Friday 24 de March de 2017

Mi delito… ser irresponsable

Historia de vida

     8 Jul 2012 03:40:00

A- A A+

Compartir:

Una familia repentinamente se vio forzada a cambiar su estilo de vida.
Un día en que realizaba sus actividades matutinas normales en casa, un hombre que conducía en estado de ebriedad impactó su vehículo contra la entrada de la vivienda.
A partir de entonces todo cambió para todos y por fortuna este hecho no terminó en una tragedia de mayores dimensiones.

Quién es la víctima
Una mujer de 42 años, dedicada a las labores del hogar y a atender una tiendita de abarrotes. Madre de tres hijos, el más pequeño de 8 años, un adolescente de 14 y una jovencita de 19.
Además es abuela de dos bebés de 1 y 2 años, respectivamente.

La historia según la víctima
“Ese día era tempranito, iban a ser las 8 de la mañana. Iba a abrirles a los de la leche y a los del pan.
“La tiendita la tenemos a un lado de la casa, pero no tenemos acceso por la misma casa.
“Salí de la cochera, llevaba a mi nietecito el chiquito en los brazos con su cobijita, en eso veo que venía un carro muy rápido; poquito antes de la tienda hay topes, ese viejo los pasó sin frenar nadita.
“Perdió el control y se fue directo para con nosotros. Afuera de la tienda tenemos unos estantes de lámina para los garrafones de agua.
“Eso amortiguó un poquito el golpe. Aún así siguió de lleno el carro. Yo no pude hacer nada, fue muy rápido, me dejó prensada contra la pared y la reja a la altura de las rodillas.
“El dolor era insoportable y yo con el bebé en los brazos. Me doble sobre el cofre del carro. Y volteaba para que me ayudaran.
“En eso veo que mi otro nietecito estaba tirado llorando. Se había salido atrás de mí. Sí salió golpeado, la verdad no sé cómo, pero su carita tenía un moretón muy grande.
“Yo no soportaba el dolor, sentía que me iba a desmayar, pero me podían mis nietos, las piernas no me respondían, pero estaba sujeta entre el carro y la pared y los contenedores para los garrafones.

Salieron a ayudar
“Salió mi marido y mi hijo el chiquillo vio todo porque ya se iba para su escuela; el tipo que iba manejando de momento perdió el sentido, yo creo por el golpe porque alcanzó a estrellar el parabrisas con la cabeza.
“Cuando volvió en sí, trataba de prender el carro, le daba marcha, pero el carro no prendió. Al carro se le estaba saliendo el agua del radiador. En eso veo que llega mi viejo corriendo y sentí mucho alivio.
“Sólo le alcancé a dar el bebé a mi marido y me desmayé. Ya no supe de mí. Hasta de mucho rato que me despertaron y me dieron la noticia”.

Trató de irse
“Mi esposa estaba prensada con el carro. Menos mal que ella es chaparrita, que si no, le destroza las rodillas y entonces sí yo creo que ya no caminara.
“Fue muy fuerte porque traía a mi nieto. El otro nieto también salió golpeado por el mismo carro, pero de no ser porque mi hijo lo llevaba de la manita y le alcanzó a dar el estirón y brincar, que si no, me los mata.
“Cuando salí y vi lo que estaba pasando no alcanzaba a comprender qué había sucedido, sólo atiné a agarrar al bebé.
“En eso me doy cuenta de que el canijo este quería prender el carro para irse. Le di el niño a mi vecina y lo bajé.
“Estaba completamente borracho, sólo me decía ‘no fue mi intención, perdón, perdón, déjeme ir, yo le voy a pagar todo’.
“Llegaron los preventivos; ellos le llamaron a la ambulancia. Todo pasaba muy rápido. También llegó Tránsito. Como hubo lesionados, se lo llevaron detenido.
“A mi esposa se la llevaron al Hospital General junto con mis nietos y mi hijo para revisarlos”.

Sólo golpes
“El bebé no tenía nada, mi esposa lo protegió y ayudó su cobijita para no golpearse contra la pared.
“Mi otro nietecito se pegó muy feo en su cara, pero fue porque mi hijo lo jaló y los dos se cayeron en la banqueta y se golpearon.
“Mi hijo se fracturó una muñeca del mismo golpe”.

Las lesiones de la mujer
“Fractura del fémur derecho, la rodilla izquierda estaba dislocada. Tenía un moretón como de 20 centímetros en la espalda y en la cabeza tenía una descalabrada que fue por como la aventó el carro.
“Cuando llegué a verla de que ya se habían llevado al tipo ese, nos van dando la noticia de que tenían que operarla, ponerle unos clavos.
“También nos dijeron que tenía unas lesiones en la columna y que se había hecho una esguince en las cervicales.
“Mi esposa se iba a pasar muchos días en el hospital y eso salía muy caro. Nosotros vivimos de la tiendita y de mi trabajo de velador. Se nos venían cosas muy difíciles”.

El responsable
“Ya pasó como un año y medio, de los gastos médicos son más de 50 mil pesos. Como mi esposa gracias a Dios no se murió, el tipo salió libre, pero ya lo condenaron a pagar.
“Él no ha cumplido, no nos ha dado ni un peso. Lo mandan llamar para ver qué pasa y da fechas, pero no cumple.
“Yo creo que ya se largó de aquí porque ya no se ha presentado. Mi esposa tiene que usar andadera para poder caminar. Tiene más de un año en rehabilitación. Y aunque pagara los gastos a nosotros ya no nos regresa nuestra vida.
“Él andaba borracho, amanecido y peligro hasta drogado. Mi esposa salió de la casa a trabajar”.

*Perito en Psicología Forense
azul.iv@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.94
Venta 19.44
€uro
Compra 20.38
Venta 20.88

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad