Thursday 23 de March de 2017

¿Otro partido de estado?

Un sistema de partidos fuerte, crea un sistema político congruente, competitivo y democrático

     25 Mar 2011 04:00:00

A- A A+

Compartir:

El fortalecimiento del sistema de partidos políticos en México obedece a la concepción de que estos son instrumentos del desarrollo social, independientemente de que, en la coyuntura política, sean gobierno o se ubiquen en la oposición.

Aunque la función inmediata de los partidos es la conquista del poder, esta es en realidad un medio para llevar a la práctica su plan de gobierno y sus postulados, convirtiéndose en intermediario directo de los gobernados y en vigilante de la función gubernativa.
En esta última tarea el partido es un instrumento de crítica y de supervisión, no sólo del quehacer del gobernante en turno, también de sus funcionarios y del aparato burocrático en general, de los programas y la ejecución de estos.
El resultado de la última elección en la entidad, hizo que el Partido de la Revolución Democrática dejara de ser gobierno para convertirlo potencialmente en oposición; al tiempo que el Revolucionario Institucional, se desplazó, de la oposición (que nunca quiso ser), a partido en el gobierno.
Fueron muchos los factores que motivaron la derrota del PRD y su consecuente reemplazo  por el PRI, cuyo análisis general no es posible  por las características de espacio de esta colaboración.
Sin embargo, el reciente cambio de dirigencia en el PRI, obliga a la reflexión sobre uno de esos factores: la conversión del PRD en un partido de estado, ante lo que parece inminente: la conversión del PRI en un partido de estado (o el regreso del Prinosaurio).
Al asumir Miguel Alonso como gobernador, regresaron al PRI cientos de perredistas que en antaño fueron priístas y que siguen siendo fieles seguidores de las alternancias (a su favor).
Eso forma parte de la comodidad política y así hubieran quedado las cosas, sólo que el retorno de ese grupo a “su partido“, lo fue como dirigentes, más que militantes y desplazando a la guardia siempre fiel al Revolucionario Institucional, lo que no se vale ni se permite; por eso es legítima la protesta de María del Refugio Calderón y de Edgar Rivera, entre otros.
La presencia de funcionarios en los cargos de dirección o decisión del partido que envileció el quehacer político en el PRD, ahora se reproduce al interior del PRI, para extraviar la diferencia partido-gobierno, o bien, para someter el primero al segundo a través de sus funcionarios-dirigentes, perdiéndose así, toda capacidad de identidad y crítica del partido como instrumento de vigilancia sobre la función gubernativa, por eso es válida la reflexión de Luís Medina en su columna El recreo: “a lo mejor extrajeron lecciones de lo sucedido al PRD cuando le tocó vivir lo mismo”, dice al reconocer la protesta de priístas.
“El partido en el poder no puede confundirse con el gobierno aun cuando sus militantes sean quienes lo ejerzan. El partido es una entidad distinta al gobierno.
El partido no forma parte del aparato gubernativo del Estado ni es una dependencia oficial suya, excepción hecha de las dictaduras de partido único en que las estructuras de este y del gobierno se confunden en todos los niveles.
En los demás casos el partido es siempre un intermediario entre el gobierno y los gobernados que tiene la misión de recoger, encausar, dar coherencia y enriquecer las aspiraciones populares …”, dice Rodrigo Borja.
Un sistema de partidos fuerte, crea un sistema político congruente, competitivo y democrático, por eso es lamentable la pérdida de identidad  por la que atraviesa el Partido de la Revolución Democrática en su alianza con Acción Nacional y el retorno a partido de estado en que puede reincidir el Revolucionario Institucional.
Seguimos pensando, a menos que los hechos nos demuestren lo contrario, que el gobernador es un demócrata y que procurará deslindar la función partidista de la tarea de gobernar. De ser así, caminaremos por buen rumbo en el desarrollo democrático del estado y del país. Hoy el uso abusivo de los colores  en los edificios públicos, como símbolo de presencia y poder, significa mal consejo y no es buen augurio de que vendrán tiempos mejores.  


*Profesor universitario




Lo más leído
Muere un hombre al ser atropellado por un tráiler
Hallan cuerpo de hombre sin vida en Vialidad Siglo 21
Mujer denuncia haber sufrido violación y asalto
​Queman dos plantíos de droga en Zacatecas
Denuncian a aviadores y nepotismo en el ITSZN
Chocan por alcance; el saldo, dos menores lesionados
Chocan dos Jettas en el eje vial metropolitano
Tendrán empleados de Issstezac descuentos
Pierde capital $15 millones por no presentar proyectos a tiempo
Invitan a sumarse a actividades de la 'Hora del Planeta'
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.94
Venta 19.44
€uro
Compra 20.42
Venta 20.92

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad