Friday 20 de January de 2017

Nuestro delito... pagar con traición

     16 Dec 2012 03:40:00

A- A A+

Compartir:

En una comunidad lejana del estado, dos adultos mayores y su hijo de 40 años, que cuidaba de ellos, fueron privados de su existencia.
Conocían a sus agresores, por eso los dejaron pasar a su casa sin ninguna sospecha. Hoy esos sujetos purgan su condena en la cárcel.

La historia
Vecinos encontraron a los señores y a su hijo en el interior de su domicilio; dijeron que se les hizo raro que estuviera la puerta abierta siendo muy temprano.
Decidieron asomarse y la escena les causó mucho pesar.
Dieron parte a las autoridades, por lo que ese día de enero de hace tres años las autoridades se dieron a la tarea de encontrar a los culpables.
Un documento encontrado en la casa, que avalaba una deuda de poco más de 75 mil pesos, fue el principal soporte de una investigación que llevó a dar con los responsables.
El documento tenía fecha de vencimiento para un día después de los lamentables hechos.
Estaba firmado por dos de los homicidas y el padre de familia.

Su relato-confesión
“Le debíamos dinero, eran más de 150 mil, se nos iba a vencer el plazo para el día siguiente.
“Yo ya había hablado con mi compa y le había dicho que era mejor que nos fregáramos a estas gentes para no pagarles.
“La verdad no teníamos el dinero y el viejo ya nos había mandado con el juez para que delante de él le dijéramos cuándo le pagaríamos.
“Habíamos firmado un papel en donde nos comprometíamos a darle la mitad por esas fechas. Me daba miedo que el viejo nos metiera al tambo”.

La planeación
“Nosotros no teníamos armas y sabíamos que ahí vivían los señores grandes con su hijo.
“También sabíamos que ellos tenían un rifle. Estaba retirada la casa, estaba en despoblado en medio de la sierra, por eso necesitábamos una troca para movernos, pero tampoco teníamos.
“Nos pusimos a conseguir las armas. Fuimos con una persona y no prestó una escopeta calibre 16.
“Luego conseguimos una escopeta calibre 12 con otra persona. Les dijimos a estos que íbamos a ir de cacería.
“Luego conseguimos otra escopeta también calibre 12. Le dijimos al otro compa que no está encerrado que fuera con nosotros.
“Él sí quiso, dijo que lo habíamos amenazado de muerte, pero eso no es cierto. De ahí pedimos prestada una troca a un amigo. Nos fuimos al rancho de los señores. Eran más o menos las 7 de la noche”.

La forma
“Para esto ya cada uno traíamos nuestra arma, en el camino íbamos diciendo de cómo lo haríamos y no había de otra, cada uno de quebraría a uno.
“Llegamos al rancho. Me bajé a pedir un vaso con agua. Me pasé al zaguán. Me dejaron pasar porque nos conocíamos.
“Ellos no dijeron nada porque me tenían confianza. Los miré sentados y me fui para la cocina.
“Cuando iba a agarrar el vaso con agua, el señor mayor se paró a la entradita de la cocina, me volteé para tenerlo de frente. No lo pensé, le disparé en el abdomen. Cayó tendido.
“La señora y su hijo se pararon, caminaron hasta donde estaba tirado y su esposa se acercó para ayudarlo.
“Su hijo se metió a otra habitación. En esos momentos ya se habían bajado mis otros compas .
“Mi compa el que también les debía dinero se va, le dispara al hijo de los señores porque ya había ido por el rifle.
“Yo le tiré a la señora, pero se me hace que no le di. En eso entró el compilla y también le dio un tiro.
“Él la agarró por la espalda. Le volví a tirar y le di en la cabeza”.

La huida
“Buscamos en los cuartos para ver en dónde había dinero. Sólo nos encontramos como mil pesos. Ya habíamos dicho que también les quitaríamos el dinero.
“Nos fuimos de ahí y cuando llegamos al pueblo le dimos para el potrero de mi papá. Ahí dejamos las armas escondidas debajo de unas piedras.
“Entregamos la camioneta que nos habían prestado con el pretexto de que sólo la queríamos para dar una vuelta.
“Nos repartimos el dinero y nos fuimos cada quien para su casa.

La deuda
“Ese dinero lo debíamos porque el papá de otro compilla me lo dio para entregárselo al señor. Yo sólo le di una parte. Lo que debía llevarle eran como 200 mil pesos, pero sólo le di 50 mil.
“Lo demás me los gasté. Me compré ropa, botas, un celular, una moto y me gasté más fierros en la peda. Me llevaba a mi compa y por eso es que la deuda era de los dos. Y los dos aceptamos.
“Lo que pasa es que mi patrón que me dio el dinero para llevárselo al señor le preguntó que si le había dado el dinero y él dijo que no. Entonces me mandaron a buscar.
“De ahí ya supieron todo y dijeron que si no quería ir al tambo que pagara lo que faltaba y eso lo hicieron frente al juez. Por eso yo tenía miedo de que me entambaran.
“Y como no había conseguido el dinero, se me ocurrió mejor matarlo. Ya le había dicho al hijo de mi patrón que si le entraba, pero él me dijo que no se animaba a matar a nadie.
“Yo le decía que fuéramos también para traernos el dinero, pero no quiso.
“Varios días después le dije que si me prestaba la escopeta de su papá para ir de cacería. Me la prestó. No se la entregué directamente, cuando me preguntó por ella le dije que estaba en el terreno de mi abuelo debajo de una piedra y él fue por ella.
“A los otros que nos prestaron las escopetas se las entregamos el viernes. Y la camioneta ese mismo rato”.

Arrepentimiento
“Me preguntaban que si usaba drogas. Que si andaba drogado ese día. Les digo que no, que sí me gusta la peda, pero hasta ahí.
“Sólo nos dio miedo terminar en la cárcel y por eso lo hicimos. También vimos la facilidad de agarrar el dinero de los señores. Pensábamos que tenían mucho, pero ya ve lo que encontramos.
“No es fácil cargar con lo que hicimos. Cuando vi las fotos me sentí muy mal porque yo sabía que sí lo había hecho.
“Era como si Satanás lo hubiera hecho. Del otro decían que no había sido, pero ahí andaba. Al final tuvo que enfrentar a la ley y los tres pagamos por eso que hicimos”.

*Perito en Psicología Forense
azul.iv@hotmail.com




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.90
Venta 22.4
€uro
Compra 23.37
Venta 23.87

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad