Thursday 23 de March de 2017

¿Necesitamos curadores?

     29 Sep 2011 03:20:00

A- A A+

Compartir:
Una de las funciones del curador es ser responsable de cuidar y conservar el concepto de una exposición.
Una de las funciones del curador es ser responsable de cuidar y conservar el concepto de una exposición.

En una de esas pláticas que se extienden en los brindis inaugurales de las exposiciones comentábamos sobre la importancia y necesidad de los curadores; oficio, profesión y virtud que en los últimos años a tomado tal importancia que en varios casos llega a competir con la labor del artista.
Sin entrar en debates conceptuales, de una manera práctica la curaduría se puede definir desde sus raíces latinas curator como cuidador o conservador, es decir, el responsable de cuidar y conservar el concepto de una exposición y la narrativa de uno o varios artistas.
El curador empezó a ser una figura importante a partir de las expresiones contemporáneas que necesitaban la intervención de una tercera persona para opinar sobre obras de artistas, exposiciones y montajes.
En nuestros días la figura del curador es indisociable a las palabras exposiciones o museografía.
En términos reales la función primordial de un curador pasa de una dimensión simbólica a entablar diálogos entre las obras que conceptualicen un discurso propio, concretar de igual manera esa relación de transmisión visceral con los espectadores.
Es por eso que un curador no se limita a cuestiones de artes visuales si no se puede curar artes escénicas, sonoras y hasta los programas culturales y artísticos de los grandes festivales.
Tomando en cuenta lo anterior el curador tiene la gran responsabilidad de entablar textos artísticos que puedan ser decodificados y recodificados por creadores, gestores y los espectadores.
Hasta cierto punto la actividad de un curador es necesaria para categorizar la obra, jerarquizar los espacios y poder pulir los discursos y conceptos de los creadores, sin la curaduría se puede decir que “En tierra de ciegos el tuerto es rey” o que la ley del más fuerte permanece.
El curador en estos casos es necesario porque sin su función nos encontraríamos en un pueblo sin reflexión y propuesta cultural.
Ante tal responsabilidad el elemento curatorial ha llegado a tal grado de importancia que varias veces se vuelve de mayor valor que el trabajo del artista. El curador decide que trabajos vale la pena mostrar y cuáles no, qué es importante resaltar y qué no, hasta dónde un artista puede discursar o cuándo callar.
Ante tal ambivalencia, el curador se vuelve abogado del diablo y se entra en esa discusión siempre necesaria de hasta dónde es permisible e ineludible su función. Hasta qué punto el artista es dueño de su discurso y cuáles son los estándares de calidad que una institución cultural debe seguir para la creación de programas y acciones dirigidas a los creadores.
Para nuestro Zacatecas, ¿necesitamos curadores? mi respuesta sería sí y de manera urgente quedando a consideración del artista hasta dónde es permitido.

Twitter: @mantramexicano
*Director de la Casa Municipal de Cultura




Lo más leído
Muere un hombre al ser atropellado por un tráiler
Advertido, un funcionario de la Conafor por mal uso de vehículo
Visita al doctor
Celebra Grupo Editorial Zacatecas 20 años, con el lanzamiento de 'Imagen Plus'
Tendrán empleados de Issstezac descuentos
Pide el IZAI a los municipios actualizar sus portales
Edificarán más de 3 mil viviendas
Inauguran talleres de guitarra y liderazg
Ven la inseguridad ya como algo cotidiano   
Rinden protesta los integrantes del Comité de Protección Civil 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.99
Venta 19.49
€uro
Compra 20.51
Venta 21.01

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad