patrón. Nos pusimos de acuerdo y le dijimos al Noche que si le entraba, el dijo que simón, pero que el cuidaba.
“Nos metimos por unas láminas de la casa del patrón. Nos bajamos al local y nos pusimos a buscar el dinero. Encontramos otras cosas. El Geras dijo que mejor no le entraba y que me desafanara. Que me llevara la computadora y las bocinas. Que según él no hallaba el dinero.
“Yo me fijé que sí lo había sacado de unos cajones. Le dije que si nos quería traicionar para quedarse solo con el dinero. Nos hicimos de palabras y le dije que de ahí no nos íbamos hasta que se aclarara lo del dinero.
“En eso se prendió la luz. Nos quisimos salir pero ya teníamos a los pitufos encima. Esa lana la queríamos para pagar las viejas. Yo creiba que era menos, como unos 3 mil. La neta es que este compa se iba a quedar con toda la feria”.

El vigilante
“Estábamos en una fiesta y mis compas me dijeron que si los acompañaba por una lana para sacar para unas viejas. Creí que íbamos para la casa de uno de estos. Pasamos por la casa del patrón y estos compas me dijeron ‘vente’.
“Les dije que no, que traía mi bicicleta y que para qué se iban a meter. Nomás me dijeron que a miar y que les echara aguas de que si venían los cuicos. Me fijé que el patrón se había levantado y les empecé a chiflar para que se salieran.
“En eso el patrón salió y yo mejor me alejé poquillo de ahí, me quedé para ver qué pasaba. Llegaron los cuicos, clarito miré que sacaron a mis compas esposados. Yo no sabía que ellos se habían metido a robar y no es cierto que nos pusimos de acuerdo para meternos en esa casa.
“Yo nada mas los acompañé. De eso de que el dinero lo queríamos para pagar las viejas tampoco es cierto porque a una de esas muchachas yo la conocía. Ahora que se acabé esto y si me sacan del tambo me voy a ir para el otro lado. Sí me quedo donde me van a dar trabajo la gente piensa que soy ratero y además chemo”.

Robo calificado
Artículo 317.- “Comete el delito de robo el que se apodera de una cosa mueble ajena y sin consentimiento de quien legalmente pueda disponer de ella”.
Artículo 320.- “El delito de robo se sancionará conforme a las siguientes reglas:
“IV.- Cuando exceda de 500 cuotas se sancionará al responsable con prisión de tres a 12 años y multa hasta de 300 cuotas”.
Artículo 321.- “Se considerará calificado el delito de robo, cuando:
“IV.- Se cometa en paraje solitario, en lugar cerrado o en edificio, vivienda, aposento o cuarto que estén habitados o destinados para habitación, comprendiéndose en esta denominación no sólo los que estén fijos en la tierra, sino también los movibles, sea cual fuere la materia de que estén construidos;
“VII.- Se cometa de noche, llevando armas, con fractura o empleo de llaves falsas, horadación, excavación o escalamiento, o sean los ladrones dos o más o fingiéndose funcionarios o empleados públicos o suponiendo una orden de alguna autoridad”.
Articulo 10.- “La tentativa es punible cuando la resolución de cometer un delito se exterioriza ejecutando u omitiendo, en parte o totalmente, los actos que deberían producir o evitar el resultado, si aquellos se interrumpen o este no acontece por causas ajenas a la voluntad del agente.
“Si el sujeto desistiera espontáneamente de la ejecución o impidiere la consumación del delito no se impondrá pena o medida de seguridad alguna, a no ser que los actos ejecutados u omitidos constituyan por sí mismo delitos”.
Articulo 65.- “Al responsable de la tentativa se le aplicarán hasta dos terceras partes de la sanción señalada en la ley al delito que pretendió consumar”.

*Perito en Psicología Forense
azul.iv@hotmail.com




Lo más leído
Pide PAN que fortuna de 'El Chapo' se reparta entre México y EU
EU frena 100 tons de aguacate mexicano; descartan culpa de Trump
Uno tiene que buscar la manera de tener un peso más: Cortés Navia 
Otorga el Ayuntamiento de Zacatecas apoyo a un Grupo Étnico 
Alumno de secundaria amaga en Facebook con tiroteo
Cancelará la Secretaría de Finanzas la mitad de las plazas vacantes
Anuncian foro para atender a migrantes 
Turismo y Pueblos Mágicos del estado firman un convenio para tener módulos de información 
Tradiciones: Voladores de Papantla, dueños del cielo 
Cumple Grupo Modelo con los más altos estándares de calidad y cuidado ecológico  
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.49
Venta 21.99
€uro
Compra 23.07
Venta 23.57

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad