Wednesday 18 de January de 2017

Nuevo mandatario egipcio se describe como revolucionario

     2 Jul 2012 23:02:25

A- A A+

Compartir:
El presidente egipcio Mohamed Morsi observa durante una reunión con funcionarios turcos (fuera de cuadro) en el palacio presidencial de El Cairo.
El presidente egipcio Mohamed Morsi observa durante una reunión con funcionarios turcos (fuera de cuadro) en el palacio presidencial de El Cairo.
EL CAIRO.- De pie ante decenas de miles de partidarios reunidos en la Plaza Tahrir, el presidente Mohamed Morsi se abrió el saco en una valentonada para mostrar que no usaba chaleco antibalas.   El mensaje era claro: no tenía nada que temer porque se ve a sí mismo como el representante legítimo del levantamiento popular de Egipto.   En la semana que ha transcurrido desde que fue designado presidente, Morsi se ha descrito como un hombre sencillo, sin interés en las marañas del poder, y se niega a vivir en el palacio presidencial.   Sus discursos revelan una inclinación populista, llena de promesas generosas que muchos dudan que pueda cumplir. Y aunque comenzó como un orador torpe y poco inspirador, Morsi parece esmerarse en reinventar su poco carismática imagen pública.   Luego de obtener la victoria por un estrecho margen en la segunda vuelta electoral del mes pasado, Morsi ha reclamado el manto de la revolución que expulsó del poder a Hosni Mubarak el año pasado.   No obstante, su grupo, la Hermandad Musulmana, no se unió al levantamiento sino hasta que ésta había logrado un impulso irreversible. Y sus detractores dicen que el grupo fundamentalista islámico ha secuestrado un movimiento que fue dirigido por jóvenes seculares y liberales, y que abandonó a los manifestantes durante los violentos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad en los meses posteriores a la caída de Mubarak en febrero de 2011.   Las acciones de Morsi son un intento de enmascarar la manera como llegó al poder, tras vencer marginalmente al ex primer ministro de Mubarak en una segunda vuelta que sólo tuvo una participación de 51% de los votantes, dijo Karima Kamal, escritora y activista en pro de la minoría cristiana.   "Sabe que no llegó al poder porque los votantes lo quisieran. Pero ahora la impresión general en las calles es que es un hombre amable y sencillo que proviene de una familia sencilla. Esto es tranquilizador para muchas personas", dijo.   Morsi, un ingeniero de 61 años, no tiene la majestuosidad ni es tan conocido como sus predecesores.   Mubarak fue un héroe de guerra condecorado que estuvo en su cargo tiempo suficiente para que su nombre se volviera sinónimo de Egipto.   Anwar Sadat era apreciado por Occidente, tras desvincular a Egipto de décadas de dependencia de la Unión Soviética y por hacer las paces con Israel. Gamal Abdel-Nasser fue un nacionalista árabe y un héroe de la lucha contra el colonialismo que gozaba de respeto y admiración en el mundo árabe.   Morsi, en contraste, era hasta hace unos meses un político islamista poco conocido sin habilidades oratorias, sin proezas militares que ostentar y sin reputación internacional. Aun así, podría representar un cambio en estilo y sustancia para el que los egipcios están listos luego de que millones tomaron las calles en el levantamiento del año pasado.   El columnista Salama Ahmed Salama dijo que Morsi ha logrado progresar en el período relativamente corto que ha estado bajo el escrutinio público.   "Lo que vemos aquí es una personalidad mucho más osada, abierta y comunicativa que el Morsi conservador e introvertido que conocimos antes", dijo. "Está haciendo su mayor esfuerzo para llenar los zapatos, pero le resulta difícil".   El domingo, su primer día completo como presidente, Morsi decretó el pago de un bono salarial de 15% para empleados del gobierno y elevó sustancialmente el estipendio estatal para los más pobres, algo que muchos vieron como la reedición de una táctica de Mubarak para tratar de sosegar a una población de 85 millones, de la que casi la mitad vive en pobreza.   Durante su discurso del viernes en la Plaza Tahrir, Morsi arengó a la multitud con su fuertes palabras y gestos con las manos. Cuando se abrió el saco -"no le temo a nadie más que a Dios", dijo_, estaba rodeado por 12 guardias de seguridad.   Aun así, algunos afirman que se trata del auténtico Morsi.   "Cuando se abrió el saco y se acercó a la gente para hablarles directamente, sentí que estaba tratando de tomar el liderazgo... para él como Mohamed Morsi, no para el hombre de la Hermandad Musulmana", escribió el columnista Emadedin Husein en el diario independiente el-Shorouk.   "El hombre que vimos era el auténtico Mohamed Morsi, no la llanta de refacción", dijo, en referencia al mote que le pusieron luego de que la Hermandad Musulmana lo seleccionara para sustituir a quien era la primera opción del grupo para candidato presidencial debido a que éste fue rechazado por las autoridades electorales por contar con antecedentes penales.   Los generales que asumieron el poder tras la salida de Mubarak el año pasado despojaron a la presidencia de muchas de sus principales atribuciones en las dos semanas previas a la entrega de poder a Morsi realizada el sábado. También disolvieron el Parlamento, que era dominado por miembros de la Hermandad Musulmana, y se dieron poder legislativo, así como influencia considerable sobre política interior y exterior, así como sobre la elaboración de una nueva Constitución.   Mucho de lo que Morsi ha hecho en la última semana está dirigido a aliviar los temores de los liberales, de las mujeres y de la minoría cristiana acerca de la posibilidad de que inyecte más religión en el gobierno, o incluso que convierta a Egipto en un Estado islámico.   Al mismo tiempo, ha buscado proyectar una imagen de humildad, justicia y piedad, cualidades que han tenido resonancia en los egipcios acostumbrados a la pompa de sus predecesores.   Desde su nombramiento, Morsi ha dirigido las oraciones en el palacio presidencial y se ha negado a que su imagen sea desplegada en las escuelas y oficinas de gobierno, como era la costumbre en Egipto. Dejó escapar lágrimas durante un conmovedor discurso pronunciado el viernes, se ha negado a instalarse en el palacio presidencial y prefiere vivir en su propio departamento en un suburbio del este de El Cairo, donde se levanta todas las mañanas a orar en una mezquita cercana.   La esposa de Morsi, Naglaa Alí, de 50 años, también es evidencia de una nueva era: viste un largo velo conocido como "jemar", no asistió a la universidad y se niega a ser llamada primera dama. "Quiero que me llamen la esposa del presidente", afirma.   La caravana de Morsi es significativamente más pequeña que la de Mubarak, y no permite que se detenga el tránsito más que por un breve período cuando tiene que desplazarse, algo que es apreciado por los 18 millones de habitantes de El Cairo, quienes quedaban atorados por horas en el tránsito cada vez que Mubarak salía en su vehículo.   Abrió su discurso de juramentación en la Universidad de El Cairo con una disculpa para los estudiantes cuyos exámenes finales debían posponerse para permitir que se realizara la ceremonia.   Morsi no ha hecho mención alguna sobre implementar la ley islámica en los cinco discursos que ha pronunciado hasta el momento, y sólo la mención de algunos versos coránicos evidencian su orientación islámica.   El presidente egipcio parece haber hallado una nueva manera de enviar el mensaje de la Hermandad Musulmana, cuya principal meta es islamizar Egipto.   Ha buscado emular el estilo gobernante del sucesor inmediato del profeta Mahoma en el siglo VII. Bajo su tutela, de acuerdo con los eruditos, el islam vivió una época dorada como una fe que brindó guía espiritual y un estilo de vida.          


Lo más leído
Detienen en Tacuba, capital, a un hombre con una navaja y en vehículo robado 
Muere estudiante que disparó en colegio de Monterrey
Estudiante dispara a compañeros y maestra en colegio de Nuevo León
Se suma Alejandro Tello a la propuesta de reducción de diputados 
Autor de tiroteo en colegio de Monterrey padecía depresión
Fallece don Raúl Muñoz Popoca, destacado fresnillense
No toleraré actos de corrupción ni solaparé a quien viole la ley: Uc Jacobo
Gallos Cedar representará a Zacatecas en la Liga Mexicana de Futbol Femenil
Realiza Judit Guerrero recorrido en la pensión de camiones de limpia
Dejo gubernatura y busco candidatura al 100: Moreno Valle
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.93
Venta 22.43
€uro
Compra 23.32
Venta 23.82

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad