Friday 24 de March de 2017

Miles ven esperanza y paz en las reliquias

     7 Dec 2011 03:20:00

A- A A+

Compartir:

Con las reliquias del Papa Juan Pablo II en Zacatecas brilló la esperanza para miles.
En estos tiempos de crisis e inseguridad, su visita resultó muy importante y representó un estandarte hacia la paz y la tranquilidad.
La imagen de cera, la cápsula de sangre, reliquia insigne, y la banda con que se ceñía la sotana entusiasmaron a los fieles que hicieron largas filas para pasar su mano, una medalla, una oración, un rosario, flores o una imagen del Santo Padre.
Las campanas de los templos repicaron sin cesar, mientras chicos y grandes se unían a la romería para estar muy cerca del beato consentido.
Llegaron de Villanueva, Río Grande, Tlaltenango, Pinos, Guadalupe, Morelos, Jerez, e incluso de Colotlán.
Los cánticos y las porras acompañaron el camino del visitante distinguido, aquel que el 12 de mayo de hace 21 años hizo vibrar los corazones de miles de fieles que acudieron a verlo a Bracho y a la Catedral Basílica y cuya experiencia los hizo volver ayer.
No saben si sea la única oportunidad que tengan en la vida, expresaron.
“Todos le quieren cantar a Juan Pablo una canción, canta, canta, cántale una canción”, coreaban los fieles en su tránsito hacia Catedral, “cantaremos nuestra porra, Juan Pablo II, Juan Pablo II”, insistían.
La valla humana que hicieron los jóvenes de la Pastoral Juvenil se fue diluyendo a medida en que avanzaban las bandas de guerra de los colegios católicos que escoltaron las reliquias.
¡Ay padre santo, ay padre santo! Gritó una mujer cuando la camioneta que llevaba las reliquias se detuvo frente al importante recinto zacatecano.
La corte sacerdotal, encabezada por monseñor Carlos Cabrero Romero y el obispo emérito de Zacatecas, Fernando Chávez Ruvalcaba, ungieron el cofre con un baño de incienso que envolvió el ambiente, de por sí lleno de calidez y emoción humana, y se pidió entonces absoluto orden y respeto.
María Auxilio Reyes, de Trancoso, fue de las primeras en pasar a saludar a su venerado.
“Es una cosa hermosa... estuve en la beatificación”, explicó al dar detalle de las siete ocasiones que, por devoción, había viajado al Vaticano, donde incluso en una ocasión rezó el rosario con el Santo Padre, “y nunca llenaré de ir a ver las cosas santas”.
En la misa del medio día el padre Gabriel Medina destacó el momento de gracia que vivieron los fieles zacatecanos con su presencia.
Aunque la asistencia de la gente fue relativamente escasa por la mañana, ya en la tarde y noche se llegaron a contar decenas de miles de personas que deseaban adorar el relicario sagrado.




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.93
Venta 19.43
€uro
Compra 20.38
Venta 20.88

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad