Tuesday 24 de January de 2017

Miguel Alonso y el PRI

     6 Mar 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

Muchos, y al utilizar este adjetivo del exceso no incurro en imprecisiones, dan por Presidente del país  al exgobernador mexiquense Enrique Peña Nieto, del PRI. Las encuestas dicen que si hoy son las votaciones, él gana. La candidata oficial panista Josefina Vázquez Mota está, de acuerdo a la última encuesta, seis u ocho puntos abajo, mientras que Andrés Manuel López Obrador al fondo. Es decir, quien esté con Peña Nieto está en el próximo gobierno, según los sondeos de opinión de estos primeros días de marzo.
Pero esa es la realidad para los gobernados, y no para los gobernantes. La práctica política es otra. El estar como representante del gobierno, como cabeza de las instituciones, sea del partido que sea, tiene otra perspectiva. Qué fácil es declararse del partido del gobierno cuando la actividad es totalmente electoral y política, pero qué difícil es mantener equilibrios políticos en una democracia como la nuestra donde en la Presidencia el mandamás es de un partido político distinto.
Hoy arribamos, para los gobernantes, a un marco político complicado pero no imposible. Difícil porque si se tiene la llave pueden abrirse muchas puertas. La llave está en la capacidad del gobernante y en la estrategia política. Eso, el gobernador Miguel Alonso Reyes, lo sabe de sobra. Jugar al ajedrez no debe ser una aspiración sino una práctica diaria para mantenerse en la vida democrática del país. El gobernador zacatecano tiene una imagen más allá de partidos políticos y de corrientes, más allá de tribus e ideologías, no por suerte, sino por método. Lo que no ha ocurrido con otras entidades donde hay divorcio entre los gobiernos en perjuicio de la ciudadanía.
Zacatecas, como estado, como gobierno, representa en el contexto nacional, algo así como el ánimo electoral, el lugar donde el PRI venció a una izquierda perdida, a un PRD que enarbolaba proyectos fuera de su realidad y de lo que tanto criticó en otros años. Haber vencido la maquinaria política y electoral de la exlideresa perredista Amalia García Medina no es poca cosa ni un golpe para que pase desapercibida la figura del gobernador.
La convivencia política del gobierno de Zacatecas con otras entidades en donde el jefe del ejecutivo pertenece a un partido distinto e, inclusive, con la Presidencia de la República es equilibrada. La estrategia institucional seguramente le ha dado buenos dividendos, porque hoy las relaciones institucionales deben estar por encima de los intereses partidistas. Cuando no se entiende esta fórmula, por ejemplo en Michoacán, en Puebla, en Veracruz, en Chiapas, ocurren enfrentamientos que terminan por deslavar la imagen del gobernador en turno. No ha sido el caso de Zacatecas.
Es decir, el gobernador Miguel Alonso ha sabido mantener lo que llaman la “sana distancia” con su partido y, esto, lo coloca en un lugar preferente para abrir muchas puertas en el complejo sistema del poder.

*Periodista




Lo más leído
Pide PAN que fortuna de 'El Chapo' se reparta entre México y EU
EU frena 100 tons de aguacate mexicano; descartan culpa de Trump
Uno tiene que buscar la manera de tener un peso más: Cortés Navia 
Otorga el Ayuntamiento de Zacatecas apoyo a un Grupo Étnico 
Alumno de secundaria amaga en Facebook con tiroteo
Cancelará la Secretaría de Finanzas la mitad de las plazas vacantes
Turismo y Pueblos Mágicos del estado firman un convenio para tener módulos de información 
Cumple Grupo Modelo con los más altos estándares de calidad y cuidado ecológico  
Anuncian foro para atender a migrantes 
Tradiciones: Voladores de Papantla, dueños del cielo 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.49
Venta 21.99
€uro
Compra 23.06
Venta 23.56

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad