Tuesday 24 de January de 2017

Migración e intolerancia

     12 Oct 2012 03:30:00

A- A A+

Compartir:

Hace una semana, la Agencia de Desarrollo Local de Chiva, perteneciente a la comunidad de Valencia, España, informó sobre la apertura de un proceso de selección para contratar españoles en el sector de la construcción de Argelia.
De acuerdo con el alcalde, José Manuel Haro, en tan solo unos días habían recibido casi 400 solicitudes de miembros de la población que aspiraban a cubrir los 96 puestos de trabajo ofrecidos en áreas como fontanería, albañilería, electricidad, carpintería, etcétera.
Esta noticia me recordó un informe del Movimiento contra la Intolerancia, elaborado en 2010, donde se establecía que la comunidad valenciana encabezaba, con 79 casos, el ranking de incidentes documentados de xenofobia en España, perpetrados por la ultraderecha de esa comunidad.
Algunas respuestas registradas por Internet, a raíz de este informe, defendían tales actitudes con comentarios como éste: “Es normal […] da asco ir por la calle según a que horas de la gentuza que ha venido. Esta situación tiene fácil solución: DEPORTACIÓN INMEDIATA”.
En la época de bonanza económica, un sector de la sociedad española olvidó que en el pasado un importante número de personas tuvo que emigrar, sobre todo, a otros países de Europa y América Latina, ante las dificultades de encontrar empleo en el propio país.
Con el olvido, vino el desprecio y la desconfianza hacia lo diferente, especialmente hacia los trabajadores pobres de América Latina y de África.
Seguramente con la crisis actual el índice de emigración volverá a elevarse entre los jóvenes que no tienen futuro laboral en el corto y mediano plazo. Es una lástima que se tengan que vivir situaciones límite para reconocer que en el mundo globalizado nadie está exento de pasar a formar parte de la migración obligada por carencias económicas.
No se trata solo de España. Los mexicanos que se ven forzados a dejar sus tierras para buscar trabajo en Estados Unidos padecen también actos de discriminación ciudadana y gubernamental.
Por tanto, podría pensarse que por solidaridad con los compatriotas que viven en el vecino país, la política del gobierno mexicano tendería a ser respetuoso con los extranjeros que transitan por nuestras tierras.
No es así. Incluso, el Consejo para los Derechos Humanos de la ONU ha hecho un reiterado extrañamiento a nuestras autoridades por las constantes agresiones y torturas que sufren los indocumentados de Centro y Sudamérica, en su paso por tierras mexicanas.
Por eso me resultan molestos los discursos de la identidad cultural, el amor a la Patria o la defensa de los valores autóctonos, ya que podrían partir de la exclusión de los que no son reflejo de nuestro espejo. Primero debiese estar la dignidad humana.

*Miembro del Sistema Nacional de Investigadores
 




Lo más leído
EU frena 100 tons de aguacate mexicano; descartan culpa de Trump
Pide PAN que fortuna de 'El Chapo' se reparta entre México y EU
Uno tiene que buscar la manera de tener un peso más: Cortés Navia 
Alumno de secundaria amaga en Facebook con tiroteo
Cancelará la Secretaría de Finanzas la mitad de las plazas vacantes
Reconocen incremento de homicidios en Guadalupe
Adolescente embarazada resulta herida en Cancún
Anuncian foro para atender a migrantes 
México se levanta de la mesa si nos quieren hacer pagar el muro: SE
Otorga el Ayuntamiento de Zacatecas apoyo a un Grupo Étnico 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.45
Venta 21.95
€uro
Compra 23.02
Venta 23.52

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad