Monday 23 de January de 2017

Mi delito… un mal recuerdo

Historia de vida

     20 Feb 2011 03:40:00

A- A A+

Compartir:
.
.

Frente al domicilio de un hombre dedicado al oficio de albañilería, vecino de Calera, habitaba una señora de edad avanzada la cual cuidaba de sus menores nietos, la señora constantemente regañaba, gritaba y golpeaba a los pequeños.
Un día, cansado de ser testigo vecinal de esta situación y motivado aparentemente por un “brote psicótico”,  el albañil se dirigió al domicilio de la señora y la privó de la vida golpeándola en el cráneo en repetidas ocasiones con un martillo. Compurga su sentencia en la cárcel distrital de Calera.

El homicida
Es un hombre de 30 años de edad, complexión delgada.
Lo entrevisté en las instalaciones de Servicios Periciales, lo detuvieron en flagrancia y, en todo momento estuvo custodiado por un agente de policía ministerial.
Vestía ropas en regulares condiciones de higiene, acorde a su estatus social, recuerdo que presentaba unas cicatrices en ambas mejillas y coloraciones obscuras de tipo paño o manchas de sol.
Al momento de presentarlo conmigo, trató de una manera cínica ganarse mi confianza, diciéndome algún piropo corriente.

Su historia de vida
Proviene de una familia dedicada a las labores del campo, ocupa el último lugar de seis hermanos.
La relación con su madre fue extremadamente conflictiva y violenta según la narra.
“Yo me acuerdo que mi madre me odiaba, me pegaba, pero a mí Dios me hablaba y me decía que hiciera cosas, no me hablaba cuando yo era niño, me habla ahora, me dice cosas al oído. Yo lo empecé a escuchar cuando una vez mi mamá me estaba pegando y me quería matar, ella me estaba ahorcando y sacó un martillo para darme en la cabeza, pero me habló Dios y me dijo que yo no merecía morir; llegó mi hermano y me salvó.
Mi mamá siempre me pegaba, me gritaba que me odiaba, que yo no debía haber nacido, también me decía que era recogido, que los gatos me habían ido a tirar al monte porque yo era malo, esa mujer a mí no me quería, pos yo le decía mamá, pero yo le tenía mucho miedo, mi papá se murió, no sé de qué, pero de  seguro que ella lo mató.
Yo me acuerdo que ella hacía brujería, tenía un altar, ahí iba la gente para que las limpiara con huevos y con plantas, el diablo estaba ahí, yo lo veía cuando era niño, el diablo era mi mamá, se le ponían los ojos como huevos cuando hacía eso, a mí me daba mucho miedo y empezaba a hablar con Dios. Así fue mi vida; yo crecí con mucho miedo de mi mamá.

Qué hizo y porqué  
Le pegué  a una viejita, no sé si se murió o no.
La verdad señorita chingaba mucho, le estaba dando de palos, se lo merecía, hay que decir la verdad, le pegué con un martillo, pero yo no lo hice de adrede era de mentiritas.
Ella era una bruja, jamás voy a estar arrepentido hasta el día que me muera, esa viejita le pegaba bien mucho a sus nietos, todos los días y yo la veía desde mi casa, me subía al bóiler y desde ahí veía como le pegaba a los chamacos, les pegaba con un palo y todos los días les gritaba.
Yo veía como la mamá de los chamacos los llevaba ahí en la mañana, yo le dije una vez que no los dejara ahí porque la bruja les pegaba y ella me dijo que yo no me anduviera metiendo, por eso yo le quería pegar con un palo, pero con eso no se iba a morir.
Fueron muchos días de que esa viejita les pegaba. Cada vez que ellos lloraban yo me asomaba para ver y yo sentía el mismo miedo que sentía cuando mi mamá me pegaba.
Eso fue un día y otro día y cada día yo sentía más y más odio por esa señora. Era bruja como mi mamá, les pegaba a los niños con un palo como mi mamá me pegaba a mí, les gritaba todo el día y yo la escuchaba y sabía que yo la iba a matar, pero no fue de adrede, fue de a mentiritas, todo era de a mentiritas.
Ese día ya no aguanté  más y pensé en darle con el palo, pero agarré el martillo y le di con los dos lados, hasta que ya no se movió, no sé si se murió, pero si se murió no me arrepiento.

La psicocriminología del sujeto
Al momento de la entrevista en el año 2004, esta persona mantenía un tratamiento farmacológico que entre los efectos secundarios a nivel del sistema nervioso central pueden presentarse cansancio, mareos y obnubilación; cuando se administran dosis más elevadas se observa agitación, excitación, angustia, confusión, euforia, ocasionalmente trastornos de la memoria y en raras ocasiones delirio, alucinaciones, nerviosismo, cefaleas e insomnio.
Aunque presuntivamente la vivencia de la infancia y la evocación del sentimiento de minusvalía que le causaba ser un niño maltratado, derivó en este acto violento, podría ser que de igual manera se conjuntara con los efectos secundarios de ese medicamento.
La conducta agresiva, en este caso el delito,  fue la expresión de una psicopatología particular, de su alteración física, psicológica y social, fue una conducta que trasgredió las normas de la sociedad a las que el individuo pertenece.
El delincuente proyecta a través del delito sus conflictos ya que esta conducta implica siempre perturbación y ambivalencia. La conducta de homicidio se produce por lo general para solucionar un conflicto interpersonal.
El sujeto se encuentra ante el hecho de que se debe enfrentar un nuevo problema, esa circunstancia acumulada a otras puede descargar en él un impulso sumamente agresivo que puede concluir en un homicidio generado por una emoción violenta, en este caso el homicidio aparece como una manifestación violenta, destructiva, e incontrolable.
El brote psicótico se define como una alteración grave en el juicio de la realidad que se asocia con la presencia de delirios, alucinaciones y cambios en la conducta.

* Perito en Psicología Forense
azul.iv@hotmail.com




Lo más leído
Milpillas, el proyecto más importante: González 
Incentivan el pago del predial  
Quieren promover festivales a nivel nacional 
Inaugura Isadora Santiváñez casa de gestión 
Es atropellado por un motociclista; le provocó serias lesiones
Empezamos a renegociar el TLC: Trump; Peña y Trudeau unen esfuerzos
Ante Trump, necesario hablar con el sector productivo: Zavala
Pierde Real Madrid a Marcelo y Modric 
No soy igual a Javier Duarte y voy a probarlo: Fidel Herrera
Por huelga de hambre, Guillermo Padrés sólo toma agua y miel: CNDH
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.40
Venta 21.9
€uro
Compra 22.96
Venta 23.46

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad