Saturday 21 de January de 2017

Nuevo espacios expositivos

     14 Jun 2012 03:20:00

A- A A+

Compartir:
Exposición
Exposición "Retrofutura", de Rafael Coronel, en el Extemplo de San Agustín. (Oscar Baez)

La modernidad nos ha arrojado a una serie de cambios fundamentales que involucran el sector económico, político, ambiental y social. En el terreno cultural también se han visto transformaciones en las políticas públicas las que han migrado a considerar al ciudadano el centro del desarrollo artístico–cultural.

En este tenor la apertura para la promoción y difusión artística ha sido crucial y fundamental para el desarrollo cultural en un momento donde la contemporaneidad exige otras formas de pensar y gestionar la cultura.

Los espacios expositivos han replanteado sus tareas sustantivas que hasta algunas décadas fueron la conservación y la educación; se ha diversificado tanto los lugares como los objetivos que además de ser un área de encuentro social (ejemplo, la proliferación de cafés-galería) busca trastocar los elementos sensitivos del espectador.

Otra causal de esta evolución en los espacios es la comercialización del arte, que tiene su origen en el coleccionismo que han creado museos particulares y galerías especializadas en la venta, conservación y evaluación de piezas artísticas.

La inclusión de nuevas formas de expresión artística desata otro tipo de necesidades en los espacios, tanto conceptualmente (instalación, intervención, arte digital) así como la integración de tecnologías como herramientas del discurso artístico.

Los espacios expositivos modernos deben conferir un ambiente de flexibilidad y armonía, romper con la solemnidad y exclusividad setentera que ungía a museos y galerías como mausoleos lúgubres pertenecientes sólo a unos cuantos elegidos.

Para recintos de exposiciones temporales es necesario partir de la conceptualización de la exposición en donde además del diseño se considera la investigación y los objetivos claves para su realización, tomando en cuenta la función y evocación de la misma.

En cuanto a la funcionalidad siempre es recomendable tomar en cuenta aspectos de preservación y conservación de las piezas, la seguridad con la que cuenta el inmueble y recursos físicos y ambientales en los que se presentará la exhibición.

El reto de los espacios expositivos modernos es la creación de experiencias (evocación) y esto se logra mediante la ambientación de los recintos coadyuvando a la generación de discurso artístico.

Aparte del diseño basado en la ergonomía y en despertar sensorialmente la atracción hacia las piezas artísticas mediante el uso de colores y matices que contrasten con la obra, es fundamental una adecuación lumínica pertinente que brindará la teatralidad y el efectismo planteados en el guión museográfico.

La innovación en montajes y el hecho de experimentar darán al sitio aires de frescura y vanguardia.

Siempre considerando la relación espacio–obra como un diálogo inconcluso que se completará en el momento que el espectador participe, el papel del receptor debe ser tomado como parte importante del proceso emocional que desencadene la exposición.

Contribuir construyendo encuentros cordiales entre sociedad y arte favorece al desarrollo de un programa cultural basado en la persona; donde la pieza de arte es el mensaje, la museografía el canal y pero la interpretación final siempre es del espectador.

Twitter: @mantramexicano
*Director de la
Casa Municipal de Cultura




Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.58
Venta 22.08
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad