Sunday 22 de January de 2017

Notas del debate

     12 Jun 2012 04:00:00

A- A A+

Compartir:

a) Queda claro que el nuevo payaso de la política mexicana, Gabriel Quadri, tiene no sólo preparación académica sino sentimental, fraguada en alguna universidad con abundantes jardines con árboles de mora. Conducirse con ese cinismo, hipocresía y desfachatez ante millones de mexicanos autocalificándose de ciudadano y preguntando por temas que, de tomarlos en serio, no lo haría, es para calentarle la sangre a cualquiera.
b) ¿Qué comió Josefina? Claro, comió gallo, pero más que eso comió y fue conducida por Juan Ignacio Zavala. Esa imagen que creó de las mujeres -por demás simpática- tiene todo el sello de Zavala, como el del avión del capitán Cordero cuando las precampañas. Sin embargo, lo dijo, llamó la atención, atrajo interés, pero Vázquez Mota ya no volvió a tocar el tema. Le hubiera dado para más. Pegó, pegó, pero sin la intención de noquear. Sólo golpecitos.
c) Enrique Peña Nieto fue a pasearse al debate. Sólo se enganchó por algunos momentos con Josefina, pero nada más. Aunque su salida estuvo mal cuando respondió a la panista, al hablar del asunto de la Universidad Iberoamericana, no se despeinó y, al parecer, si el debate no mueve preferencias hacia su margen de primer lugar en la mayoría de las encuestas, como se prevé, el debate lo benefició. Se dijo que este cavaría su derrota en este enfrentamiento con sus contrincantes del PRD y del PAN, pero salió limpio con el copete más voluminoso.
d) ¿Qué le pasó? Tal  vez suplantaron a Andrés Manuel López Obrador en este segundo debate, porque  vimos a otro: no miraba a la cámara, se perdió en el discurso y, de no ser por la mención de su gabinete y el discurso del cierre, pasaría totalmente invisible en este debate. Se esperaba mucho de él, más argumentaciones, más embates contra el puntero Peña Nieto debido a que está en la segunda posición y Reforma lo ha colocado a sólo 4 puntos, pero no. Fue de picnic, distraído y con temas locos en las intervenciones. Por poco saca un sandwich y su coca.
e) ¿Eso fue un debate? Me dice un amigo, pocos minutos después de concluir. No atinó a decir nada. Me quedo en silencio. “Tengo ganas de partirle la madre a Quadri”, me dice. Calla. Cuelga. Entra otra llamada: una amiga. Está indignada con el títere de Elba Esther. Cuelga. Marcó, habló con otros amigos, veo los análisis del debate en televisión. Desastrozos. Nadie hila una frase que nos saqué del atolladero. Vacío. Un debate indescriptible.
f) El debate no sirvió para cambiar preferencias. Si acaso Josefina podrá disputar otra vez el segundo lugar, pero el puntero, seguro, no se moverá. Faltan 18 días y sólo una dinamita en el camino podría descarrilar a Peña Nieto. López Obrador ni siquiera lo tocó con el pétalo de una mención. Es más ni lo volteó a ver. Vázquez Mota golpeó, pero a tontas y locas.
g) Madrear a Quadri. ¿Donde vivirá? Para mandarlo a firmar a China.


*Periodista
 




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad